5 juegos para evitar las rabietas infantiles en el coche

Actividades para que los niños no se agobien durante un viaje

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Cuando los niños tienen que pasar mucho tiempo en el coche sin moverse, porque el traslado es más largo, pueden surgir las temidas rabietas. Estos momentos de desesperación, cansancio, aburrimiento y agobio por parte de los niños pueden llegar a poner muy nerviosos a los padres, que no pueden controlarlas tan fácilmente como cuando no se va conduciendo o de copiloto.

Para evitar esta desagradable situación, te proponemos una serie de juegos que puedes utilizar  en el coche para que no se den lugar las rabietas infantiles. 

5 juegos para evitar las rabietas del coche 

 Juegos para evitar rabietas de los niños

1. Canciones: No hay nada más mítico en un coche que cantar. Ya sea con la radio, con canciones conocidas o inventadas, los niños pueden establecer sus propias rutinas de música para mantenerse entretenidos. Lo mejor es que cada uno interprete una estrofa y juntos se cante el estribillo para que se convierta en un verdadero juego y no se cansen enseguida. 

2. Veo - Veo: Este juego es muy típico, pero también muy efectivo para que los niños se diviertan. Este juego trata de que uno de los participantes empiece con: Veo, veo. Y otro responda: ¿Qué ves? Y de este modo, se vaya estableciendo el juego de pistas, en el que quien lleva la voz cantante describe el elemento que visualiza en ese momento. Es necesario que sea algo real y no inventado, es decir, una bolsa que está en el coche, otro automóvil, la carretera, el sol... También pueden darse pistas sobre la letra por la que empieza el sujeto en cuestión hasta que el otro lo adivine. 

3. Los personajes con pistas: Jugar a adivinar qué personaje está pensando la otra persona es una actividad muy estimulante que encanta a los niños. Ellos pueden hacer varias preguntas sobre el personaje en cuestión, pero solamente puede responderse sí o no, lo que hará que poco a poco se acerquen a las pistas y descubren quién se encuentra detrás de la identidad secreta. Este juego, además de mantenerles entretenidos por mucho tiempo, también ayuda a que los niños aprendan a discurrir y quieran esforzarse en descubrir ellos solos quién es el personaje. 

4. Adivinanzas: Jugar a las adivinazas es un clásico, pero funciona a la hora de estimular la imaginación y conseguir de paso que el niño esté entretenido y no entre en una rabieta en pleno viaje. Lo mejor es jugar con adivinanzas típicas, que no se parezca al juego de los personajes, con las que ellos tengan que pensar durante un rato en qué consiste el acertijo. Con un par de descripciones, el niño no puede preguntar pistas. 

5. Palabras encadenadas: Otro de los juegos que ayudan a estimular la imaginación son las palabras encadenadas. El juego consiste en que cada uno de los participantes debe crear una palabra nueva con la última sílaba de la que haya dicho el participante anterior. Un ejemplo sería: casa - sábana - naturaleza - zapato - tomate... Una manera de aprender nuevo vocabulario y poner a funcionar el cerebro para llegar lo más lejos posible.