Cuánto calcio necesitan las embarazadas según su edad

El calcio en la infancia, embarazo, lactancia y la menopausia

Carlota ReviriegoNutricionista

El calcio es uno de los minerales que tienen especial y particular importancia durante toda la vida. Durante la infancia, un adecuado aporte de calcio asegura unos huesos y dientes sanos, por lo que ha de estar muy presente en la dieta, pero además, en las mujeres hay tres momentos primordiales en los que su importancia es aún mayor.

En primer lugar, durante el embarazo, ya que se está desarrollando el feto y sus huesos requieren de un aporte extra, en segundo lugar, durante la lactancia, ya que la leche materna proporciona el calcio necesario para la correcta alimentación y crecimiento del bebe, y en tercer lugar, durante la menopausia, cuando se pierden o empeoran algunas de las capacidades de fijación del mismo.

El calcio durante la infancia, embarazo, lactancia y menopausia

Embarazada con vaso de leche

Infancia: En general, en niños, el aporte recomendado va desde los 500-800mg diarios hasta alcanzar los 1100mg durante la adolescencia, periodo en el que hay un nuevo pico de crecimiento. Tras este periodo, y al alcanzar la edad adulta, la recomendación disminuye hasta aproximadamente los 800mg al día. 

Embarazo: Durante el embarazo, la lactancia y la menopausia, se recomienda un aporte extra de calcio de entre 200 y 300mg por encima de las recomendaciones habituales, pero siempre manteniéndose por debajo del máximo nivel de seguridad, alrededor de los 2000-2500mg, ya que, por encima, puede producir estreñimiento, aumentar el riesgo de formación de cálculos y otras alteraciones renales e interferir en la absorción de otros minerales como hierro, magnesio y zinc. A modo de orientación, se puede tomar como referencia un vaso de leche, que proporciona aproximadamente unos 300mg de calcio.

Lactancia: Curiosamente, está bastante extendida la creencia de que lactancia materna afecta a la absorción del calcio y su posterior fijación al hueso, por lo que las lactancias prolongadas serian un boleto seguro para la osteoporosis con la llegada de la menopausia. También el número de embarazos y el espacio temporal entre ellos, dificultarían este proceso. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. 

Menopausia: Han sido muchos los estudios realizados a lo largo de los años en referencia a la evolución de la masa ósea de las mujeres tras los embarazos y lactancias y su influencia en la osteoporosis en la menopausia. En la gran mayoría, se analiza la pérdida de masa ósea durante la lactancia, y los resultados y observaciones permiten demostrar que ese calcio se recupera poco a poco una vez se comienza con la alimentación complementaria, alrededor de 6 meses tras el parto. Curiosamente, ésta pérdida de masa ósea se da también aunque se alimente al bebé con lactancia artificial

Cómo influyen los embarazos en los huesos de la mujer

Algunos estudios han permitido incluso observar también que el número de embarazos no influye tampoco en esta perdida, y que, aunque se trate de embarazos muy seguidos, la salud ósea de la madre no se ve comprometida. Y otros van más allá aun, observando que la dieta materna no puede evitar ni la perdida de calcio tras el parto, ni la posterior recuperación de la masa ósea, sino que es independiente de la ingesta materna de calcio. La hipótesis más fiable es que el metabolismo del calcio se ve, durante embarazo y lactancia, 

Ni un elevado número de embarazos, de hasta 5 o más hijos, ni periodos de lactancia superiores a los 2 años, causan disminución alguna, a largo plazo, de la densidad ósea. La densidad ósea de la mujer puede considerarse independiente de estos factores, y la osteoporosis que pueda diagnosticarse en la menopausia, nada tiene que ver con el tiempo de amamantamiento ni del número de vástagos.