El error de usar las actividades extraescolares de los niños como niñera

Un exceso de clases tras el colegio podría causar estrés y agobio en tus hijos

Beatriz Martínez

Dime una cosa, ¿cuántas actividades extraescolares tiene tu hijo a la semana? ¿Y cuántas son de elección propia? Suele pasar más a menudo de lo que nos gustaría que niños y niñas se ven día tras día en extracurriculares sin que sean de su gusto y sin que les quede tiempo de pasar un rato por el parque antes de llegar a casa. ¿Por qué? Pues por lo complicado que resulta conciliar la vida familiar y laboral. Hoy hablamos acerca del error que supone utilizar las actividades extraescolares de los niños como si fueran una niñera.

Las actividades extraescolares de los niños no son una niñera

Usar las actividades extraescolares de los niños como niñera

Hace poco me llegó un email del AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos). Antes de abrirlo, el título ya prometía: el parque, la mejor extraescolar después del colegio. Como ya te habrás imaginado, el correo venía decir que padres y madres debemos tomar conciencia de no llenar las tardes enteras de nuestros hijos con esta o aquella clase extra, sino que lo ideal es que le permitamos pasar un rato en el parque después del cole.

Ese mismo pensamiento es el que tiene Úrsula Perona, psicóloga infantil y divulgadora, quien nos dio a conocer en el encuentro #ConectaConTuHijo' organizado por Guiainfantil.com, la importancia de no sobrecargar a los peques con cientos y cientos de actividades, unas clases a las que hay que sumar los deberes que tienen que hacer al llegar a casa. ¿No se traduce esto en presión, estrés y agobio para los niños? Vale que las actividades complementarias están bien y les aportan beneficios a los niños, siempre y cuando sean de su agrado y no lleguen a cubrir todas las tardes. Sin embargo, en la mayoría de los casos es todo lo contrario.

Según datos oficiales, cada vez son más los niños que acuden a actividades extraescolares y según palabras de Úrsula Perona: 'Las extraescolares deben ser un complemento a la educación reglada como el deporte o la música, una actividad que ha de ser lúdica porque es tiempo de ocio. La debe elegir el niño para que no sea una imposición más'. Y cuando le preguntamos por el número de horas que un niño debería dedicar a estas actividades, ella responde: 'Las recomendaciones dicen que los niños no deben dedicar más de 5 horas a la semana, es decir, como máximo, un par de actividades y mucho mejor si una de ellas es el fin de semana.' Vuelve a la pregunta que te hice al principio, seguro que ahora lo empiezas a ver todo de otra forma.

Extraescolares o no extraescolares, esa es la cuestión

Siguiendo con las palabras de Úrsula: 'No hay que llenar a los niños de extraescolares como si se tratara de una niñera para que los adultos podamos hacer nuestras cosas'. Es entonces que hacemos una crítica constructiva siempre desde el cariño. Apuntamos a los niños a clases tras el colegio para que tengan cuantos más conocimientos mejor y de mayores alcancen el éxito en su vida profesional. O tal vez les apuntemos para llegar a tiempo del trabajo o simplemente para poder hacer nuestras cosas que no son pocas. Sea cual sea tu respuesta, si se aleja de 'apunto a mi hijo a esta extraescolar porque le gusta mucho' es incorrecta.

Sobrecargar a los niños con actividades que no necesitan en verdad solo se traduce en situaciones de estrés o inseguridad. Los niños desde que nacen hasta que llegan a la adolescencia o incluso más allá (no olvidemos que por desgracia esta etapa cada vez llega antes) están diseñados para jugar, incluso mientras aprenden. ¿Extraescolares para jugar, aprender y divertirse? Sí por supuesto. Pero nunca como niñera.

Entonces, ¿cómo elegir las extraescolares de los niños?

Evita el estrés de tu hijo tras el colegio

¿Sabías que hay niños que durante la semana no pisan el parque ni una sola tarde? Seguro que sí, que ya te habías dado cuenta de ello. Vas a buscar a tu hijo al colegio y vas con prisas de lunes a viernes para llevarle a fútbol, inglés, piscina, música... O tal vez tenga todas estas cosas en el mismo colegio y tú tan solo vas un hora después a recogerle. ¿Cuándo juegan esos niños si están colmados de actividades después de la escuela?

Arrojemos un poco de luz en todo esto. Según las recomendaciones de Úrsula, lo ideal es que los niños no tengan extraescolar alguna hasta que pasen la etapa de infantil. Una vez estén en primaria, con una o dos a la semana será más que suficiente siempre y cuando sea de su agrado, nunca por imposición de los padres o sus horarios de trabajo. Lo complicado, seguro que coincides conmigo, es cuadrar las horas de trabajo para llegar a tiempo al colegio a buscar a los peques.

Y es así, querida lectora, que dejando de lado la idea de que las actividades extraescolares son la mejor de las niñeras que podamos ver crecer felices a nuestros hijos sin estrés o agobios. ¡Merece la pena!