La controvertida nota sobre 'niños malcriados' que te hará reflexionar

Esta es la nota sobre algunos errores en la educación de nuestros hijos que alguien dejó en un ambulatorio

Estefanía Esteban

¿Será que los padres de hoy en día consentimos demasiado a nuestros hijos? ¿Será que dotamos a los hijos de bienes materiales 'no aptos' para su edad? ¿No será que les estamos ofreciendo 'sin querer' todo aquello que nosotros no pudimos tener de niños? 

Esta es la nota que una mujer gallega se encontró en un ambulatorio, y que leyó mientras esperaba su turno para entrar al médico. Su reflexión, posteada en su muro de Facebook, se ha hecho viral. Hay opiniones para todos los gustos, claro. Aquí tienes la controvertida nota sobre 'niños malcriados' que se ha vuelto viral y te hará reflexionar.  

Esta es la controvertida nota sobre 'niños malcriados' encontrada en un ambulatorio que se ha vuelto viral

Puede que el texto utilice palabras un tanto peyorativas sobre los niños y adolescentes de hoy en día. Sí, tal vez sea un texto agresivo. También puede que pienses que no te afecta, que tus hijos no forman parte de ese 'mundo de ricos' al que hace referencia la nota. Pero piensa y mira a tu alrededor... ¿no has visto algo similar? 

La nota hace referencia a la mala educación (basada en los bienes materiales y los caprichos) que hoy en día se ofrece a los niños y adolescentes. Tienen lo que quieren, cuando quieren, y aspiran a más, siempre a más. Quieres un móvil, pero que sea de marca. Y ese pantalón que se lleva tanto, pero que casualmente también es de marca; te piden ese abrigo que tanto se lleva y que solo cuesta... ¡200 euros!

La mujer que ha hecho viral esta nota es cocinera y se llama Erun Pazos. Se encontró el texto en un ambulatorio de Seixo en Marín (Pontevedra, Galicia), mientras esperaba para entrar a la consulta del doctor. La reflexión, junto con el texto, llegó hasta su muro de Facebook, con esta reflexión: 'Esta es la realidad ......esperando en la consulta del médico me encuentro con esta reflexión':

La nota dice cosas como: 

'(...) Niñatos de 10 años con móviles de 600 pavos, crias de 15 con extensiones de pelo de 500 euros, imberbes de 18 con cochazos de 24.000 euros, gafas de sol de 300 pavos,  pantalones de 200 euros, zapatillas de 150 euros, estudiantes que se pegan unos viajes al extranjero por 1500 euros a países donde sus padres no irán jamás en la vida (...).

Pero la nota no expresa solo una queja (con palabras a veces un tanto vulgares), sino que incluye una reflexión positiva y nos da una idea de lo que de verdad hacemos bien... 

'Les damos la libertad de decidir que no tuvimos, les damos estudios que no tuvimos, vacaciones que no tuvimos, y muchas más cosas que nosotros no pudimos soñar. Esa es la buena educación. Lo demás es malcriarlos... y deformar la realidad de sus vidas, ya que vivirán más acomodados de niños que de adultos. Dale a tus hijos amor, cariño, educación, respeto y sabiduría, lo demás lo conseguirán por sí mismos...'.

Ante esta nota, hay respuestas para todos los gustos: desde algunos padres que piensan que este escrito se refiere solo a los hijos de los 'más ricos' y que no les afecta para nada, hasta aquellos que reconocen que estamos 'malcriando' a los hijos, consintiéndoles demasiado y destruyendo valores como el esfuerzo. 

Los 5 grandes errores en la educación actual de nuestros hijos

La reflexión que nos llega de esta nota es la siguiente: ¿qué estamos haciendo mal? ¿Estamos educando bien a los hijos? Sin duda, cometemos errores, como en su día los cometieron nuestros padres y los padres de nuestros padres. La perfección, no existe, y en cada momento se dan ciertos errores que consiguen moldearnos. Somos como somos fruto de una serie de aciertos y errores. Pero sobrevivimos. Igual que lo harán nuestros hijos, a pesar de estos errores tan comunes entre los padres de hoy en día:

1. Sobreprotección. Tal vez por miedo a que nuestros hijos sufran más de la cuenta, los padres de hoy en día somos especialmente sobreprotectores. Quizás en nuestra infancia sufrimos muchas 'broncas' o nuestros padres nos regañaban en exceso. Tal vez tuvimos que aguantar muchos castigos en el colegio. Y es algo que no queremos que sufran nuestros hijos. De ahí que tendamos a ser padres hiperprotectores, sin darnos cuenta de que eso que tanto sufrimos de niños es lo que en el fondo nos hizo fuertes y luchadores. 

2. Dar prioridad a los bienes materiales. Reconozcámoslo: pocos padres de hoy en día vivieron de forma desahogada. La inmensa mayoría no tenía mucho dinero. De ahí que los regalos de los Reyes Magos no llegaran en forma de montaña de juguetes y nos contentáramos con recibir un estuche nuevo para el colegio y un año, por fin...¡la ansiada bicicleta! Hoy en día los niños reciben regalos de todas partes y muchas habitaciones parecen auténticos escaparates de una juguetería. Lo más triste es encontrar niños que pierden la ilusión por las cosas materiales. Esos niños a los que les preguntas... ¿qué te hace ilusión por tu cumpleaños?' y no saben qué responder. O tal vez contesten con un terrorífico: 'Nada'. Normal. Ya lo tienen todo.

3. Ausencia de valores. Los valores son los pilares de la educación. Y además asegura una convivencia pacífica y armoniosa con los demás. Muchos mayores nos advierten sobre la usencia de valores en los niños y apenas nos damos cuenta. Les evitamos frustraciones (lo que destruye el valor del esfuerzo), les halagamos demasiado (lo que destruye el valor de la humildad)... 

4. Padres ausentes. No es nada fácil conciliar vida laboral y vida familiar. La ausencia de tiempo para estar con los niños hace que intentemos recurrir a regalos materiales frente a regalos emocionales. Gran error. En realidad, los niños no necesitan tantos juguetes, sino alguien con quien compartirlos. Y el niño que siente que sus padres están ausentes, crecerá con un terrible vacío que le marcará para siempre.

5. Falta de normas y límites. Muchos expertos llaman a la generación actual 'la generación blanda'. No solo por estar sobreprotegidos, sino porque además no se han enfrentado a una serie de normas y límites básicos. Al no tener límites o normas, no tiene una referencia, un camino, y muchos de estos niños terminan creciendo con terribles problemas emocionales y de conducta.