El papel de las amigas para empoderar a la embarazada antes del parto

La mujer embarazada necesita sentirse respaldada y emocionalmente preparar para el parto

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Mi amiga Carmen va a ser mamá, y como es una mamá que ya nos pilla a las demás amigas con los niños muy grandes, sentimos que todas estamos embarazadas. ¡Una maravillosa sensación, otra vez! Y es que el papel de las amigas es imprescindible a la hora de empoderar a una mujer embarazada antes del parto y durante los últimos momentos del embarazo.

La mujer embarazada es una Diosa, que recibe mimos, amor, bendiciones... Por ello, hemos decidido celebrar y honrar su camino, su tránsito a la maternidad, recuperando el sentido de lo eterno, de lo sagrado, del poder femenino, de gestar, parir y criar, de una manera bien diferente y especial. Teniendo en cuenta que esta será la experiencia más transformadora, intensa y catártica que vivirá, se me ocurrió llevarle a cabo algo así como un ritual para darle fuerza y energía para el momento que se le avecina, la maternidad.

Por qué es importante empoderar a la mujer embarazada

La importancia de las amigas para empoderar a la mujer embarazada

Hace ya 16 años del nacimiento de mi hijo, y eso de empoderar a la mujer embarazada en previsión del parto era, por aquel entonces, cosas de moda de otros países… Sin embargo, ahora somos nosotras mismas las que lo organizamos para una de nuestras amigas. ¡Todo un reto!

Este es un ritual que busca honrar a la futura mamá. En él solo pueden participar las mujeres de su entorno más cercano: amigas, madre, hermana, tías, suegra… Es un acontecimiento con tintes espirituales (si así lo deseáis), una reunión donde todas las mujeres vais a brindar apoyo emocional para la resta final del embarazo y el futuro parto. Por lo tanto, los ritos, las oraciones o las bendiciones que se lleven a cabo, tendrá que ver con: la curación, la creación, la armonía y la paz.

El papel de las amigas antes del parto

Comenzamos con este ritual...

Damos la bienvenida a todas las amigas y contamos un poco cómo se desarrollará el encuentro, que básicamente consistirá en masajes y caricias, té y dulces para crear un círculo de buena energía a través del cual haremos un regalo de amor a esta amiga.

En esta fiesta-ritual podemos llevar a cabo diferentes actividades como hacer regalos simbólicos, encender velas, llevar a cabo oraciones, peinar a la mujer embarazada o masajearla, pintarle la barriguita, o crear un amuleto para el momento del parto. Todo depende de lo que vosotras y la protagonista del encuentro queráis, siempre recordando que el objetivo de todo es hacerle sentir a gusto y dispuesta emocionalmente para el parto.

Entre risas y lágrimas (al más estilo cinematográfico) llevamos a cabo el ritual del HILO ROJO… Básicamente consiste en que a través de ese hilo rojo, todas las mujeres asistentes al ritual, os conectaréis con la embarazada a través de una pulsera que realizaréis con el hilo, y no la romperéis hasta el momento del parto.

Hay quien coloca el hilo rojo en la muñeca izquierda y le hace 7 nudos que representan los deseos de la futura mamá (que también podréis aplicar vosotras y a vuestra vida): fuerza, valentía, mínimo dolor, mucho amor, energía positiva, felicidad y mucha conciencia para el momento presente, por ejemplo.

El día del parto, la parturienta nos avisará para cortar el hilo rojo de nuestras manos, y así enviarle toda la energía amorosa que necesita para ese momento de apertura al nuevo mundo de la maternidad.

Que la embarazada se sienta apoyada

Entre música, risas y mucho amor, ¡se pasa la fiesta-ritual volando! Es un evento para dejar volar la creatividad, seguro que pasáis un rato emotivo y feliz. Poned todo vuestro cariño y amor a la hora de planificar el ritual y de llevarlo a cabo, y os garantizo que por muy poco que hagáis, el éxito está garantizado. Se trata de un acto simbólico que ayudará a la mujer embarazada a sentirse emocionalmente respaldada para dar a luz a su pequeño, un momento mágico que será único. Es una forma muy bella de empoderarla y darle todo el apoyo que puede necesitar durante todo el proceso.

¡Ah! Y no olvidéis hacer muchas fotos. Las imágenes pueden ser un bonito regalo para la madre cuando el bebé nazca.