6 actividades imprescindibles para ayudar a hablar bien a un niño

Ayuda a tu hijo a solucionar sus pequeños problemas con el lenguaje y el habla

Estefanía Esteban

No todos los niños aprenden a hablar igual. Ni llevan un mismo ritmo ni tampoco tienen la misma facilidad para reproducir los fonemas. Hay niños que tartamudean cuando aprenden a hablar, otros a los que les cuesta muchísimo pronunciar una letra en concreto. Muchos niños tienen dificultades con las palabras que incluyen la letra 'R'. Otros, cambian la 'S' por la 'C'...

Te explicamos cómo ayudar a tu hijo a hablar mejor mediante una serie de juegos y pequeños trucos: apunta estas 6 actividades para ayudar a hablar bien a un niño y soluciona los problemas que tu hijo pueda tener con el lenguaje.

6 fantásticas actividades para ayudar a hablar bien a tu hijo

Actividades para ayudar a hablar bien a un niño

Tú puedes ayudar a tu hijo a hablar bien y a mejorar sus pequeños problemas con el lenguaje. ¿Cómo? Mediante unas sencillas actividades que podrás practicar con él en casa. Apunta todas estas:

  1. Leer juntos. Si dejas que lea él solo, no podrás corregir sus errores de pronunciación. Debes permanecer a su lado y pedirle que lea en voz alta. Cuando tropiece con algún fonema o palabra, pídele que la repita varias veces. De esta forma, él se dará cuenta de sus fallos y aprenderá a solucionarlos. La repetición es un buen sistema.
  2. Utiliza textos con rima. La rima ayuda a los niños a articular las palabras y además siempre les parecerá más divertido. Leer un texto con rima es más beneficioso y ameno. Por eso, es recomendable utilizar poemas cortos con rima, que además conseguirán mantener por más tiempo la atención y concentración de tu hijo.
  3. El juego de las pajitas. Utiliza pajitas, cañas o popotes con tu hijo para pronunciar esas palabras que tanto le cuestan. Será un juego muy divertido. En realidad, puedes usarlas para dos juegos muy beneficiosos. El primero de ellos: Pide a tu hijo que se coloque una pajita en la boca e intentar vocalizar sin que se le caiga. ¿Conseguirás entender lo que dice? Además de divertirse, conseguirá grandes avances en la articulación de las palabras. El segundo juego: Con la pajita en la boca, coloca un vaso de plástico boca abajo. Pide a tu hijo que sople con todas sus fuerzas. El objetivo es mover el vaso todo lo que pueda. Con este juego, conseguirás que tu hijo fortalezca los músculos de la mandíbula y los labios.
  4. Cantar (juntos). ¿Sabías que cantando se solucionan muchos problemas de logopedia? Por ejemplo, el famosos cantante Ed Sheeran, ha reconocido en público que de niño era tartamudo, y que gracia al rap, consiguió vencer su tartamudez. Escoge canciones repetitivas, con un estribillo muy marcado, o si te atreves, alguna canción de rap, y canta en forma de Karaoke con tu hijo. Si es muy pequeño y prefiere las canciones más infantiles, puedes apostar por canciones con fonemas más 'conflictivos', como 'Estrellita estrellita', o bien muy rápidas como 'La rana cantaba debajo del agua'.
  5. Pronunciar vocales. Parece sencillo, pero la actividad debe hacerse de esta forma: debes pedir a tu hijo que inspire por la nariz profundamente y que al soltar el aire por la boca lentamente, pronuncie la vocal, manteniendo el sonido por mucho tiempo, tanto como le permitan sus pulmones.
  6. Marionetas. Tal vez te parezca un juego destinado más bien a la mejora de la autoestima o a un ejercicio de inteligencia emocional. Pero las marionetas tienen muchas otras utilidades. Entre ellas, la de mejorar los problemas con el habla. Utiliza marionetas muy 'parlanchinas'. Tu hijo deberá improvisar y hablar sin parar. De esta forma, estará practicando la articulación de las palabras mediante el juego. Y de paso... ¡estará incentivando su imaginación! recuerda dirigir tú la trama de la historia y ayudarle a pronunciar las palabras que más le cuesten.