Una dieta atractiva, sana y económica para los niños

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Creo que no es necesario que seamos expertos en cocina para conseguir que el menú diario que ofrecemos a nuestros hijos sea equilibrado y económico a la vez. Con una pizca de ingenio, de voluntad y de imaginación se puede preparar platos variados y nutritivos, incluso en las familias con presupuestos más ajustados. La clave reside en las ideas que tengamos y que podemos compartirlas con los demás padres.

Comida atractiva para los niños

Comen tomate

En la cocina de mi casa, tenemos un lema: Nada se tira, todo se transforma. Los alimentos, bien elegidos según la temporada, bien elaborados y combinados, pueden hacer con que los niños se vean más atraídos por la comida y no se aburran por comer siempre lo mismo. Además, ellos pueden participar y dar ideas para elaborar el menú. Lo primero que puedes hacer es planificar un menú semanal de acorde con el presupuesto, las necesidades y los gustos de tu familia. Se puede sacar el máximo partido a una cesta de alimentos básica. Ideas no faltan.

Ideas para sacar un buen partido a los alimentos

- Con una patata, una zanahoria y una cebolla, se puede hacer desde una sencilla crema o puré, hasta una tortilla o pastel si añades huevos, o simplemente una sopa si añades caldo de pollo, por ejemplo. Ideal para un primer plato o para una sabrosa guarnición.

- Con las verduras de la temporada, tanto puedes hacer cremas, sopas, purés, ensaladas frías, ensaladilla rusa, pasteles (si añades huevos), una paella de verduras (si añades arroz y caldo de carne, pollo o pescado), pasta con verduras, o simplemente verduras a la plancha o rebozadas.

- Con un puñado de lentejas, alubias o garbanzos cocidos, tanto se puede batirlo y transformarlo en una crema, como guisarlo con verduras y carnes, o aún puede ser combinado con vinagreta para una ensalada fría. También se puede mezclar con arroz blanco.

- Con la carne de pollo puedes hacer un sinfín de ideas. Pollo entero o a trozos asado, risotto de pollo (con arroz), filetes de pollo a la plancha o rebozados, pollo con verduras o en salsa. Ideal para un segundo plato o plato único. Además, tanto una como otra versión puede ser transformada en sopa, en crema o puré, o en croquetas (con las sobras) para la cena. Lo mismo con carnes rojas y con el pescado.

- Con los huevos, me ocurren un montón de sugerencias. Huevos rellenos, estrellados, huevos en tortilla, huevos cocidos, fritos o escalfados. Mezclados con otros alimentos también se puede conseguir platos muy atractivos.

- La pasta también es muy versátil. Después de cocida, se puede combinarla con ajo, con verduras, con mariscos, trozos (de sobras) de pollo o de pescado a la plancha, con atún, etc.

- La fruta es el postre por excelencia. Entera, cortada y variada en una ensalada de frutas, o acompañadas de yogures o crema de chocolate, les encantará a los niños. También se puede hacer helados y zumos caseros con ellas.

Sé que estas ideas son muy básicas, pero siempre es bueno recordarlas porque hay días en que entramos a la cocina y nos llevamos las manos a la cabeza sin saber qué preparar de comida a los niños, ¿verdad?