Hipospadias en bebés y niños

Reparación de hipospadias en la infancia

Iván Carabaño Aguado

En condiciones normales, el agujero por donde sale la orina en los niños (meato uretral) está ubicado en la punta del glande del pene. Eso nos permite a los varones, orinar “hacia delante”. Pero no siempre ocurre así. Cuando ese orificio está ubicado en la porción inferior del glande, o en la mitad del pene, o en la unión del escroto con el pene, a esa situación la llamamos “hipospadias”.

En Guiainfantil.com te contamos cómo detectar hipospadias en bebés y niños y cuál es su tratamiento.

Preguntas y respuestas sobre hipospadias en bebés y niños

Hipospadias en bebés y niños, ¿qué es?

¿En qué consiste hipospadias en bebés y niños?

Se da cuando el orificio por donde sale la orina está ubicado en la parte inferior del glande y no en la punta del mismo.

¿Es un trastorno frecuente en niños? 

Esta malformación aparece en 2-8 de cada 1000 recién nacidos varones.

¿Cuáles son las causas de hipospadias en niños? 

No están bien tipificadas, si bien se habla de su asociación con algunos factores, tales como la edad materna (es más frecuente en madres de edad avanzada), el número de hijos (es más frecuente en el primogénito varón), el consumo durante el primer trimestre de embarazo de ácido valproico, el peso del recién nacido (su incidencia es mayor en los menores de 1500 g), algunas alteraciones genéticas, etc.

Síntomas de hipospadias en niños

Esta alteración no suele tener mayor alcance que la variación estética, marcada por una ubicación anormal del meato uretral, un desarrollo incompleto del prepucio, un direccionamiento anómalo del chorro urinario y una curvatura exagerada del pene. Este último aspecto puede implicar la aparición de problemas a la hora de mantener relaciones sexuales.

Diagnóstico de hipospadias en la infancia

El diagnóstico es clínico, y se puede establecer desde la primera exploración del recién nacido. No se necesitan pruebas complementarias.

¿Cuál es el tratamiento para hipospadia en bebés y niños? 

Su tratamiento es quirúrgico, en uno o dos tiempos, en función del grado de deformidad. Se aconseja la corrección entre los 6 meses y los dos años de vida. Es una cirugía sencilla que no precisa hospitalización.