El derecho de los niños a la igualdad

Derecho de los niños a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad

Diego Fernandez

El primero de los derechos del niño en la Declaración Universal de Derechos del niño es el Derecho de los niños a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.

El derecho de los niños a la igualdad recoge que todo niño disfrutará de los derechos anunciados en esta Declaración. Estos derechos serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.

Por qué es importante el derecho del niño a la igualdad

El derecho a la igualdad en los niños

El derecho del niño a la igualdad en los niños pretende conseguir que todos los niños sean tratados de la misma forma, sean del origen que sean y se encuentren en el país que se encuentren. Los gobiernos por su parte tienen el compromiso de hacer cumplir este derecho.

Todo niño tiene derecho a ser respetado, está claro que no todos los niños son iguales, ni tienen las mismas costumbres, ni la misma educación, pero no por eso son diferentes y por tanto tienen el mismo derecho a ser respetado como individuo o como parte de una comunidad.

La desigualdad suele ser una causa de la marginación y la explotación, y estas a su vez suelen ser una causa de la desigualdad, tanto económica como social, por lo tanto es un circulo vicioso del que es complicado salir y más aún para los niños que son más vulnerables y se ven convertidos en víctimas.

Por qué debemos educar a los niños en la igualdad

Para que los niños crezcan en un ambiente de igualdad y aprendiendo que niños y niñas pueden gozar de los mismos Derechos, aquí listamos algunos consejos sobre cómo educarles en la igualdad.

1. Dando el ejemploTolerancia y respeto con todo el mundo desde el minuto uno. Los niños se comportan según lo que ven en su entorno y hay que darles ejemplo a la hora de relacionarse dentro de la familia y con otros niños. Debemos enseñarles que tener un color de piel diferente, o ser niño o niña, no significa que no se tenga las mismas obligaciones y derechos.

2. Dando la libertad a los niños de elegir sus juguetes. Las niñas no tienen porque elegir siempre muñecas o ropitas de muñeca, ni cocinas; y los niños no tienen porque elegir solo pelotas, coches, etc. Dejemos que ellos sean libres en su elección.

3. Dejando que los hijos elijan el deporte o actividad que quieran realizar por ejemplo en las clases extraescolares. Los niños pueden elegir baile, y las niñas al fútbol.

4. Contando cuentos que no sean machistas ni sexistas. A través de los cuentos los niños pueden aprender el valor de la igualdad.

5. Enseñando que los niños también lloran. Los niños, independientemente de su sexo, pueden expresar sus emociones libremente.

6. Vigilando las letras de las canciones que escuchan los niños. Hay muchas canciones que incitan a una conducta de desigualdad, que disminuyen el valor de la mujer y transmiten mensajes incitando las diferencias entre los sexos.