Las pesas como deporte durante la infancia

Respondemos algunas dudas sobre la práctica de pesas durante la infancia

Iván Carabaño Aguado

Los niños, al igual que los adultos, deben abandonar la tendencia al sedentarismo que está instalada cada vez con mayor arraigo en nuestro medio. El ejercicio físico, ejecutado con regularidad y sentido común es una de las prácticas de promoción de la salud más aconsejables.

Desde guiainfantil.com, ya hemos hablado de la pirámide del ejercicio físico, y de los deportes que son más convenientes. En esta ocasión, queremos hablarte de si los niños pueden hacer pesas o no.Aquí tienes las ventajas y desventajas de las pesas como deporte durante la infancia.

Ventajas y desventajas de las pesas como deporte durante la infancia

Ventajas y desventajas de hacer pesas para los niños 

Muchos padres nos han hecho llegar sus dudas acerca de las pesas. ¿Puede un niño hacer pesas? ¿Le beneficia o no? Te contamos cuáles son las ventajas y desventajas de hacer pesas para los niños, respondiendo a las principales preguntas y dudas que giran en torno a este deporte: 

1. ¿Las pesas son malas para el crecimiento de los niños?

Con frecuencia escuchamos que las pesas son nocivas para el crecimiento infantil, pero no hay pruebas científicas que acrediten que esto es así. Dada esta creencia generalizada, es infrecuente que el entrenamiento de algunas prácticas deportivas incluya la realización de levantamiento de pesas. No obstante, la sociedad sí que acepta que el propio cuerpo sea una pesa. Por ejemplo, podemos ver a niños que hacen fondos o flexiones, y este hecho se acepta con naturalidad como potenciador de la musculatura de los brazos y el pecho.

2. Entonces, ¿el ejercicio físico de potenciación muscular es lícito?

Sí, pero aplicado con sentido común, y dirigido por un entrenador con la capacidad suficiente como para saber tutelarlo. Además, es importante que el ejercicio potenciador de los músculos esté debidamente equilibrado con un programa posterior de estiramientos. Tan importante es garantizar la potencia del músculo como su elasticidad. Tan importante es trabajar con un músculo como saber relajarlo.

3. ¿Cómo sería un entrenamiento con pesas adecuado?

En primer lugar, la carga que se emplea ha de ser razonable, y adaptada a la edad del menor. Por otro lado, ha de tenerse en cuenta que la zona de crecimiento del hueso no ha de ser sometida a una sobrecarga intensa. Esto es: los ejercicios de potenciación muscular han de ser breves en el tiempo. En los niños de menor edad se pueden plantear en un contexto lúdico y divertido, como un juego más.

4. ¿El ejercicio físico anaeróbico está contraindicado en la infancia?

Cada vez más estudios acreditan que el ejercicio físico anaeróbico (esto es: aquel que se ejecuta durante períodos de tiempo breves, con gran intensidad) no solo no está contraindicado sino que es beneficioso, y puede armonizar bien con el ejercicio físico aeróbico (aquel que se realiza durante períodos más largos, y con menor intensidad). El ejercicio anaeróbico parece ser útil para reducir el peso corporal y como estrategia para prevenir la osteoporosis.

En resumen: los niños deben practicar ejercicio físico con regularidad. Lo ideal es hacer deportes en equipo, y a ser posible al aire libre. La finalidad que ha de buscarse no ha de ser exclusivamente la de competir, sino la de pasar un rato agradable y constructivo. Las pesas, aplicadas razonablemente y dirigidas por un experto, pueden ser un recurso más. Pero nunca han de ser ni la única estrategia ni el único recurso.