Por qué tu hijo debe acostumbrarse a dormir a oscuras - Sueño infantil

Rutinas para que los niños tengan una buena higiene del sueño

Núria Capdevila García
Núria Capdevila García Redactora y maestra de inglés

Disfrutar de un sueño de calidad es importante a cualquier edad: permite que nuestro cuerpo se recargue de energía y que todos nuestros procesos vitales se restablezcan. Los niños necesitan más horas de sueño que los adultos. Y, sobre todo, que este sea de calidad. ¿Es mejor que tu hijo se acostumbre a dormir a oscuras? ¿Podemos dejar que los niños duerman con luz para que no tengan miedo a la oscuridad? Resolvemos las dudas.

Acostumbrar a los niños a dormir a oscuras

Cómo acostumbrar a los niños a dormir a oscuras

Hay muchos factores que pueden perturbar el sueño de nuestros pequeños y hacer del momento de ir a la cama un completo drama. Muchos de estos factores se deben a rutinas equivocadas que los padres establecemos, sin querer, desde su nacimiento. Y, una de ellas, es dejarles dormir con la luz encendida.

Con la oscuridad, nuestro organismo produce melatonina, la hormona que nos permite descansar mejor. Cuando dejamos que nuestro hijo duerma con luz, por tenue que esta sea, sus niveles de melatonina no serán los adecuados y aparecerán problemas a la hora de conciliar el sueño. Del mismo modo, su sueño se volverá más frágil y se despertará varias veces por la noche.

Consecuencias de dejar que tu hijo duerma con luz

Cuando los niños duermen con luz

Como hemos mencionado, dejar que los niños duerman con luz tiene consecuencias negativas para su salud. Y, una de ellas es el desarrollo de problemas visuales, como la miopía, a edades muy tempranas.

Además, si acostumbramos a nuestros hijos a dormir con luz desde su nacimiento, estos desarrollarán una dependencia hacia ella, la cual se traducirá en una falta de autonomía y autoestima, pues no serán capaces de dormir en cualquier entorno o circunstancia. Como consecuencia, nuestros hijos se volverán más inseguros.

Por todo ello, es importante que los padres adoptemos rutinas del sueño sanas para nuestros hijos desde su nacimiento.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a dormir sin luz por la noche?

Niños que duermen en la oscuridad

Para evitar que nuestros hijos desarrollen esta dependencia a la luz para dormir, los padres debemos fomentar una buena higiene del sueño desde su nacimiento. Para ello, cuando son bebés, será esencial dejar que duerman con un poco de luz durante el día y acostumbrarles a los pequeños ruidos de la casa. Sin embargo, por la noche, debemos ofrecerles un ambiente tranquilo, cálido y sin luz.

Si nuestros hijos ya se han acostumbrado a dormir con luz, los padres debemos buscar estrategias para modificar esta conducta y garantizarles un buen descanso. Para ello, lo primero y lo más importante es acabar con esta dependencia a la luz: debemos hacerlo poco a poco, disminuyendo la intensidad de esta hasta que se acostumbren a dormir sin ella. También podemos acompañarlos un rato hasta que se tranquilicen y dejar una pequeña luz encendida en otra habitación.

Reforzar los pequeños progresos y validar sus emociones también nos ayudará a que nuestro hijo se sienta más seguro de sí mismo y esté más dispuesto a hacer este pequeño esfuerzo día a día.

¿Qué rutinas de higiene del sueño necesitan los niños?

Higiene del sueño infantil

Una buena higiene del sueño empieza por establecer pequeñas rutinas diarias con las que debemos ser muy firmes y no ceder ante los deseos de nuestros hijos.

Para empezar, podemos ayudar a nuestros hijos a relajarse con un buen baño caliente antes de la cena. También es de suma importancia evitar exponer a nuestros hijos a pantallas antes de acostarles, y ofrecerles un espacio cómodo y tranquilo.

Contarles un cuento o cantarles nanas es algo que también podemos añadir a su rutina nocturna de sueño. Sin embargo, debemos hacerlo siempre en su habitación y con muy poca luz. Además, debemos evitar quedarnos dormidos con nuestros hijos, pues al movernos para irnos de la habitación, se despertarán y será complicado conseguir que se vuelvan a dormir.

Por último, también podemos ofrecerles un peluche o una manita para que duerman con ella. De este modo, se sentirán acompañados y les será mucho más fácil conciliar el sueño.

Si conseguimos que nuestros hijos duerman sin luz y adoptamos unas buenas rutinas de sueño, veremos como descansan mejor, están más activos durante el día y desarrollan una buena autoestima, la cual les acompañará durante el resto de sus vidas.

Puedes leer más artículos similares a Por qué tu hijo debe acostumbrarse a dormir a oscuras - Sueño infantil, en la categoría de Sueño infantil en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: