De padres positivos, hijos felices

Cómo influye en los niños el pensamiento positivo de los padres

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Imagina que tuviéramos una cuenta con saldo emocional. Imagina que tú a lo largo del día, lo único que fomentas es el lenguaje negativo, y esa frase cae en tu saldo de manera negativa, o sea saldo deudor. Y además, que solo, una vez al día, dices algo positivo, que también irá a tu saldo, de esta manera, acreedor. ¿Imaginas cómo será el saldo de esa cuenta a final del día? ¿y del mes? ¿y del año?… ¿y de la vida…?

Así es como a veces, sin darnos cuenta, y siempre, como digo yo, en nombre del amor, tratamos,  hablamos y nos dirigimos a nuestros hijos. Así es como llenamos o no, el saldo de su cuenta emocional… Y sin darnos cuenta, estamos construyendo una personalidad que si lo pensamos, no es la mejor que queremos para nuestros hijos. Y, ¿qué sería lo mejor? Recuerda esto: de padres positivos, hijos felices.

14 frases positivas para los niños: de padres positivos, hijos felices

De padres positivos, hijos felices

La actitud de los padres, su pensamiento positivo, es clave en la felicidad de los hijos. Claro está que estamos hablando de emociones que van a dar la seguridad, confianza, y el amor adecuado, frente a la posibilidad de hacerles sentir inútiles, vacíos o sin dirección. Y como no, a todos nos gustaría tener una cuenta abundante de momentos y palabras positivas.

¡Pues vamos a ello, papás! Vamos a detallar algunas frases que pueden hacer que impulsemos a nuestros hijos con nuestro lenguaje. Palabras que van a retarlos, a animarlos y a hacerlos confiados y seguros, para su día a día, construyendo así una personalidad positiva como la nuestra:

  1. Parece que te está costando trabajo y esfuerzo lo que estás haciendo, sin embargo, ¡lo estás haciendo muy bien!
  2. No te centres en lo que nos has conseguido, sino en lo que puedes conseguir. ¡Tú puedes!
  3. ¡Ánimo! que tú puedes lograrlo!
  4. ¿Te has dado cuenta de todo lo que estás disfrutando, en este momento, haciendo lo que estás haciendo?
  5. Yo siento que podrías hacerlo mejor, ¿Quieres intentarlo?
  6. WooooWowww!!! Mira lo que has conseguido!!!! Está fantástico!!! Es genial!!!
  7. ¿Te gustaría que te saliera mejor? Sigue practicando y lo conseguirás!!
  8. Confío en ti, ¡Atrévete!
  9. ¡¡Inténtalo!! No pasa nada si no lo consigues. Yo también cometo errores y aprendo de ellos.
  10. Yo estoy orgullosa de tus esfuerzos, tú también deberías sentirte orgulloso de ti.
  11. Equivocarse es bueno, nos ayuda a aprender. No dejes de intentarlo por ello.
  12. Tómate el tiempo que necesites, yo estaré aquí para lo que precises.
  13. Yo no lo habría hecho así, pero así está perfecto.
  14. Sé que lo que estás haciendo te cuesta mucho esfuerzo, por eso te lo agradezco más.

Para finalizar el día, dedícale un rato y haced balance juntos de las 3 cosas buenas que ha tenido el día, así le enseñaremos a valorar y agradecer la actitud positiva.

Y por último, te quiero recordar que esto, no solo es aplicable con nuestros hijos, si también utilizamos, como padres, este lenguaje en el entorno de pareja, conseguiremos ser padres enfocados en lo positivo, para que nuestros hijos aprendan sin necesidad de enseñarles.

Encontrarás que cuanto mejor te encuentres contigo mismo/a, más seguro te sentirás como padre o madre o educador o pareja o persona.