Consejos para conseguir que un niño sea asertivo

Dos fantásticas actividades para fomentar la asertividad en los niños

Estefanía Esteban

La asertividad es ese complejo equilibrio entre decir lo que piensas (sin acogerse a una actitud sumisa) y decirlo de tal forma que no dañes a los demás. El justo medio, que es también una gran virtud. Conseguir ser asertivo es un aprendizaje necesario durante la infancia. Si un niño desarrolla la asertividad, tendrá una gran habilidad para resolver problemas de forma pacífica y relacionarse con los demás sin tantos conflictos.

Te damos unos fantásticos consejos para conseguir que un niño sea asertivo y sepa comunicar sus emociones de forma pacífica. 

Consejos para conseguir que un niño sea asertivo

Consejos para conseguir que un niño sea asertivo

Es cierto que hay niños que tienen miedo a la hora de comunicar lo que piensan. Estos niños prefieren callarse y hacer lo que dicen los demás, antes de crear un conflicto al expresar una opinión contraria a la de los demás. 

Lejos de apoyar esta decisión, debemos animar a los niños a decir lo que piensan, sin temor a lo que los demás dirán o a que su idea no sea bien acogida por el resto. Sin embargo, existen muchas formas de comunicar esta idea. Si tu hijo consigue expresar sus opiniones de forma que no haga daño al resto, estará siendo asertivo. 

El Doctor en Educación Juan Lucas Onieva nos propone realizar con los niños dos actividades para fomentar la asertividad y ayudarles a expresar sus opiniones de forma asertiva:

  1. Lista de pensamientos negativos frente a pensamientos positivos. Ayuda a tu hijo a escribir un listado con situaciones en las que tu hijo se siente cohibido o se siente mal. Una vez que termine, tendrá que escribir al lado las frases opuestas, positivas y que le otorgan ciertos derechos que él mismo se estaba negando. Por ejemplo: si tu hijo escribe 'No propongo ningún juego en el recreo por si nadie quiere jugar', al lado deberá apuntar 'Tengo el derecho de proponer juegos en el recreo como todos, aunque luego nadie quiera jugar'. o en el caso de apuntar: 'Prefiero no participar en clase por si me equivoco', al lado deberá escribir 'Tengo que participar en clase aunque me equivoque porque no pasa nada'. O en el caso de apuntar: ¡Prefiero dejar pasar a todos antes', al lado deberá apuntar 'Tengo derecho a ser el primero de vez en cuando'. 
  2. Cosas en las que cedemos sin estar de acuerdo. Esta actividad consiste en pensar en aquellas ocasiones en las que cedemos porque pensamos que así hacemos felices a otras personas. Pero pocas veces pensamos: 'Y nosotros ¿cómo nos sentimos?'. Ayuda a tu hijo a pensar en sí mismo cada vez que ceda por el bien de otro. Pregúntale cómo se siente y si realmente está dispuesto a sacrificarse.   

La asertividad también está muy relacionada con la confianza del niño en sí mismo. Mejora su autoestima y su confianza y notarás cómo tu hijo pierde el miedo a hablar en público , a expresar sus opiniones y de pronto prefiere hacerse valer ante los demás, sin importar tanto lo que pensarán. El siguiente paso será hacerle ver que siempre puede expresar sus opiniones pro intentando no herir a los demás.