Las preguntas de los niños sobre sexualidad

¿Por dónde nacen los bebés? ¿Cómo llegan a la barriga? Entrevista a la psicóloga Mónica Poblador

¿Cómo venimos al mundo?, ¿De dónde salimos?, ¿Cómo llegan los bebés a la barriga?, ¿Por qué las niñas no tienen colita? o cuando sea mayor me casaré contigo, son algunos de los interrogantes que se hacen los niños cuando empiezan a incorporar el tema de la sexualidad a sus vidas.

Las preguntas suelen llevar un orden ascendente. La primera suele ser la más sencilla y las siguientes preguntas, ya nos pueden hacer 'sudar': ¿cómo llegan los bebés a la barriga? Para que los padres tengamos una idea de cómo responder a toda esta avalancha de preguntas, la psicóloga Mónica Poblador del Gabinete Álava-Reyes Asociados nos ofrece unos ejemplos de respuestas en casos concretos, que podemos usar de modelo para educar en sexualidad a nuestros hijos.

Los interrogantes de los niños sobre la sexualidad 

Preguntas de los niños sobre sexo

¿Qué consejo darías a los padres que quieren hablar de sexualidad con sus hijos?
Mi primera recomendación es recordar la disponibilidad para el diálogo y la naturalidad, no mentir, y llamar a las cosas por su nombre. Y no olvidemos nunca de tratar los temas con ternura, cariño, cercanía.

¿Por dónde salen los niños?, ¿cómo llegan a la barriga?
Cuando una pareja se quiere puede decidir aumentar la familia. Para que se forme un bebé en el vientre de la madre, se tienen que juntar dos células, una de la madre que se llama óvulo y otra del padre, el espermatozoide. Para que se junten estás células reproductoras, papá y mamá tienen que estar a solas, en la intimidad y quererse, y realizar el coito. O sea, que papá introduzca el pene en la vagina de mamá. Cuando un espermatozoide entra en el óvulo,  se produce la fecundación (les puede sonar por la fecundación de los animales, los pollitos, etc,). La célula del principio se va a dividir en más células, en dos, en cuatro, en muchísimas células, hasta que se vaya formando un bebé, que puede ser niño o niña. 

¿Cómo hablar de las relaciones sexuales con los niños?
Para hablar de las relaciones sexuales con los pequeños, podemos decirles de que a papá y a mamá les gusta que estar con todos juntos, y también les gusta tener momentos para estar los dos solos y estar muy juntos. Y entonces decirse palabras cariñosas, y reírse, y estar desnudos y acariciarse, y besarse por todo el cuerpo. A esto se le llama 'hacer el amor' o también 'tener relaciones sexuales'. También les puede apetecer a los dos, que papá meta su pene en la vagina de mamá, esto se llama coito. Pero no siempre que se hace el amor se realiza el coito. Hacer el amor es muy bonito y produce placer, pero hay que esperar a ser mayores para que nuestros cuerpos de mujeres y hombres estén preparados para hacer el amor y para ver si se desea de verdad, y saber con quién. 

¿Cómo debemos actuar los padres ante un situación comprometida de sexo en la televisión?
Podemos explicar qué pensamos sobre ello, dando criterios: 'es una escena demasiado fuerte para tu edad', 'no me gusta la forma en la que se representan las relaciones sexuales, las cosas en realidad no suelen pasar de esa manera?', etc. Podemos dar nuestra opinión, con naturalidad y sin miedo a hablar de ello, para crear oportunidades. Si el momento no es oportuno, debemos esperar a que termine la película, o a que llegue el intermedio, para poder compartir de verdad, escuchar y ser escuchados. 

¿Qué hacemos si encontramos una revista pornográfica a nuestro hijo de 13 años?
Primero, decirle que sentimos habernos metido en su intimidad, que no lo hemos hecho a posta, pero preferimos hablarlo antes que callarnos y que lo interprete a su manera. Y también podemos darle nuestra opinión al respecto, que va depender del objetivo que nos planteemos. ¿Queremos que no lea este tipo de materiales, o queremos que sepa que hay distintas formas de mostrar la sexualidad y comentarle de qué manera se muestra en la pornografía para que pueda llegar a tener criterios propios y elegir mejor? Según cuál sea nuestro objetivo, así será el mensaje que le daremos. 

