Cómo saber si se ha roto la bolsa de líquido amniótico antes del parto

Cómo diferenciar el líquido amniótico del fujo vaginal durante el embarazo

Cristina González

Cuando estamos embarazadas nos surgen numerosas situaciones que no controlamos o que desconocemos y que nos pueden crear cierta inseguridad o incertidumbre. Por ejemplo, una de las dudas más comunes entre las embarazadas es cómo saber si hay rotura en la bolsa amniótica.

Te explicamos cómo saber se se ha roto la bolsa de líquido amniótico antes del parto o se ha producido alguna fuga y cómo diferenciarlo del flujo vaginal.

Te explicamos cómo saber si se ha roto la bolsa de líquido amniótico antes de tiempo 

Cómo saber si se ha roto la bolsa de líquido amniótico antes del parto

A lo largo de los 9 meses de gestación nuestro cuerpo sufre numerosos cambios y experimentamos sensaciones nuevas que antes nunca habíamos sentido. Otras por el contrario nos pueden hacer dudar entre uno u otro significado.

En ocasiones podemos notar que nuestra ropa interior está húmeda y nos surge la duda: ¿Cómo saber si he roto la bolsa o simplemente se trata de flujo vaginal?

La rotura de la bolsa también conocido como amniorrexis ocurre cuando hay una pérdida del líquido amniótico que rodea al bebé y se expulsa por la vagina. Algunas veces puede ser de manera muy abundante y evidente, es como una sensación de estar haciendo pis sin que podamos controlar nuestro esfínter puede ocurrir en cualquier situación, y otras sin embargo puede ocurrir en poca cantidad haciéndonos dudar sobre si se trata de flujo o rotura de la bolsa.

También podría tratarse simplemente de leves pérdidas de orina originadas por el peso del bebé y del útero sobre nuestra vejiga.

Otra opción es que esas pérdidas se traten simplemente de flujo que aumenta durante el embarazo por los cambios hormonales que sufre la futura mamá durante los nueve meses de gestación y como medida de prevención de posibles infecciones. Este flujo puede tornarse blanquecino, con un poco de olor, y es un signo normal y habitual.

Según se aproxime la fecha del parto este flujo puede volverse aún más abundante y denso, y puede ser signo de estar expulsando el conocido como tapón mucoso que protege el útero y que puede ir desprendiéndose poco a poco, aunque no siempre ocurre, según comienza el trabajo del parto.

Si ese flujo o secreción vaginal se volviera muy blanca podría tratarse de candidiasis vaginal que es muy frecuente en las embarazadas. Se trata de una infección por hongos en la vagina durante el embarazo y es muy común especialmente durante el segundo trimestre del embarazo. Genera un aumento del flujo, de tono blanquecino, genera cierto olor, y causa picor y escozor en la vagina.

Si tenemos cualquier incertidumbre, ante cualquier duda lo más recomendable es acudir de inmediato a nuestro médico para que pueda valorar el origen de esa pérdida o flujo y evitar de esta manera riesgos innecesarios.

Puedes leer más artículos similares a Cómo saber si se ha roto la bolsa de líquido amniótico antes del parto, en la categoría de Enfermedades - molestias en Guiainfantil.com.