Cómo puede ayudar la osteopatía con el dolor residual de la epidural

La osteopatía puede ayudar en el postparto

Lidia Expósito Peral
Lidia Expósito Peral Fisioterapeuta y Osteópata

La epidural es la introducción de un anestésico por debajo de la segunda lumbar, mediante una aguja y un catéter en el espacio entre dos vértebras, para acceder al  espacio epidural que se encuentra entre la médula espinal y la columna.

Algunas mujeres padecen un dolor local en el punto de la inyección de la epidural en la columna, durante meses o incluso años después del parto. La introducción de la aguja puede crear un espasmo reflejo en el músculo ligamentoso.

¿Cómo puede ayudar la osteopatía con el dolor residual de la epidural? Te explicamos cuáles son las razones del dolor de la epidural tras el parto. 

La osteopatía puede ayudar con el dolor residual de la epidural

Cómo puede ayudar la osteopatía con el dolor residual de la epidural

Otras en cambio refieren una zona de dolor amplia alrededor de ese punto, que  aumenta  debido a los movimientos de flexión-extensión, los limita e incluso puede producir dolor lumbar local o  síntomas a distancia como dorsalgias, cefaleas debidas a la hiperpresión que puede provocar la introducción del anestésico en un espacio que no está diseñado para ello, o si la aguja perfora la duramadre, una capa que recubre el sistema nervioso, lo cual es muy infrecuente.

A veces ocurren náuseas o mareos  debido a la disminución de la presión sanguínea, astenia y rigidez en el resto de la columna, debido a la retracción de las meninges y a la disminución de su deslizamiento, ciáticas debidas al aumento de tensión dural que incrementa la tensión de las raíces nerviosas, dolor coxígeo…

Los osteópatas verificaremos la movilidad de distintas estructuras que pueden estar implicadas en este proceso: pelvis, columna dorso-lumbar, cráneo, diafragma, psoas, fascias superficiales y profundas. Intentaremos dar la información correcta a los diferentes tejidos, para conseguir su relajación.

Tratamos el punto de inserción de la aguja de la epidural en la espalda como una cicatriz, ya que tanto la piel como los tejidos superficiales y profundos reaccionan ante la punción y/o el anestésico. En ocasiones encontramos adherencias o fibrosis que alteran el deslizamiento de las membranas dentro de la columna, y del sistema nervioso dentro de las meninges.

Todos estos problemas se pueden aliviar con unas sesiones de osteopatía donde se revisan los diferentes tejidos y se procede a relajar la zona, además de revisar el sistema visceral, sobre todo el hígado y los riñones para ayudar a que se elimine mejor la anestesia.