La causa más cotidiana (y evitable) que genera estrés en las madres

Según un estudio cuanto más usan Facebook las madres primerizas, más estrés padecen

María Machado

Echando un vistazo al feed en las redes sociales de cualquier persona entre 20 y 40 años, da la sensación de que estamos viviendo un auténtico baby boom, ¿verdad? Y es que cada vez es más común encontrarse fotos de los bebés o hijos de tus amigos, familiares o conocidos en sus perfiles online. Pero, ¿qué hay detrás de esta necesidad de compartir las fotos de nuestro bebés? Según un estudio reciente, ¡nada bueno! Y es que el uso de Facebook genera estrés en las madres primerizas, una ansiedad que sin duda se puede evitar.

La obsesión de algunas madres y las redes sociales

Conoce la causa del estés en las madres

Para ponernos en situación te voy a presentar a Mónica (un nombre ficticio con el que cualquier madre primeriza se podría sentir identificada). Su caso puede parecerte exagerado o ridículo, pero te puedo asegurar que ella no es la única.

Mónica da el pecho a demanda a su pequeño Nacho, que apenas ha cumplido los dos meses. Han sido varias las veces que ha tenido que levantarse a lo largo de la noche para amamantarle, interrumpiendo su sueño y su descanso. A la mañana siguiente, está cansadísima (y muestra de ello son sus ojeras y ese arrastrar de los pies).

Aún no le ha dado tiempo para cepillarse el pelo o quitarse el pijama, pero ya está con el móvil en la mano comprobando cuántos 'me gusta' y comentarios ha conseguido la foto que compartió el día anterior del pequeño Nacho mientras paseaban por el parque. Está tan concentrada pensando qué filtro le podrá a la imagen que va a subir hoy, que no se ha dado cuenta de que en breve Nacho se despertará y aún ni ha desayunado.

Y yo me pregunto... ¿por qué una mujer que se acaba de convertirse en madre está tan obsesionada con compartir fotos de su bebé? ¿No sería mejor que invirtiera ese rato en dormir un poquito más o en pasar más tiempo con su pequeño?

Las redes sociales generan estrés en las madres primerizas

Por qué las redes sociales provocan estrés a madres primerizas

El porqué detrás de esta conducta, más frecuente de lo que podríamos pensar, es lo que han investigado un grupo de expertos de la Ohio State University de Columbus. Los resultados de las encuestas realizadas a unos 300 padres y madres primerizos han quedado recogidos en el estudio: 'El uso de Facebook por parte de los padres primerizos en la transición a la paternidad'.

¿Y que se ha concluido? Por un lado, que las madres utilizan en mayor medida las redes sociales que los padres para compartir imágenes de sus bebés. ¿Y por qué? Esta investigación apunta a que lo hacen porque se sienten solas y necesitan conectar con otras personas. Dado que su nueva situación como mamis dificulta las salidas, utilizan las redes sociales para interactuar con otros.

De hecho, consideran que todos los 'me gusta' que reciben son pequeños mensajes de apoyo y respaldo a su labor como madre. Es una forma que muchas mamás utilizan para sentirse reconocidas y validadas en su nuevo papel.

Sin embargo, las redes sociales se convierten en un arma de doble porque, ¿qué crees que ocurre cuando las fotos no reciben tantas interacciones como la mamá espera? Esta situación provoca estrés, inseguridad y una sensación muy amarga. Según explica una de las autoras de este estudio: 'Hemos encontrado que las madres más propensas a buscar esa validación externa como madres (…) experimentaron más síntomas de depresión indirectamente tras tener más actividad en Facebook. Un mayor uso de Facebook está relacionado con más estrés para las madres primerizas'.

¿Y esto a qué se debe? El no conseguir tanta interacción positiva online puede resultar frustrante. Incluso, puede afectar a la autoestima de la persona en cuestión que se pregunta qué está haciendo mal. Por otro lado, en redes sociales es imposible no compararse con otros y esto puede hacer que nos sintamos aún más presionadas o devaluadas.

Por qué no deberías compartir fotos de tus hijos en las redes sociales

Sabemos que tú también eres una madre orgullosísima de la pequeña personita que has creado y quieres que todo el mundo la vea. Pero, antes de subir una foto de tu bebé o un niño a una red social, recapacita. Estas son algunas de las razones por las que no deberías compartir fotos en las que la imagen de tus hijos sea reconocible.

1 La opinión de los niños
Está claro que ahora mismo tu hijo, sobre todo si es un bebé, no te va a decir nada de que hayas publicado esta u otra foto. Es posible que a ti te encante esa imagen que hiciste al cambiarle el pañal, pero a tu hijo puede no resultarle tan divertida.

Plantéate las siguientes preguntas: cuando sea mayor, ¿le gustará saber que esa imagen está a la vista de cualquiera? ¿estás vulnerando sus derechos de imagen o intimidad? No podemos olvidar que, por mucho que sea nuestro hijo, la vida privada de un bebé es suya, no nuestra. Y, por tanto, debemos respetarla.

2 Existen peligros de pederastas o pedófilos
Por muy desagradable que nos resulte hablar sobre ello, no podemos ponernos una venda para no ver a todos los pederastas y pedófilos que hay en Internet. Antes, se acercaban a los niños en los parques, pero ahora tienen a su disposición un gran número de fotos y vídeos que los propios padres colgamos en Internet.

Hay quien piensa que al tener sus perfiles de las redes sociales privados, nadie que no esté en su círculo de seguidores verá las fotos que comparta. Sin embargo, debemos tener en cuenta que un gran número de dispositivos móviles están hackeados (más de los que podríamos esperar). Puede que tengas la suerte de que tu móvil esté libre de virus, pero ¿pondrías la mano en el fuego por los celulares de todos y cada uno de tus seguidores que tiene acceso a las imágenes de tus hijos?

3 Das pistas de tu vida que no querrías compartir
¿Acaso le dirías a un desconocido a qué colegio va tu hijo o qué horario tiene? Pues esta es parte de la información que estás regalando, por ejemplo, cuando publicas una foto de tu pequeño saliendo del colegio o con el uniforme puesto.

4 Pierdes el control de las fotos que publicas
Una vez que compartes una imagen en Internet, pierdes todo control sobre ella, por lo que nunca sabes a dónde y a quién podría llegar. Como norma general los expertos suelen recomendar no publicar nada que no te gustaría que todo el mundo (tu jefe, un desconocido, tus padres, unos vecinos…) viera.

¿Esto significa que debemos dejar de utilizar Facebook y otras redes sociales? ¡Para nada! Pero sí que debemos empezar a utilizarlo con sentido común para que nadie, ni las madres primerizas ni los niños, se vean perjudicados de ninguna forma.