La peculiar manera de andar de los bebés

Creo que los primeros pasos de un bebé no son indiferentes a nadie, absolutamente nadie puede evitar una sonrisa o quedar conquistado por este pequeño caminante que da sus primeros pasitos tambaleándose a los lados, atolondradamente y con cara de entre emoción y miedo.

Casi todos los bebés comienzan por ir agarrándose a los muebles y recorrer pequeños trechos, luego cuando consiguen recorrer una distancia razonable, no se lo creen ni ellos, la emoción les embarga. Otros muchos alternan las inseguridad de los primeros pasos con la destreza y rapidez de su gateo. Es curioso que el empezar a caminar, pese a ser común en todos los bebés, con el tiempo cada cual lo realiza a su manera.

Los primeros pasos del bebé

La manera de caminar de los bebés

Muchos tienen una forma peculiar de caminar que normalmente viene determinada por su anatomía, así encontramos al típico "cowboy", aquel que camina con las piernas arqueadas y sin el caballo entre las piernas, el que se tropieza constantemente porque coloca torpemente los pies, el bailarín que recorre la casa de puntillas cual si fuera un hada del bosque, aquel que, al tropezar cae rodando como una pelota o aquel que coloca antes la cabeza que sus manos.

Algunas de estas manera peculiares de andar están determinadas por pequeñas alteraciones en las caderas, piernas, tobillos o pies bastante frecuentes en bebés y niños pequeños y que se resuelven con el tiempo, por ejemplo, el genu valgo o rodillas juntas (piernas en "x") o, por el contrario piernas arqueadas hacia afuera, anteversión de caderas por lo cual el niño camina con los pies hacia adentro.

Pocas veces alteraciones en la anatomía esquelética de los niños pequeños, necesita de tratamiento, ya que se corrigen con el tiempo, pero sí debemos evitar que adopten o mantengan con el tiempo malas posiciones al andar o al sentarse. Mi hija cuando tenía dos años andaba con las tibias arqueadas y pies hacia adentro y el médico me recomendó que cuando se sentara en el suelo lo hiciera con las piernas cruzadas hacia delante y nunca con las piernas hacia atrás. Ahora, tiene las piernas perfectamente rectas y camina elegantemente.

Patro Gabaldón. Guiainfantil.com