Seguridad en la natación infantil

Los riesgos existen en la práctica de la natación por niños y bebés

Considerando que la natación es una actividad para divertir y entretener a los niños, y no para convertirlos en eximios nadadores, no se pueden dejar de lado algunas medidas de seguridad que los padres deben considerar a la hora de estar con sus niños en el agua. Del mismo modo que un niño puede sufrir un accidente en tierra firme, el agua también es peligroso.

No se puede creer en ciertos programas que anuncian que los niños son capaces de autocuidarse e incluso de salvarse en una situación de emergencia. Los riesgos existen y los padres deben ser conscientes de estas limitaciones.

Prevención y medidas de seguridad en la natación infantil

seguridad de los niños en la piscina

- El niño no deberá jamás estar en el agua sin la supervisión directa de un adulto. En una breve distracción puede que ocurra un accidente. - Evita todos los tipos de juguetes e incluso los flotadores en la piscina. Si tu hijo es un bebé, estará más seguro en tus brazos. Si ya es un niño mayor, estará más seguro con unos manguitos. Pero siempre con la supervisión de un adulto.

- No dejes entrar a tus hijos en una piscina cuyo fondo no sea perfectamente visible. Los padres deben atender siempre a que el agua de la piscina esté limpia y con los cuidados sanitarios controlados, para evitar una intoxicación hídrica.

- No permitas a tus niños saltar de pie desde el borde de la piscina. Es peligroso para ellos porque pueden caer mal y golpear su cabeza contra el borde; y también es peligroso para otros nadadores que pasan bajo el agua sin ser advertidos.

- Vigila constantemente a los niños cerca del agua, aunque sepan nadar.

- Prohíbe los empujones y juegos de manos en el agua, así como también las carreras alrededor de la piscina como medida para evitar resbalones y caídas.

- Evita la inmersión completa de los niños que no han aprendido a controlar su respiración bajo el agua pues ésta puede ser aspirada y pasar a los pulmones con graves consecuencias.

- Presta particular atención a la instalación eléctrica y conexión en la piscina. Los equipos deberán estar adecuadamente protegidos, por sistemas de corte, en lo posible dobles (por si alguno fallara), siendo indispensable conservar actualizado el mantenimiento.

- El equipo deberá estar fuera del alcance de los niños, que como se sabe, son atraídos por botones y por llaves.