La piel durante el embarazo

La piel de la embarazada es más susceptible a algunas alteraciones

Los cambios hormonales y vasculares que produce el embarazo en el cuerpo de la mujer acaban provocando algunos cambios muy visibles en la piel durante el embarazo. Aunque no todas las mujeres embarazadas sufren alteraciones en la piel, la mayoría, en un determinado momento, pueden presentar irritación, eczemas, alergias, sequedad y manchas en alguna parte del cuerpo.

Alergias cutáneas durante la gestación

Durante el embarazo, la piel de la mujer es más susceptible a las irritaciones por el uso de productos como los cosméticos, desodorantes y perfumes. Por esta razón, es recomendable utilizar jabones neutros o emulsiones de limpieza apropiadas al biotipo cutáneo. Se debe evitar la manipulación de productos de limpieza, así como el uso de hidratantes que contengan perfumes o antisépticos que puedan irritar la piel. Por otro lado, la piel durante el embarazo tiene una mayor predisposición a desarrollar alergias a bisuterías o/y a alimentos. En este caso, sería bueno observar qué tipo de alimento o de objeto están causando irritaciones en la piel para evitarlo.

La piel en el embarazo

La sequedad de la piel en el embarazo

Durante el embarazo, hay mujeres que presentan tanto piel muy seca como piel muy grasa. La piel durante el embarazo está más sensible y lo mejor es evitar baños largos y con agua muy caliente. Se aconseja hidratar bien la piel al finalizar el baño, con cremas que contengan vitamina A y D, para que aumenten la luminosidad de la piel y le otorgue elasticidad extra para afrontar el estiramiento durante la gestación. Es muy normal que, cuando la tripa empieza a crecer y su piel a estirar, la mujer sienta ciertos picores en el abdomen, y note la presencia de escamas debidas a la piel seca. En este caso, es conveniente utilizar cremas específicas para calmar la piel seca y el picor.

Las manchas en la piel de la embarazada

Las manchas son un problema estético preocupa a muchas mujeres embarazadas. Según las estadísticas, un 70 por ciento de las embarazadas pueden presentar manchas marrones oscuras en el rosto, en la frente, las mejillas, la nariz y el bigote. Estas manchas son conocidas con el nombre de cloasma gravídico o melasma, y puede aparecer durante el primer trimestre de embarazo, acentuándose en los últimos meses cuando los niveles hormonales son más elevados. La exposición al sol puede empeorar el problema. Para prevenirlo, se debe evitar la radiación ultravioleta, utilizando cremas protectoras solares altos. Terminada la lactancia, el dermatólogo puede indicar cremas para clarear la piel. Si el melasma no es profundo, en 18 meses las manchas podrán desaparecer. 

Las estrías y la celulitis en el embarazo

Un 90 por ciento de las embarazadas presentan estrías en la piel durante el embarazo (líneas rosadas, nacaradas o blancas) que suelen aparecer en el abdomen, muslos y mamas, entre el sexto y el séptimo mes de gestación. Surgen debido al rápido aumento de la tensión y estiramiento del tejido de la piel, con la ruptura de fibras de colágeno y elásticas. La predisposición genética para tener bebés de alto peso y el aumento de la actividad de la glándula suprarrenal son los factores que llevan a la mujer presentar estrías.

Para prevenir la aparición de estrías, lo mejor es mantener un peso apropiado durante el embarazo, utilizar cremas hidratantes con vitaminas A y D. En el caso de que ya tengas estrías, existen tratamientos que, al finalizar la lactancia, pueden ser muy efectivos. Conviene consultar siempre con tu médico.

En cuanto a la celulitis, se recomienda dar paseos a diario para evitarla o combatirla, seguir una dieta sana y tomar agua en abundancia, al menos, unos dos litros al día. Si el médico lo autoriza, se pueden iniciar sesiones de drenaje linfático manual para mejorar los edemas, y una vez finalizada la lactancia, podrás realizar sesiones de mesoterapia para mejorar la circulación.

Los cuidados con la piel en el embarazo

Para no dejarse la piel durante el embarazo, sigue estos consejos:

1. Todo producto que uses en la piel debe estar autorizado por el médico, ya que puede absorberse y pasar al torrente sanguíneo y al bebé.
2. Evita exponerte al sol y usa cremas de protección solar 50 UVA y B para prevenir las manchas.
3. Busca mantener el peso corporal adecuado durante el embarazo.
4. Hidrata la piel con cremas de vitaminas A y D.
5: Evita el uso de cremas antiarrugas o antiacné que contengan retinoides, así como de cremas anticelulíticas, dermoaclarantes o tratamientos de mesoterapia. Mejo consulta a un dermatólogo.
6. Evita cualquier tratamiento con láser, luz pulsada o peeling porque son incompatibles con el embarazo.

Fuente consultada:
- kidshealth.org
- nuevadermatologia.com.ar