Cómo pueden los padres prevenir la obesidad infantil desde casa

Alimentos permitidos y que se deben evitar en la alimentación de los niños para que no ganen peso

Meybol Lorena Ramírez

Cada vez hay más niños obesos: comen mal, ingieren muchas grasas y alimentos azucarados y realizan poca actividad física. Evitar esta pandemia es responsabilidad de todos, empezando por los adultos. ¿Cómo pueden los padres prevenir la obesidad infantil desde casa? ¡Te damos algunos consejos!

Consecuencias a corto y largo plazo de la obesidad infantil

prevenir obesidad infantil

La obesidad infantil es una enfermedad que está en ascenso cada día. Lamentablemente las cifras en la  edad pediátrica a nivel mundial son alarmantes. Entes como la OMS han publicado en múltiples oportunidades que esta condición se puede prevenir si se sigue un estilo de vida saludable y se inculcan hábitos desde edades tempranas de la vida.

Y todo esto a fin de evitar más adelante enfermedades como hipertensión, diabetes, dislipidemias (grasas elevadas en sangre), enfermedades del corazón, ciertos tipos de cánceres o resistencia a la insulina. La mayoría de la población cree que solo son enfermedades del adulto, desconociendo que los niños también las pueden padecer, pudiendo aparecer en edades tempranas de la vida o en la vida adulta.

Pero, ¿qué ocurre a corto plazo? ¿qué pasa en el día a día con los niños que tienen un exceso de peso? Les cuesta mucho conciliar el sueño, lo que repercute en su rendimiento escolar, costándoles más concentrarse y llevar los estudios al día. Otras de la consecuencias es aislamiento social y baja autoestima. Los niños pierden movilidad, lo que hace que no puedan participar con sus amigos en juegos o actividades.

La idea para prevenir criar a niños obesos

Ahora bien, para iniciar este artículo quiero que sepas un poco de lo que se conoce como 'los primeros mil días'. Esto no es más que la alimentación que recibe tu bebé durante el tiempo que está en tu vientre que son los 270 días de embarazo y el primer (365 días) y segundo año de vida (365 días) fuera de tu barriga.

Toda la alimentación que tu hijo recibe en ese período va a marcar  de manera negativa o positiva el resto de su vida. Te hablo de ello, ya que, además existe una ventana de oportunidad a nivel nutricional en esa etapa, puesto que, los primeros alimentos y la variedad y calidad de los mismos va a repercutir en gran medida en que tu hijo se incline más por una alimentación sana o inadecuada.

Por ello es importante al iniciar la alimentación complementaria ofrecer alimentos sanos, nutritivos, que incluyan todos los grupos alimenticios, y desde el inicio enseñarles a inclinarse por alimentos sanos y eliminar aquellos que hacen daño. También es importante, como señalan desde la Atención Integral de Enfermedades Prevalentes en la Infancia 'evitar comer viendo la televisión o utilizar la comida como castigo o premio'.

La dieta recomendable incluye realizar 3 comidas principales y 2 refrigerios o tentempiés, y que abarquen los siguientes grupos de alimentos:

- Proteínas tanto vegetales como animales (en lo posible evitar carne roja) y/o huevos.

- Carbohidratos, cereales de preferencia integral (no me refiero a cereales procesados), tubérculos y legumbres (alubias, lentejas, soja, garbanzos...).

- Frutas, verduras y hortalizas a diario y de diferente color, ya que de ello depende el nutriente.

- Grasas saludables, aguacate, aceite de oliva, semillas o frutos secos.

- Lácteos, entre ellos queso, yogurt y leche, sin abusar, ya que en grandes cantidades puede conducir a anemia por falta de hierro, estreñimiento e incremento del Indice de Masa Corporal (IMC).

Alimentos que se deben eliminar para evitar un aumento de peso

obesidad infantil

La mejor opción de refrigerios o tentempiés siempre va a ser la fruta. Es importante que se eviten alimentos  con grandes cantidades de azúcares, zumos (se recomienda la fruta entera o en trozo y no en jugos), bollería industrial y golosinas, así como alimentos procesados y ultraprocesados, frituras, gaseosas, galletas dulces, bebidas achocolatadas, entre otros.

Todos los alimentos antes descritos son altos en calorías, lo que hace que  el niño se sacie rápidamente y desplace alimentos que sí son nutritivos, alterando su paladar e inclinándose por alimentos muy dulces o muy salados.

Además de lo anterior, también es importante comer en familia, por ello los padres deben alimentarse de forma sana y dar el ejemplo, ya que los niños son imitadores por excelencia; también es conveniente no sobornar, no regañar, no castigar, no obligar... La hora de la comida debe ser un momento para compartir en familia y para reír. ¿Y si lo convertimos en la rutina más hermosa de la casa?

El papel del ejercicio físico para luchar contra la obesidad en los niños

Y por último, para complementar todo lo anterior, es necesario no olvidar el papel de la actividad física en la obesidad. Esta puede ir desde caminar 30 minutos diarios, hasta actividades deportivas como la natación, el fútbol o el basket y otras que ayuden a mejorar la salud del niño.

Habrá situaciones o momentos en los que no sea fácil realizar este tipo de actividades porque no podáis salir de casa, así que desde Guiainfantil.com lo que te recomendamos es que hagáis ejercicio en casa: puede ser correr un rato por el pasillo o en el salón de casa, hacer algún juego que implica movimiento, como puede ser bailar, o subir y bajas escaleras del portal.

Se debe evitar el uso indiscriminado de pantallas electrónicas, ya que solo favorecen el sedentarismo y, por tanto, no contribuye a mejorar la salud del niño sino en muchos casos empeorarla.

Puedes leer más artículos similares a Cómo pueden los padres prevenir la obesidad infantil desde casa, en la categoría de Obesidad en Guiainfantil.com.