Dieta para quedar embarazada de una niña

Qué alimentos favorecen el quedarse embarazada de una niña

El Método Baretta es una técnica basada en la alimentación de la madre antes del embarazo. El método, que está desarrollado por la bioquímica argentina Adriana Baretta, defiende que se puede elegir el sexo del bebé en función de los cambios que una dieta produce en el moco cervical de la mujer, de una forma natural, durante sus días fértiles. De acuerdo con el libro ¿Niño o Nina? Ya puedes elegir (2006) el consumo así como el equilibrio adecuado de algunos minerales, como es el caso del Sodio, Calcio, Magnesio y Potasio, puede favorecer a la concepción de un niño o de una niña.

Quedar embarazada de una niña

Cómo quedar embarazada de una niña

Según el método Baretta, existen algunos alimentos que pueden influir en el metabolismo de la mujer y ayudarle a concebir una niña.  El consumo de determinados alimentos en abundancia y la reducción de otros puede ayudar a las madres a tener una niña. Estos cambios en la alimentación deben hacerse antes de la fecundación, para modificar el metabolismo de la mujer y hacerlo más receptivo a los espermatozoides X (femeninos).

El método se centra en la consistencia del moco cervical de la mujer, el medio conductor de los espermatozoides en su camino hacia el óvulo. Los espermatozoides macho (con carga Y) son más rápidos, más pequeños y numerosos, con lo cual llegan antes al óvulo aunque viven menos tiempo. Les favorece el medio alcalino y a los espermatozoides hembra, el salino. Mediante la dieta se puede modificar ese medio, es decir, una proporción elevada de calcio y magnesio en la dieta, acompañada de una disminución del sodio y el potasio, favorece el medio ácido en el moco cervical, lo que beneficia a los espermatozoides X, es decir, la concepción de una niña.

Dieta para concebir una niña

Para concebir un niña, la bioquímica Alejandra Baretta, aconseja que la mujer siga la siguiente dieta:

- Alimentos ricos en Calcio y Magnesio. Evitar los alimentos ricos en Sodio y Potasio.

- El pescado, así como la carne de buey, cordero, ternera, conejo y cerdo (congelado o fresco, ahumado o salado), aportan mucho Calcio y Magnesio. Se sugiere unos 30 gramos mínimos de carne al día.

- Leche y derivados de la leche (quesos, yogures, batidos, etc.) pueden ser consumidos diariamente. Unos 150 ml, aproximadamente, al día.

- Consumir frutas, por lo menos unas 3 piezas al día porque aportan Magnesio y Calcio. Cerezas, fresas, naranjas, mandarinas, piñas, pomelos... frescos o congelados.

- Consumir por lo menos dos porciones de verduras y legumbres al día. Aportan mucho Magnesio y poco Sodio. Los espárragos, la lechuga, los guisantes, zanahorias, pimientos, calabacines y otras, son muy recomendables, desde que sean frescas y no congeladas ni enlatadas.

- El Magnesio también se puede encontrar en los cereales. En el pan, en el arroz y en la pasta. Se recomienda consumirlos con la mínima cantidad de sal.

- Se debe evitar los embutidos, las pastillas de caldo, enlatados de pescado azul (por su alta cantidad de sal), como también la soja, el cacao, la cebolla y la miel (ricos en potasio).

IMPORTANTE: es necesario considerar que este tipo de dieta solo debe seguirse durante un par de meses antes de la concepción y bajo estricto control médico. Cualquier modificación de la dieta de este tipo debe realizarse bajo la supervisión de un médico.