Recetas de cocina para los niños

Una selección de la mejores recetas de cocina para los niños

Reunimos una selección de la mejores recetas de cocina para los niños. Eso sí, recetas más divertidas, con un fuerte sabor a familia. Sugerimos que la comida de los más pequeños sea lo más sencilla posible para acertar en la selección del menú infantil. Creemos que la sencillez y la tradición de las recetas son los secretos para que los padres no se estresen en la lucha para hacer con que el niño coma bien.

Consejos para que los niños disfruten de la cocina y comida

dos niñas vestidas de cocineras

Sigue algunos consejos para que los niños se diviertan, tanto comiendo como preparando la comida en la cocina:

- La comida no es un premio, no es un castigo.

- La comida no debe ser un desahogo a las tensiones y ansiedad de los niños.

- La comida debe tener su lugar, su hora y su control.

- La comida debe ser preparada en un ambiente tranquilo y limpio.

- Antes de compartir la cocina con los niños, verificar si no hay objetos o muebles que puedan representar un riesgo para los pequeños.

- Tareas como poner y quitar la fuente del horno, utilizar la cocina, etc., deben ser realizadas por una persona adulta.

- Es aconsejable, para una mejor organización, dividir las tareas en la cocina. Quién pesa, quién corta, quién decora los platos, etc.

Los grandes responsables por el sobrepeso de un niño son sus padres, aquellos que determinan lo que se consume en la casa. Normalmente, sea por los errores, obsesiones, o por el desconocimiento y ignorancia de sus padres, los niños consumen más cantidad de alimentos de la que necesitan, y su alimentación es muy rica en grasas, azúcares, presentes en grandes cantidades de carne, en alimentos precocinados, y en los dulces y bollos. Son niños que no consumen verduras, legumbres, frutas, ni pescado.

Los grandes responsables por los accidentes domesticos en la cocina son los padres. En la cocina, por lo general, es donde ocurren más accidentes con los niños. Así que es recomendable vigilar a los niños mientras estén en la cocina.