El síndrome del hombre embarazado

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Evidentemente, Juan no puede estar embarazado. Su compañera, María, sí lo está. Y Juan, sin estar embarazado, siente náuseas, malestar, mareos y hasta nota el dolor de una ligera contracción. ¿Qué le sucede? Tiene un síndrome, el síndrome de Couvade o de 'hombre embarazado'

Los expertos catalogan este mal como un problema de origen psicológico, un intento del hombre por acercarse y compartir las molestias de su compañera embarazada. De hecho, el nombre de Couvade o Covada significa 'incubar'. 

Qué es el síndrome de Couvade o embarazo psicológico en los hombres

El síndrome de Couvade o embarazo en los hombres

Incubar o criar. Es el significado real del nombre que detecta este síndrome poco habitual pero que sí, se da en algunos futuros padres. Tal vez sea un exceso de empatía hacia la mujer con la que comparte su vida. El caso es que los hombres que sufren este síndrome, se sienten realmente embarazados. Sufren, en definitiva, un embarazo por imitación. ¿Sus síntomas?

- Náuseas y vómitos

- Antojos

- Dolor de espalda

- Retención de líquidos

- Insomnio

- Cambios bruscos del estado de ánimo

Si este síndrome, que suele durar sólo dos o tres meses, se prolonga, el hombre puede llegar a sentir incluso alguna contracción

Causas del síndrome de 'hombre embarazado' 

El síndrome de Couvade está catalogado como enfermedad, demostrado científicamente. Hay hombres que sufren este trastorno que presentan una alteración hormonal. Cambian sus niveles de testosterona y se detecta en ellos prolactina, hormona encargada de la producción de leche materna. ¿Puede la mente ser tan poderosa como para desencadenar un trastorno físico? Sí.

Hoy en día se estudian posibles causas de este trastorno, que van desde un exceso de responsabilidad en los futuros padres, un problema de angustia y ansiedad, o hasta una excesiva 'mimetización' con su pareja. 

La solución, el apoyo incondicional de su pareja. Que ella le haga partícipe en todo momento de la evolución del embarazo, y que demuestre su apoyo emocional. Frases positivas y un mensaje de superación. 'Serás un buen padre, seguro'. Tal vez es todo lo que un hombre con este síndrome necesita oír.