La vaca soñadora. Cuentos para niños

La vaca soñadora. Cuentos infantiles para niños y bebés

Había una vez en un campo de Santa Fe una vaca soñadora, que no veía las horas para que pase el tren. Será tal vez, por su aire de grandeza, es que movía su cabeza, para verlo pasar.

Todos los días la misma historia, para ella sería la gloria si algún día pudiera viajar. Conocer Buenos Aires, los teatros y las revistas. Y conseguir alguna entrevista con algún galán de novela, ese hombre que tanto la desvela y lo ve sólo por la tele.

Un cuento sobre los sueños y los deseos

La vaca soñadora

Ella no lo podía fingir tanto nervio que sentía, su televisión. Como soñar no cuesta nada, todas las noches le pedía a su hada que se hiciera realidad.

Por esas cosas del destino o a lo mejor fue respuesta a sus pedidos, es que el tren un día paró, por desperfecto de la maquina y frente al campo se quedó.

La vaca soñadora no lo podía creer y le pidió con tanta fe a su santo San Roque, ¡por favor que hoy me toque! y le inviten a subir. El corazón le latía, mientras se despedía de las demás.

Y así partió la vaca rumbo a la gran ciudad, sentada en soledad por la ventanilla saludaba, a sus amigas le tiraba besitos de despedida, prometiéndoles regresar. Mucho tiempo pasó, nadie supo mas de ella, quizás ya sea una estrella, que triunfa en Buenos Aires y de nosotras se olvidó.

Pero un día el tren paró, en el campo de Santa Fe y no podían creer cuando ella se bajó. Estaba distinta, estaba delgada y de las piernas le colgaba unas cadenas importantes y aunque no era como antes, sus amigas la querían igual y con gran algarabía la salieron a encontrar.

Ya hablaba distinto, hablaba aporteñada, decía que añoraba a sus amigas de la infancia y con tantas ansias volvió a su campo natal.

Contaba con lágrimas en los ojos que no pudo cumplir sus sueños ni antojos y que por caminar en una avenida estuvo presa en Buenos Aires. ¡Esto sí que es vida! ¡Esto es tranquilidad! Aquí en mi campo puedo caminar, aunque arrastrando mis cadenas. No será Buenos Aires, pero sí, es un Aire Distinto, si se vive en libertad.

FIN

Este cuento ha sido enviado por Sergio Gustavo Correa (Argentina)

Y si tú o algún familiar o amigo escribe cuentos infantiles, no dejéis de enviárnoslos a: ¡CÚENTANOS UN CUENTO!