Cómo producir suficiente leche para el bebé

Curiosamente, pese a que la mayoría de las madres pueden producir leche suficiente para amamantar a uno o incluso dos bebés, una de las razones más frecuentes para abandonar la lactancia o incorporar la lactancia mixta o alimentos complementarios precozmente, es que muchas pensamos que no producimos la leche necesaria para nuestro bebé.

Cuando mi cuñada dio a luz a su primera hija, estaba muy angustiada porque una enfermera en el hospital le dijo que la niña había perdido bastante peso (cosa normal en los recién nacidos) y que seguramente ella no disponía de suficiente leche y tendrían que darle algún biberón.

Cuanto más mame el bebé, más leche materna produce el pecho

Bebé mamando

Es muy normal que la subida de la leche tarde algunos días, así que le comenté que tuviera paciencia y que pusiera a su hija en el pecho para que absorbiera el calostro que sí producía. Las 'recién mamás' deberían hacer oídos sordos a estos comentarios, ya que les pueden provocar inseguridad y ansiedad, que en ningún caso son aconsejables para un correcto establecimiento de la leche, muchas mamás llegan a pensar, sin fundamento, que no tienen leche suficiente o que la calidad de su leche es mala.

El consejo fundamental para lograr una buena de leche es que tengáis confianza en vosotras mismas y que sólo debéis plantearos la existencia de algún problema cuando se tengan indicios concretos. Existen dos signos fiables de que el niño no está obteniendo la leche suficiente estos son que el bebé moje escasamente el pañal y su orina sea muy olorosa y concentrada, y que gane poco peso. El control de peso de tu bebé deberá ser semanal durante las primeras semanas de vida y normalmente el aumento será de unos 200 gramos de ganancia por semana o más), el pediatra de tu hijo te preguntará a este respecto en las revisiones correspondientes y él sabrá orientarte ante cualquier problema.

Para garantizar la producción de leche debemos tener presente algunos consejos:

- Comenzar la lactancia en los primeros momentos después del parto y procurar estar tranquila y relajada, sin visitas ni agobios.
- Los pechos producirán más leche a medida que nuestro hijo aumentando sus necesidades (a más estímulo, más producción) Durante el primer mes es recomendable alimentar exclusivamente con leche materna al bebé para no interrumpir la estimulación de las glándulas mamarias.
- Es necesario adoptar una correcta posición para que el niño pueda agarrar correctamente el pezón sin dañarlo y realizar succiones eficaces.
- Amamantar a demanda: el bebé debe mamar frecuentemente al menos unas ocho veces en 24 horas, tanto de día como de noche.
- Procurar que el bebé vacíe el pecho antes de ponerle en el otro ya que la leche más nutritiva es la del final de la toma (ofrecerles ambos pechos alternándolos).
- Evitar que el niño distancie demasiado las tomas o realice pocas.
- Es preferible evitar tetinas o chupete, salvo que sea aconsejado por el neonatólogo.
- Tener paciencia porque el bebé también tiene que aprender a mamar, cada vez tendrá más destreza y tardará menos en vaciar el pecho. - Es recomendable que la mamá tenga una alimentación saludable, sin condimentos fuertes y, sobre todo, que beba abundantes líquidos: agua, caldos, zumos o leche. Asimismo se aconseja la toma de complementos vitamínicos, calcio o levadura de cerveza.
- La recién mamá debe descansar y dormir para lo cual muchas veces tendrá que hacerlo al tiempo que su pequeño/a, hacer pequeños sueños o siestas que la ayuden a no acumular cansancio o estrés. (El estado anímico y psicológico de la madre es una de los factores que más pueden afectar al flujo de la leche, así como los problemas de salud o el uso de anticonceptivos).

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com