Dieta vegetariana para niños

Consejos y cuidados para seguir una dieta vegetariana

Componer una dieta vegetariana equilibrada para los niños es una difícil misión para los nutricionistas y en ella deben colaborar los padres.

Los expertos nutrición recomiendan que la dieta de los niños vegetarianos debe ser poco restrictiva en cuanto a grupos de alimentos para asegurar que contiene todos los nutrientes esenciales (proteínas, hidratos de carbono y grasas) que los niños necesitan para su crecimiento y desarrollo, ya sean vegetarianos o no.

Una dieta vegetariana adecuada para los niños

Dieta vegetariana para niños

Los niños tienen unas demandas nutricionales muy diferentes a la de los adultos debido a que su organismo está en constante crecimiento. Debido a que la multiplicación de células en el cuerpo de los niños se produce con regularidad a causa de su desarrollo en peso y talla, es necesario cubrir sus necesidades nutricionales con un amplio grupo de alimentos.

1. Las comidas principales. El desayuno, la comida y la cena, deben suministrar energía, proteínas, vitaminas y minerales, al niño. ¿Dónde las van encontrar? Pues en alimentos como cereales y derivados, en los tubérculos, legumbres, aceite de oliva y semillas, frutos secos y algunos dulces. También se encontrarán en la leche y derivados, huevos, así como en las frutas, verduras, y hortalizas.

2. Combinación de alimentos. Considerar importante la digestibilidad de los alimentos, así como la calidad proteica. La combinación de algunos alimentos con otros puede proporcionar una proteína más completa.

3. Necesidades nutricionales. Cuanto más pequeño sea el niño, más exigencias nutricionales tendrá. Aunque su capacidad estomacal sea más limitada, los alimentos tendrán que proporcionar calorías y nutrientes suficientes en un pequeño volumen. No debe haber exageración en los alimentos ricos en fibra, lo que provocaría gases e incluso diarrea.

4. Ácidos grasos esenciales. En la dieta debe haber alimentos ricos en ácidos grasos esenciales y de la familia omega 3, presentes en los frutos secos y en aceites de semillas.

5. Alimentos ricos en calcio. El calcio será absorbido por el niño en el consumo de leche y derivados. Su asimilación dependerá mucho de la vitamina D, tan presente también en los lácteos. La exposición controlada al sol asegura la formación endógena de vitamina D.

6. El hierro en la dieta. Si la dieta incluye huevos, cereales y legumbres, no existe el peligro de que el niño sea deficiente en hierro. En caso contrario, el niño podría desarrollar anemia.

Etapas de una alimentación vegetariana para niños

La leche materna o adaptada siempre será la fuente más importante de nutrición para el bebé. La introducción de otros alimentos debe empezar aproximadamente a los 3 meses de edad, según el grado de desarrollo y las necesidades nutricionales del bebé. Conozca algo acerca de las propiedades de algunos nutrientes:

1. Hierro. Es importante durante el destete porque la leche es una fuente pobre de hierro. Después de los 6 meses de edad, el bebé podrá probar alimentos ricos en hierro como es el caso de las ciruelas, albaricoques, lentejas, cereales, judías y hortalizas muy verdes. Para su mejor absorción, es recomendable que lo consuma acompañado por la vitamina C, encontrada en los alimentos cítricos.

2. Calcio. La leche materna o adaptada contiene todo el calcio que el bebé necesite. Tras el destete, la leche de vaca, de soja, y derivados como el queso, bien como los granos, y frutos secos, son una buena fuente de calcio.

3. Proteínas. La leche materna o adaptada son una buena fuente de proteínas, que deberán estar equilibrada para la obtención de una correcta proporción de aminoácidos. Se puede conseguirlo combinando un cereal con judías o lentejas, un cereal con frutos secos o semillas, etc.

4. Energía. Asegúrate de que tu bebé toma alimentos energéticos concentrados en las lentejas, aceite vegetal, aguacate, queso, frutos secos, etc.

5. Vitamina B12. Se encuentra principalmente en alimentos de origen animal. Los bebés veganos pueden obtener vitamina B12 de algunas leches de soja, extracto de levadura bajo en sal o hamburguesas vegetales.

6. Vitamina D. La vitamina D se encuentra en los productos lácteos, los huevos, margarina, cereales, y es sintetizada por la acción de la luz solar sobre la piel. Inicialmente, los bebés obtienen la vitamina D de la leche materna o adaptada.