Trastorno de aprendizaje no verbal en niños

TANV, un trastorno que afecta al área motriz y social de los niños

Podemos pensar que no paramos de etiquetar a los niños, es TDAH, es Disléxico, tiene un trastorno del lenguaje... pero las etiquetas, en ocasiones son útiles, si las empleamos correctamente. Si me sirve para darle al niño lo que necesita, es bueno. 

Un trastorno del que poco se habla y a muchos padres y educadores les es prácticamente desconocido es el llamado Trastorno de aprendizaje no verbal en niños o TANV. 

El TANV es un trastorno del neurodesarrollo que afecta sobre todo las áreas perceptivo motriz y social de los niños, mientras que el área verbal presenta un buen desarrollo, (incluso superior). Este trastorno está relacionado con un funcionamiento deficitario de ciertas áreas derecha e izquierda del cerebro

Qué dificultades presentan los niños con Trastorno de aprendizaje no verbal

Trastorno de aprendizaje no verbal en niños

Las dificultades que presentan estos niños están relacionadas con:

- Área psicomotriz.

- Área perceptivo- espacial.

- Área social.

Frente a estas dificultades son niños que tienen un desarrollo adecuado o incluso superior en el área verbal, por lo que no suelen llamar la atención por en la escuela por dificultades de aprendizaje, (son niños inteligentes, con buena capacidad de aprender, buen comportamiento, sacan los cursos...).

Trastorno del Aprendizaje no verbal en niños: síntomas

El trastorno de aprendizaje no verbal en niños puede detectarse al observar las siguientes dificultades:

- Les cuesta enfrentarse a situaciones nuevas.

- En el lenguaje y la comunicación tienen dificultad para comprender las claves no verbales de la relación social y comunicación, por lo que esto afecta al área social. No entienden las bromas, ni los dobles sentidos, los gestos o las miradas en la comunicación.

- Además tienen dificultades para entender las claves contextuales de las conversaciones o las situaciones sociales, (la pragmática del lenguaje).

A nivel motriz son niños que solemos tachar de "torpes"se tropiezan, tienen dificultades en la coordinación psicomotora, motricidad fina y control motor grueso,( se les cae el balón de las manos cuando se lo lanzamos, o fallan al darle una patada, se tropieza con facilidad...) lo que hace que presenten dificultades de escritura.

- Muestran también dificultades en las tareas visoperceptivas y de orientación espacial, (lo que puede afectar a la lectura, la escritura y tareas relacionadas con las áreas de educación artística).

Dificultades académicas sobre todo a nivel de comprensión oral o escrita. Dificultades en lectura y escritura (lentitud de los procesos de descodificación y codificación)

Problemas de los niños con Trastorno de aprendizaje no verbal en el aula

Son niños que suelen pasar desapercibidos o se confunden con niños con problemas atencionales, incluso se les suele tachar de "vagos" o "lentos".  Estos niños destacan en Lengua, Matemáticas, Lengua extranjera y Ciencias cuando se les permite otros formatos que no sean solo el escrito.

En el aula se nota que entienden y que saben, tienen un buen desarrollo del lenguaje y de vocabulario, aprenden contenidos complejos, y a pesar de sus problemas con la lectura y la escritura, no suelen tener problemas de ortografía. Además tienen muy  buena capacidad de razonamiento lógico verbal, una buena capacidad de cálculo mental y  buena memoria auditiva.

Sus puntos débiles en el aula serían las tareas de orientación espacial, las tareas de escritura, dibujo, manipulativas, o la lectura. A pesar de su buen desarrollo del lenguaje suelen presentar dificultades para organizar su discurso, diferenciar la información importante de la que no lo es, (lo que afecta también a la expresión escrita), 

En lo no académico, sus dificultades están en el área social y de relación con los compañeros, ya que les cuesta hacer amistades y conservarlas. Por lo que la intervención en este área es fundamental.

Algunas adaptaciones que pueden hacerse en el aula con estos niños son:

- No copiar los enunciados, ya que es una tarea ardua y costosa para ellos y les ralentiza mucho en su trabajo.

Ofrecerles pistas visuales en la hoja (líneas de margen, guiones donde iniciar la escritura, enmarcar espacios para hacer operaciones…) así como usar cuadernos con pauta Montessori o de línea.

Adaptar la evaluación, permitirles hacer exámenes orales, tipo test, darles más tiempo, o utilizar el ordenador para tareas escritas.

El problema con este trastorno, es múltiple y variado. Por un lado, el desconocimiento de los profesionales, el que no existen criterios unánimes para su diagnóstico, lo que implica dificultades para su detección, (suelen confundirse con Síndrome de Asperger)  y si no hay un buen diagnóstico no puede haber una adecuación en el aula.

Por otro lado es un trastorno que suele pasar inadvertido ya que el lenguaje se encuentra preservado y con buen nivel de desarrollo, alcanzando estos niños, buenos logros académicos.