Cómo afecta la melatonina en el sueño de los niños

Cómo conseguir buenos hábitos del sueño con los niños

Olga Sesé
Olga Sesé Coach del sueño infantil

Seguramente muchas familias estén pasando por la dificultad de enfrentarse a problemas con el sueño infantil de los niños. Desesperados, se plantean darles melatonina, una hormona en principio producida por el cuerpo que regula el ciclo día-noche y que también se puede administrar como medicamento, pero cuyo uso sin un control médico puede alterar este proceso. ¿Quieres saber realmente cómo afecta la melatonina en el sueño infantil, cuál es su función y en qué casos se puede administrar?

El uso de la melatonina para el sueño infantil 

melatonina y el sueño infantil

Uno de los trastornos del sueño que más afecta a bebés y niños pequeños es el insomnio. Aproximadamente el 80% de estos casos se debe a factores ambientales y de malos hábitos del sueño.

El sueño del bebé tiene un proceso evolutivo. A partir de los 4 meses, el cerebro comienza a madurar y los patrones de sueño cambian. El ritmo circadiano comienza a funcionar y el sueño tiende a estructurarse.

Los ritmos circadianos son importantes para determinar los patrones de sueño. Es el reloj de nuestro cuerpo y es el encargado de controlar la producción de melatonina, la hormona que hacer relajarse e inducir a sueño, y el cortisol, la hormona que nos hace estar más activos por la mañana. La luz es la señal principal que influye en los ritmos circadianos, activando o desactivando genes que controlan los relojes internos de nuestro organismo.

La secreción de melatonina generalmente es baja durante el día y se eleva por la noche, lo que provoca que el reloj del cuerpo se prepare para dormir. Los niveles altos de cortisol, por su parte, pueden conducir a la privación del sueño y provocarán que tu hijo duerma mal y posiblemente se despierte muy temprano por la mañana.

Cuando se le da a un niño melatonina (sintética o exógena), cambia su ritmo circadiano, pero eso no significa que vaya a dormir mejor. Seguramente conciliará el sueño más rápido, pero una vez se le pase el efecto de la melatonina despertará y como su problema viene de raíz, que no sabe dormir, el problema continuará estando ahí.

Como hemos dicho más arriba, la melatonina debe estar siempre supervisada por el pediatra, y es que no todos los niños pueden tomar esta sustancia. No se recomienda su uso en menores de seis meses, tampoco en pequeños con enfermedades autoinmunes, tumores hematológicos, asma mal controlado, diabetes o epilepsia.

A partir de esa edad se ha demostrado su eficacia como regulador del ritmo vigilia/sueño, es decir el estar despierto y dormir. En cuanto a la cantidad recomendada se sitúa en 1 a 3 mg al día y su tratamiento no debería de exceder los 4 semanas en lactantes ya que se desconocen aún sus efectos secundarios a medio y largo plazo. En el caso de tratarse de niños mayores, el tiempo podría alargarse, pero siempre bajo la pauta dictada por el facultativo.

Cómo conseguir unos buenos hábitos de sueño

melatonina y sueño infantil

Considerando todos estos factores, la solución al problema de sueño infantil no es administrar melatonina sino trabajar en unos buenos hábitos de sueño saludables. ¡A continuación te damos unos consejos!

- Una hora antes de acostar a tu hijo, crea un ambiente tranquilo en casa bajando las luces. Atenuar la luz permite que la melatonina se eleve en su patrón natural.

- Por lo menos 30 minutos antes de ir a dormir, apaga el uso de pantallas, móviles o tablets. El uso de la luz artificial de estas pantallas puede influir en la producción de melatonina, alterando su producción natural.

- Ten cuidado con las largas siestas de la tarde. Intenta respetar los tiempos de vigilia según la edad de tu hijo, para que llegue con sueño, pero no sobre cansado a la cama.

- Ponerlos en la cama más tarde, para intentar que duerman más tiempo, empeorará el problema. De manera contraria a la intuición, necesitan ir a la cama antes y tener la cantidad adecuada de siestas a lo largo del día para poder dormir más por la noche.

- Mantén un lugar estable para dormir, esto significa evitar traerlo a vuestra cama.

- Cuando necesites iluminación artificial por la noche, usa una lucecita muy tenue y que no ilumine toda la habitación.

- Crea una buena rutina de sueño antes de ir a dormir, que incluye disminuir los estímulos sonoros y luminosos al mínimo. Se pueden incluir cuentos para que el niño vaya asociando que ya es hora de ir a la cama.

- Intenta que concilie el sueño en su cuna/cama, sin apoyos de sueño.

- El dormitorio de los niños debe ser acogedor y saludable, libre de aparatos electrónicos.

- Y evita el consumo de todos los alimentos estimulantes por la noche.

** Recomendaciones extraídas de los libros de los expertos en sueño infantil: Tracy Hogg, Elisabeth Pantley, Kim West, National Sleep Fundation y algunos más. Y de la Asociación Española de Pediatría. 

Puedes leer más artículos similares a Cómo afecta la melatonina en el sueño de los niños, en la categoría de Sueño infantil en Guiainfantil.com.