Feminismo: enseñar a las niñas qué es la sororidad con nuestro ejemplo

Enseñar a nuestras hijas a apoyar a otras mujeres es parte de la educación feminista y en igualdad

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

SORORIDAD: Solidaridad entre mujeres. Poder femenino unido. El efecto mágico del cuidado y apoyo entre mujeres. Todas somos hermanas. Dentro de la educación en el feminismo e igualdad que buscamos ofrecer a nuestros hijos e hijas, tenemos que hablar con ellos sobre el concepto de la sororidad. Y, lo que es más importante, debemos enseñárselo a nuestras niñas a través de nuestro ejemplo.

Aprender y enseñar a las niñas qué es la sororidad

La sororidad de las niñas y las mujeres

Según la Real Academia Española, sororidad es: 'agrupación que se forma por la amistad y reciprocidad entre mujeres que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar un mismo objetivo'. Y fue el escritor Miguel de Unamuno quien planteó la necesidad de acuñar un término para referirse a la hermandad femenina: sororidad. Dado su significado, es una palabra que inspira al movimiento feminista, ya que anima a las mujeres a unirnos en contra de una lucha común: el fin de la desigualdad de género.

Defiendo este concepto cada día, y por supuesto, muchos días me sigue sorprendiendo la falta de cariño y apoyo entre nosotras, las mujeres.

En la era del empoderamiento femenino y para mí, en la era del amor propio, del feminismo y la igualdad, cortar brechas que aún hay entre nuestro género es 'sororidad'. Es un camino que una vez se comienza, ya no se puede dejar de recorrer... por una misma, por nuestros antepasados femeninos, por las mujeres que nos rodean, por las futuras generaciones, por nuestros hijos y por nuestros posibles descendientes. Se lo debemos a todas.

[Leer +: ¿Estoy educando a un niño machista?]

La importancia de educar en el feminismo y la igualdad

Educar en el feminismo y la igualdad a los niños

Por siglos nos hemos señalado las unas a las otras y ahora tenemos la oportunidad de cuidarnos, querernos y solidarizarnos... a nosotras y entre nosotras. Siempre hemos cuidado de los demás, ahora es nuestro momento para mostrarnos lo que podemos llegar a ser capaz. Y, por supuesto, enseñar a nuestras hijas lo que ellas y las de su generación pueden lograr cuando trabajan de forma conjunta.

Sé que es difícil de mencionar sororidad y que hoy en día sigue siendo una palabra desconocida para la mayoría. Pero gracias a movimientos como #metoo hemos dado pasos hacia ese amor propio que acaba mostrando el cuidado y la fraternidad por las demás; mujeres que apoyan a otras mujeres.

[Leer +: Educar en la igualdad a los niños]

Imaginar nuevas generaciones con mujeres que no se cuidan entre ellas, o que no se ayudan para brillar más es algo que ya no deberíamos creer posible. Es por ello que ¡tenemos nueva tarea mamás! Enseñar a nuestras hijas a practicar la sororidad. Para ello, debemos tener en cuenta las siguientes claves, pero debemos tener en cuenta que nuestro ejemplo es la mejor herramienta para educar en el feminismo a las niñas y los niños.

Actitudes de las mujeres que sí transmiten sororidad y otras que no

Ejemplos de sororidad para las niñas

El primer paso que todas las mujeres debemos hacer es aprender a distinguir las situaciones que son un ejemplo de sororidad y las que no. Solo de esta forma sabremos transmitirles una verdadera educación feminista a nuestros hijos e hijas. No estás en sororidad si...

- Te comparas con otras mujeres.

- Sientes envidia por cierto tipo de mujer o envidia en general por ellas.

- Criticas a las mujeres que se acercan a ti.

- No empatizas en la credibilidad de otras mujeres.

- Compites con afán de hacer daño.

- No ofreces apoyo a otras mujeres.

- Vives en el egoísmo.

Sin embargo, sí que estás actuando con sororidad (y estás enseñando a las niñas con tu ejemplo) cuando...

- Te alegras por los éxitos de otras mujeres y, además, los celebráis juntas.

- Haces lo posible por ayudar a que otra mujer consiga lo que se proponga.

- Entiendes que todas las mujeres somos iguales en emociones y sentimientos.

- Comprendes que las otras mujeres también pueden vivir lo que tú hayas vivido y viceversa.

- Nos empoderamos juntas.

- Creamos alianzas.

- Aceptas e integras las diferencias.

- Eres amable y generosa con las demás.

- Ayudas a cambiar la realidad de otras mujeres.

9 claves para enseñar sororidad a los niños con nuestro ejemplo

Enseñar a tus hijas qué es la sororidad

Teniendo claro qué actitudes demuestran sororidad entre las mujeres y cuáles no, debemos enseñar a nuestras niñas a ponerlas en práctica. Esto supone tener en cuenta las siguientes claves:

1. Cuando una mujer te hable mal de otra, recuérdale el concepto. Y por lo tanto, no lo hagas en casa y mucho menos con tus hijos delante.

2. Incluye temas de autocuidado cuando hables con tus amigas.

3. No justifiques la violencia, ninguna de ellas.

4. Evita crear juicios entre nosotras, tales como: somos histéricas, está con la regla, está menopáusica, estamos locas...

5. Aprende a valorar el aspecto físico de otras mujeres. Los halagos nos reconfortan. Ayuda a otras mujeres a sentirse bien con su cuerpo.

6. Ayuda a otras mujeres a romper su techo de cristal.

7. Da todas las muestras de amor que puedas: con tu lenguaje, con tus expresiones, con tu mirada...

8. No incites a la competición entre mujeres y abandona el egoísmo.

9. Valora las semejanzas entre iguales. Educa en el feminismo y la igualdad.

Que las niñas crezcan en un entorno feminista e igualitario

Educación en el feminismo a la familia

'Yo si te creo', 'Si tocan a una, nos tocan a todas', 'No estás sola', 'Si no puedes, yo te ayudo a conseguirlo', 'Somos aliadas, no rivales (unidas por nuestras semejanzas)'... Todas estas frases muestran sororidad entre las mujeres. Úsalas y las niñas aprenderán de tu ejemplo.

Elige por dónde quieres empezar y empieza a practicar la sororidad con tu comunidad femenina, de esta manera, tus hijos y sobre todo las niñas empezarán a relacionarse con otras niñas desde otra perspectiva, la del cuidado y la del amor; desde la fraternidad femenina.

Nadie dijo que fuera fácil porque estamos muy acostumbradas a valorar a una mujer por su forma de vestir, de vivir, por su pareja, por su sexualidad o incluso por su belleza física y eso es justamente alejarnos de la sororidad.

A lo largo de la historia, como mujeres, hemos hecho y conseguido grandes cosas, y lo hicimos de forma individual, imagínate lo que podemos hacer desde la SORORIDAD. 'Si solas podemos, juntas somos invencibles'.

Puedes leer más artículos similares a Feminismo: enseñar a las niñas qué es la sororidad con nuestro ejemplo, en la categoría de Valores en Guiainfantil.com.