Cuando los hijos pillan a sus padres en un acto sexual o lo ven en la tele, ¿Cómo debemos actuar los padres?
Es importante que la pareja se explique, aunque la probabilidad de veros haya sido poca, es mejor que correr el riesgo de que se interprete como una situación que no era: algo violento, algo malo… ¿qué contar? Lo que estuviéramos haciendo, lo que no significa dar todo tipo de detalles: hablar de afectos, de algo deseado, agradable, placentero. Si en lo que sucedía había amor, cariño, compromiso, será un buen momento de hablar de todos estos valores y así asociarlos a las relaciones eróticas.

Mónica Poblador, psicóloga

Cuando el niño ve a dos mujeres o hombres besándose... ¿Cómo explicar la homosexualidad a los niños?
Cuando pensamos en enamorados, habitualmente nos imaginamos a un hombre y una mujer, pero no siempre es así. Algunos hombres se enamoran y prefieren estar con otros hombres y algunas mujeres se enamoran y prefieren estar con otras mujeres. Se les llama homosexuales, gays si son dos chicos, y lesbianas si son dos chicas. Si es una pareja de hombre y mujer se llaman heterosexuales. Lo importante es que cada persona elija a quien más le guste y respete las preferencias de los demás. 

Cuando el niño tiene dos mamás o dos papás o amigos en esa situación... ¿Cómo explicar cambios en los modelos familiares?
También hay que hablarles de los distintos modelos de familia porque los niños y niñas tienen que saber 'que no todas las familias son como la mía': las hay formadas por una pareja conviviendo solos con los hijos, o con el abuelo, la abuela y otros familiares, también las hay formadas por un papá o una mamá sola, porque nunca han vivido juntos, porque uno de ellos se ha muerto, o porque han decidido separarse, etc. También hay parejas formadas por dos mujeres, o dos hombres que tienen hijos. 

¿Cómo deben aprender los niños las diferencias de sexo?
Tanto los niños como las niñas se van dando cuenta de que pertenecen a un sexo y no al otro. Este es el comienzo del proceso que conduce a la identidad sexual. De sentir que se pertenece a uno de los dos sexos. ¡Ojo! No confundir con el proceso de aprender o sentir que hay cosas exclusivamente de niños y otras exclusivamente de niñas, que serían los roles de género, una construcción social que hace que unas cosas, juegos o formas de vestir estén consideradas como propias de hombres y otras como propias de mujeres. 

¿Cómo diferenciar estos conceptos de la orientación sexual?
Cuando de lo que se trata es de educar en la igualdad de oportunidades y evitar el sexismo, que es la discriminación en función del género, cobra vital importancia que los adultos no mezclemos estos tres conceptos que son totalmente diferentes: identidad sexual, roles sexuales y orientación sexual, para evitar los fantasmas que no permiten que potenciemos el conocimiento y la aceptación de los deseos y la forma de ser de los niños y niñas, todos y todas, auténticos hombres y mujeres, distintas sexualidades. 

¿Cuándo se clasifican entre ellos y asumen soy un niño o soy una niña?
Aproximadamente hacia los dos años, la mayoría, aunque no sean capaces de decirlo, ya se autoclasifican como niño o niña. Pero lo curioso es que esa autoclasificación no está en función de lo que son, sus genitales, sino en función de lo que parecen. Un ejemplo: si se le pregunta a un niño de 3 años qué es, probablemente conteste que es niño, pero si se le pregunta qué sería si se le pone un vestido y una peluca, entonces es probable que conteste que niña. Al final de la primera infancia, alrededor de los 6 años, ya casi todos se sienten algo, chico o chica, y ya saben sentirlo con independencia de sus gustos, sus juegos e incluso de sus genitales, lo que no quiere decir que sea siempre tan sencillo o que esté exento de conflictos. 

¿Debemos dar importancia a la elección de sus juegos y juguetes?
No resulta extraño que a estas edades de las que estamos hablando haya niños o niñas que prefieran los juegos o juguetes que para muchas personas puedan ser considerados propios del otro sexo. Sin que esto, además, les suponga ningún conflicto en cuanto a su identidad. Saben perfectamente catalogarse como niño o como niña. El conflicto o la confusión, como hemos dicho, suele estar del lado d elas personas adultas, que creen, por ejemplo, que si compran una muñeca a su niño o un balón a su niña pueden estar contribuyendo a liar la identidad sexual o a fomentar la orientación del deseo homosexual. ¡Nada más lejos de la realidad!

Marisol Nuevo.

Fuente consultada: el texto está tomado de "Construyendo Sexualidades" (CEAPA, 2008) y otras publicaciones de Carlos de la Cruz. Director Máster Oficial en Sexología UCJC.