Cómo educar para la igualdad a los niños

Una educación por la igualdad de géneros desde la infancia

Virginia Vicente Pascual

¿Os habéis parado a pensar si estáis educando en igualdad de género a vuestros hijos? Educar para la igualdad a los niños no se trata de que colaboren en las tareas del hogar y hagan su cama o recojan la mesa. Nos referimos a canalizar los mensajes que les llegan a través de los cuentos, la publicidad, las noticias o las canciones. ¿Creéis que debemos revisar las conclusiones que están extrayendo los niños de los medios y de los comportamientos que ven en su entorno?

Aquí os dejamos algunas de esas distintas formas que tienen ellos de conocer el mundo y de interpretar la realidad.

Pautas para educar en la igualdad a los niños

Educar a los niños en la igualdad de género

Concededles libertad para elegir los juguetes

Fijaos que cuando llegáis a un gran almacén de juguetes el espacio está dividido en dos partes bien delimitadas, la de los juguetes para las niñas es rosa y la de los juguetes para los niños es azul. En la de las niñas hay bebés, biberones, pañales, ropa, lavadoras, cocinitas, fregonas o disfraces de princesas. En la de los niños hay videojuegos, armas, coches, camiones, juegos de construcción, herramientas, dinosaurios

Tenemos que pensar que además de divertir a los niños, los juguetes son recursos didácticos de aprendizaje de estrategias de interacción social y forman parte de su preparación para la vida adulta.

Es importante que, aunque a vuestra hija le guste cuidar de bebés, también pueda observar que en la vida real los hombres cuidan de los bebés. Y que, si vuestro hijo quiere una muñeca, no se lo neguéis. También podéis elegir juguetes no sexistas y no violentos como de juegos de experimentos, juegos de mesa o kits de robótica.

No os importe si vuestros hijos son minoría en sus actividades extraescolares

Fomentamos de forma mayoritaria la presencia de chicas en actividades como el ballet y de chicos en actividades como el fútbol. Muchos padres desalientan a sus hijos varones si expresan su deseo de apuntarse a baile o a sus hijas si se quieren inscribir en el equipo de fútbol. Debemos apoyar los intereses de nuestros hijos y hacerles ver que no hay extraescolares para chicas y extraescolares para chicos.

Animemos a las niñas a acercarse a la tecnología y a las áreas STEM

Las mujeres son minoría en las facultades de informática (11%) y en otras carreras tecnológicas. En las ingenierías no llegan al 24% de representación. Animad a vuestras hijas a aprender programación porque el futuro se construye con código. Mostradles referentes de mujeres que trabajen en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Animadlas también a jugar a videojuegos.

Libros no sexistas y coeducativos para niños

En los cuentos tradicionales las princesas esperan a ser rescatadas por príncipes y no toman decisiones. Disney ya empezó a cambiar esto en sus últimas películas, pero si veis que estáis contando un cuento en el que los estereotipos de género están presentes, no dudéis en intervenir y aclarar a vuestros hijos esas situaciones que no son igualitarias o que presenten una sociedad desactualizada.

Elegid lecturas que fomenten la diversidad, la igualdad de oportunidades y la corresponsabilidad.

Los niños también lloran

Es importante que eduquéis a vuestros hijos varones en la expresión de los sentimientos y de las emociones. Hay frases que se heredan socialmente como "Los niños no lloran" o "No llores como una niña". Educadlos en el diálogo y enseñadles a ver que todos somos iguales y tenemos derecho a expresar lo que sentimos.

Cuidado con los mensajes de las canciones

Las letras de reguetón que escuchan nuestros hijos tampoco ayudan a difundir un mensaje de equidad de género. Las canciones incitan a la sumisión de la mujer y al poder del hombre sobre ella. En ellas se transmiten claros mensajes sexuales subliminales y no tan subliminales que, por suerte, muchos menores no captan. También el papel de las mujeres en los videoclips de este tipo de música responde a roles sexistas.

Escuchad la música que ponen vuestros hijos y cuando detectéis estrofas en las que se cosifica a la mujer, comentadlas con ellos y explicadles que esa no es una conducta positiva y haced que desarrollen su capacidad de análisis y su pensamiento crítico.

En definitiva, con pequeños gestos y explicaciones podemos cambiar las cosas, huir de los estereotipos, mostrar otros referentes educativos y hacer que los niños sientan que tienen las mismas oportunidades. El principal agente de cambio como siempre, es la educación, y en este caso, la educación por la igualdad que hará que nuestros hijos construyan una sociedad más libre y justa.