El tapón mucoso en el embarazo y el parto

Expulsar el tapón mucoso al final del embarazo es un signo de que el parto se acerca

El tapón mucoso es una sustancia espesa de color amarronado que a lo largo del embarazo mantiene sellado el cuello del útero. Es una barrera para la protección del bebé. El tapón mucoso se puede expulsar semanas, días u horas antes del parto. Si es secretado al final del embarazo, es un síntoma de que el parto está cada vez más cerca.

El tapón mucoso en el parto

El tapón mucoso en el embarazo y en el parto

El tapón está formado por un 90% de agua y el resto de glicoproteínas, moléculas compuestas por una proteína unida a varios hidratos de carbono, y que son secretadas por el canal cervical. La función del tapón mucoso en el embarazo es impedir que entren en el útero gérmenes que puedan ascender por el cuello de la matriz y producir una infección.

Te darás cuenta de que has expulsado el tapón mucoso porque tienes un flujo viscoso y espeso de color marrón. En caso de que tengas una pérdida de sangre más abundante, habrás de acudir al hospital, pero no hace falta que vayas a la maternidad si sólo se produce el desprendimiento del tapón mucoso.

Hay mujeres que no se dan cuenta de la pérdida del tapón mucoso y que incluso lo confunden con el flujo que se produce de manera más abundante durante el tercer trimestre de embarazo.

La pérdida del tapón mucoso se puede producir una o dos semanas antes del parto, horas antes o durante el proceso de dilatación. Por lo tanto, es un indicativo de que el parto está cerca, pero no es el desencadentante del parto ni tampoco es un síntoma que el trabajo de parto ha comenzado.

Si expulsas el tapón mucoso días antes de que comiencen las contracciones, es conveniente evitar las relaciones sexuales y los baños en la piscina para evitar que lleguen infecciones del exterior.

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com