El paraguas de Beltrán. Cuento infantil sobre la responsabilidad

Cuento para enseñar a los niños a respetar los compromisos que adquieren

Marisa Alonso Santamaría

Leer cuentos es una estupenda actividad para hacer en familia, es un momento entrañable perfecto para antes de dormir que, no solo estimulará el hábito de la lectura en los niños sino que, además fomentará el vínculo entre padres e hijos.

En Guiainfantil.com te invitamos a leer este precioso cuento infantil sobre la responsabilidad: El paraguas de Beltrán. Un precioso cuento sobre la necesidad de cumplir los compromisos que adquirimos con los demás.

Cuento infantil sobre la responsabilidad y los compromisos con los demás

Juegos de comprensión lectora 

Colgaba de una viga de madera, en el interior de un viejo establo abandonado. Sorprendentemente, a pesar del tiempo transcurrido estaba muy bien conservado. Era un paraguas antiguo, corriente, negro, con bastón y puño de madera. Estaba lleno de polvo y llevaba muchos años, sin que nadie lo hubiera abierto.

Un día, Adelina y su padre pasaron por allí, y el paraguas colgado llamó la atención de la niña.

— ¿De quién será ese paraguas — dijo Adelina, tirando de la mano de su padre hacia allí.

— ¿Por qué está tan sucio? — dijo la niña.

— Papá, bájalo de ahí  — le rogó.

El padre, alzando el brazo cuanto pudo, no sin esfuerzo, agarró la parte inferior del paraguas y lo descolgó.

Padre e hija lo miraron curiosos. 

— Este paraguas es de al menos cien años  — dijo el padre en voz alta.

— ¡Ábrelo papá! — dijo la niña.

— ¿No sabes que da mala suerte abrir los paraguas bajo techado? — dijo el padre, divertido.

El hombre abrió el paraguas con delicadeza y, entre la polvareda que se levantó, cayó un papel al suelo.

Adelina fue a recogerlo rápidamente.

— ¡Mira papá! ¡Es una carta! — dijo la niña mientras desdoblaba cuidadosamente la hoja y, empezó a leer:

Este paraguas es de Beltrán, el carpintero de este pueblo. Si alguien lo quiere, suyo es; siempre que se comprometa a cuidarlo y usarlo en los días de lluvia.

— Beltrán…ummmm — dijo el padre, pensativo. Nunca he oído ese nombre.

— ¿Nos lo llevamos? Papá, por favor  — le rogó Adelina.  

— Es una gran responsabilidad; si nos lo llevamos a casa sabes a lo que te comprometes  — contestó su padre.

— Sí, sí, lo sé. Lo cuidaré, no temas.

Y así fue como el paraguas de Beltrán, colgado en una viga de un viejo establo, pasó al paragüero de una niña que siempre cumplió su promesa y la mantuvo durante toda su vida, dejándolo de herencia a quien, como ella, lo cuidara y diera uso en los días de lluvia.

Actividad de comprensión lectora para niños 

Si has leído el texto con tu hijo y quieres comprobar si lo ha comprendido correctamente, prueba a hacerle estas preguntas sobre el cuento: 

- ¿Con quién paseaba Adelina?

- ¿Qué encontraron en un establo?

- ¿Qué había dentro del paraguas?

- ¿Qué ponía la nota?

- ¿Se quedó Adelina con el paraguas?