6 compromisos de los padres para que los niños sepan qué es la igualdad

Estas son algunas de las claves que los padres debemos tener en cuenta para explicar la igualdad a nuestros hijos

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Mamas y papás, ¡tenemos una nueva misión! Los tiempos cambian, evolucionan y nos tenemos que adaptar a ellos, así que, ahora con más ímpetu que antes, estamos en la era de la igualdad, un concepto que debemos trabajar desde la infancia. Sin embargo, educar en la igualdad requiere de una serie de compromisos de los padres como, por ejemplo, el de adaptar la conducta para ser un buen ejemplo para los niños. Solo así podrán entender qué es verdaderamente la igualdad y vivirán en ella.

Lista de compromisos de los padres para educar en igualdad a los niños

Los compromisos de los padres para que los niños sepan qué es la igualdad

Los padres debemos comprometernos con la igualdad para garantizar que la sociedad futura es más justa para todos. Esto supone que trabajemos con los niños algunos conceptos clave desde que son pequeños. De esta manera conseguirán interiorizarlos y canalizar todos los mensajes que le llegan a diario, algunos de ellos poco igualitarios.

Las claves que detallo a continuación no son para aquellos padres que ya desarrollan esta educación desde el inicio de la vida de su hijo/a. Este articulo es para aquellos padres, que aún no saben cómo tienen que hacerlo.

Conceptos como sororidad, corresponsabilidad o conciliación, son fuentes de inspiración para llegar a la IGUALDAD. Pero para poner en práctica este concepto, necesitamos tener presente algunas claves y adoptar los siguientes compromisos.

1. Estar informados
El primero de los compromisos que debemos adquirir los padres es el de informarnos y leer acerca de estos nuevos conceptos. Debemos estar dispuestos a conocerlos y formarnos una opinión alrededor de ellos. Por ello, es importante que nos demos la oportunidad de ir aprendiendo a la vez que nuestros hijos aprenden.

2. Educar en valores esenciales
Educar en valores como la igualdad y la justicia, es la segunda clave para que nuestros hijos aprendan qué es la igualdad. Para ello, son muchas las herramientas que están a nuestra disposición: desde cuentos y poemas hasta juegos y demás actividades para promover valores positivos.

3. Dar ejemplo
La mejor manera de enseñar a los niños qué es la igualdad es predicar con el ejemplo. En casa, estos valores tienen que ser entendido por ellos, con nosotros como modelo a seguir. Por ello, los padres debemos comprometernos a ser la guía que nuestros hijos necesitan. Pero antes, debemos reflexionar sobre si estamos verdaderamente dando el ejemplo que queremos a los pequeño.

3. Borrar algunas frases de tu vocabulario
Como tercera clave es necesario que cambiemos creencias antiguas, traídas a nuestro presente y nuestra familia, cuando realmente correspondían a nuestros antepasados. Los tiempos cambian, y debemos repasar qué cosas, frases o afirmaciones, hacemos que no tienen sentido ahora. Ejemplo: 'Corres como una nena', 'Las tiendas son cosas de mujeres', 'Los niños no lloran', etc.

Si te paras un momento a pensar te darás cuenta de que estos enunciados pueden resultar muy dañinos para el niño que los escuche y que están basados en estereotipos poco igualitarios. Es mejor que apuestes por un lenguaje más afectivo.

4. Hablar de todo con los niños
Otro punto importante es dejar de ocultar secretos familiares, de guardar silencios, de decir algunas de las 'mentiras piadosas' que utilizamos... No juguemos a ocultar información a nuestros hijos solo por la distinción de sexo. Lo mejor es hablar abiertamente de cualquier tema de chicas o de chicos para que ambos conozcan a las personas. Un ejemplo de ello es cuando intentamos ocultar qué es la menstruación a los niños varones.

5. Trabajar con la autoestima de los niños
Y por último, querida mamá y querido papá, no olvides trabajar con la autoestima de los niños. Más vale prevenir que curar, así pues, cultiva y afianza su confianza para que el día de mañana, sepa hacer distinción entre pautas igualitarias y sin igualdad.

¡¡Manos a la obra!! Tenemos mucho camino por delante, pero confío en la sociedad y en nuestros hijos para llegar a donde nos proponemos, una sociedad de igualdad para todos.