Tener un parto velado es sinónimo de buena suerte para el bebé

Descubre en qué consiste el parto enmatillado, con velo, con toquilla o con el manto de la virgen

Beatriz Martín Jiménez
Beatriz Martín Jiménez Matrona y enfermera pediátrica

¿Has oído hablar del parto enmantillado? ¿Sabes lo que es? Es un parto en el que el bebé nace dentro de su bolsa amniótica, sin que ésta se rompa. Son partos preciosos, pero poco comunes. Si estás embarazada y, sobre todo, a punto de dar a luz, quizás quieras saber en qué consiste el parto velado.

La importancia de la bolsa amniótica para el desarrollo del bebé

el parto velado

Cuando se produce un embarazo, de la unión del óvulo y el espermatozoide no solo se crea un bebé, sino que además aparecen otras estructuras: la placenta, el cordón umbilical y la bolsa amniótica principalmente. ¡Vamos a hablar de esta última!

La bolsa amniótica está compuesta por dos membranas, corion y amnios. Estas membranas rodean al bebé, saliendo desde la placenta y cordón umbilical. Durante el embarazo, el bebé va creciendo dentro de la bolsa amniótica, rodeado por líquido amniótico. Este líquido tiene varias funciones:

- Ayuda al desarrollo de los pulmones y del sistema digestivo del bebé.

- Facilita los movimientos del bebé dentro del útero materno. Es como si le meciera, y es que contribuye al desarrollo muscular y de las extremidades.

Le protege de infecciones y traumatismos o lesiones. Mientras la bolsa está intacta, el bebé está flotando en el líquido amniótico en un ambiente estéril, amortiguado, protegido…

Rotura de bolsa y momento del parto

romper aguas en el parto

¡Pasemos ahora a pensar en el parto! Decimos que el parto está realmente instaurado cuando tenemos contracciones intensas y regulares, que han conseguido que el cuello del útero se borre y se abra 3 o 4 centímetros. Y esto puede ocurrir con la bolsa rota (lo que se conoce comúnmente como 'romper aguas' o 'romper la fuente') o no. Porque... ¿cuándo se rompe la bolsa?

A veces, la bolsa se rompe antes de tener contracciones, antes de estar de parto. Puede ser un estímulo para que el parto comience; otras veces, las contracciones no aparecen y después de esperar un tiempo (según el hospital, 12, 24 o incluso más horas), se induce (se provoca) el parto con medicación.

Lo más habitual es que la rotura de la bolsa ocurra durante el proceso de parto, ya sea durante la dilatación o el expulsivo. Puede ser de manera espontánea con las contracciones, o artificial, cuando son los profesionales que nos atienden los que la rompen.

Generalmente esto se hace si la dilatación no avanza, para estimular o inducir el parto. Si no hay indicación clínica, no se debe romper la bolsa de manera artificial por 'rutina', por todos los beneficios que hemos visto anteriormente.

Las leyendas de la buena suerte sobre tener un parto velado

qué es un parto velado

Como te he adelantado al principio, tener un parto velado es una circunstancia muy poco frecuente, ocurre aproximadamente en uno de cada 80.000 partos según la literatura. Durante el parto, con las contracciones, aumenta la presión intrauterina. Al transcurrir todo el proceso con la bolsa íntegra, esta presión se reparte de manera más regular, por lo que las contracciones son mejor toleradas tanto por la mamá como por el bebé.

Además, al no haber tampoco compresión del cordón umbilical, la frecuencia cardiaca del bebé se mantiene más estable. Suelen ser nacimientos tranquilos y muy especiales. El bebé nace rodeado por la bolsa y el líquido amniótico, como si aún estuviera dentro del útero materno. Suelen ser las personas que atienden el nacimiento las que rasgan las membranas para que el bebé 'entre' en este mundo e inicie la respiración.

Este tipo de partos recibe nombres muy diferentes, según el lugar y la cultura donde se produzca: nacer con velo, con toquilla, con el manto de la virgen, velado, enmantillado… Y al ser tan poco frecuentes fueron surgiendo diferentes leyendas en cuanto al destino de estos bebés:

- En muchas culturas se piensa que son bebés afortunados, que van a tener una vida plena.

- Otros piensan que tendrán dones especiales para sanar y aliviar los males o para percibir las intenciones de las personas.

- En algunos lugares se piensa que, al haber llegado a este mundo rodeados del líquido amniótico, estos bebés están protegidos de morir ahogados.

Y tú, ¿habías oído hablar del nacimiento velado? ¿Quieres contarnos alguna leyenda sobre estos partos que no conozcamos?

Puedes leer más artículos similares a Tener un parto velado es sinónimo de buena suerte para el bebé, en la categoría de Parto en Guiainfantil.com.