Trucos para la autonomía de los niños que todo padre debe conocer

Tareas caseras para que los niños adquieran autonomía personal

La autonomía personal es una de las habilidades que han de adquirir los niños durante la etapa infantil. Es una capacidad fundamental para que nuestros hijos puedan ser independientes el día de mañana, para que aprendan a resolver sus problemas o, en definitiva, para que puedan avanzar en su aprendizaje.

Desde casa, con pequeñas actividades, nuestros hijos pueden aprender a realizar tareas como: ponerse la chaqueta, atarse los cordones de las zapatillas, utilizar los cubiertos, sonarse la nariz... Estos son los trucos que todos los padres debemos conocer para fomentar la autonomía de los niños.

7 trucos para fomentar la autonomía de los niños

Enseñar a los niños a sonarse la nariz

Muchas veces los padres, nos anticipamos y no dejamos crecer a los niños: les ponemos la chaqueta, les atamos los zapatos, les lavamos las manos... Ya sea por las prisas del día a día o por comodidad, nos les dejamos adquirir esa autonomía que tanto van a necesitar.  Sin embargo, es nuestra labor como padres la de enseñarles a realizar sus propias tareas para que puedan desarrollar así otros valores como el del esfuerzo, la superación o la cooperación. 

1. Aprender a ponerse la chaqueta: un viejo truco para estimular la autonomía de los niños que además les divierte mucho. Cuando el niño intenta ponerse el abrigo como lo hacemos los adultos, lo más fácil es que pierda una de las mangas y ande girando en redondo intentando recuperarla para terminar en el suelo. Sin embargo, si ponemos la chaqueta en el suelo, podrá meter las dos manos por las mangas a la vez, levantar la chaqueta y... ¡prueba conseguida! Hasta un niño de dos años puede hacerlo.

2. Atarse los cordones: tendemos a recurrir a las zapatillas con velcro para evitarles problemas, pero... ¿hasta cuándo? No pueden llevarlas eternamente y saltarse este aprendizaje. Para que adquieran este hábito de autonomía personal puedes descargar esta plantilla de cartón para que pueda aprender de forma divertida. Se trata de dibujar una zapatilla en un papel o cartulina, hacerle agujeros, pasar por ellos un cordón y practicar. Es el clásico truco de aprender jugando, nada resulta mejor para los niños.

3. Saber qué zapatilla es de cada pie: lo más normal si dejas a un niño solo poniéndose los zapatos es que ande con el del pie derecho en el izquierdo y viceversa. ¿Cómo enseñarle? Hasta que pueda apreciar esa pequeña diferencia en la puntera de las zapatillas, puedes pintarle una carita en el lateral o interior de la zapatilla. Has de explicarle que, si las caritas se dan un beso, tendrá las zapatillas bien puestas.

4. Recoger sus juguetes: si no tienes cajas de almacenaje en casa, corre a por algunas. Es la mejor y más rápida forma de enseñar a los niños a recoger sus propios juguetes sin la ayuda de un adulto. Cestos o bolsas son nuestros grandes aliados para que ellos puedan hacerlo solos. Podrás dejar de sufrir de lumbares recogiendo todo lo que hay por el suelo y sólo habrás de decir... ¡a recoger!

5. Enseñarles a desvestirse: y lograrlo además sin atascarse dentro. Para ello han de usar pantalones o faldas con elásticos, fáciles de subir y bajar y camisetas de cuello amplio en lugar de camisas con botones.

Fomentar la autonomía de los niños

6. El truco del taburete: tenlo a mano siempre para que así el niño pueda llegar al lavabo para lavarse las manos o coger un vaso y llenarlo de agua. Y es que los muebles de la casa no están adaptados a la estatura de los niños, de tal forma que, o les subimos al taburete o también podemos bajar los enseres más comunes de uso para que ellos puedan servirse solos, ya sea que tengan sed, hambre o quieran leer un cuento.

7. Aprender a sonarse la nariz: toma una pajita y un vaso de agua. Pide al niño que sople y haga burbujitas. Repite el proceso jugando para que vea cómo al sacar aire por la boca, hay un efecto después. Saca la pajita del vaso y pide al niño que vuelva a soplar, cuando lo esté haciendo bloquea la salida de aire, esto provocará automáticamente la salida de aire por la nariz del niño. Con la práctica aprenderá a soltar aire por la nariz. Entonces estará preparado para tomar un pañuelito y sonarse.

Con estos trucos, ya podemos parar de quejarnos porque tenemos que hacerlo todo y dejar que nuestros hijos comiencen a hacer sus tareas por ellos mismos. Y si conoces más trucos, ¡no olvides compartirlos!