Guía de alimentación en los primeros 1000 días de vida de tu bebé

Qué debe incluir la dieta del niño desde que nace hasta que cumple los dos años de edad

Los 1.000 días del bebé están referidos el periodo comprendido desde su concepción hasta los 2 años, es decir, 270 días en tu pancita a los que agregamos 365 días de su primer añito más los 365 días de su segundo año. Se trata de una etapa crucial en la vida de tu bebé, donde se sientan las bases de las condiciones nutricionales e inmunológicas que lo acompañarán a lo largo de su vida. Para ponernos a tono sobre la alimentación del bebé en sus primeros 1.000 días de vida, veamos un poco a qué nos referimos cuando hablamos de estos días y por qué son tan importantes.

Razones por las que cuidar la alimentación del bebé en sus primeros 1000 días

la alimentación en los primeros 1000 días del bebé

La nutrición que reciba el bebé en los primeros 1000 días tendrá efectos programadores en su metabolismo desde ahora hasta su edad adulta. Una nutrición deficiente en estos primeros 1000 días puede conducir a daños irreversibles y trastornos nutricionales que aumentan los riesgos de morbilidad y mortalidad a lo largo de la vida.

Nos encontramos entonces con una etapa relevante en la prevención de enfermedades no transmisibles como la diabetes mllitus, la obesidad, enfermedades cardiovasculares y las alergias, entre otras. Las alteraciones durante esta etapa también se asocian a bajo rendimiento intelectual, disminución en la capacidad de trabajo y en su capacidad reproductiva. Y, aunque no es una enfermedad, estos primeros 1000 días también pueden influir en el proceso natural de envejecimiento del ser humano.

Una buena nutrición de la mujer antes de la concepción y durante su embarazo tendrá impactos positivos en la formación del bebé. A través de la placenta, el niño todos los nutrientes que puede ofrecerle mamá durante el tiempo de gestación. Por ello es recomendable que las embarazadas mantengan una alimentación sana y saludable. No se trata de comer por dos sino de consumir alimentos ricos en nutrientes, acompañado de suplementos de hierro, ácido fólico, sal yodada y fluorada, vitaminas y minerales.

- El ácido fólico es uno de los requerimientos más importantes, ya que interviene en la formación embrionaria y disminuye los riesgos de malformaciones congénitas.

- El hierro juega un papel fundamental en el desarrollo físico y cognitivo, junto con el calcio y el zinc, que le ayudarán no solo a tener una estructura ósea bien formada y fuerte sino también a tener una efectiva transmisión de los impulsos nerviosos, buena actividad neuromuscular y adecuada coagulación tanto en su niñez como en su vida adulta.

- El yodo es necesario para la síntesis de la hormona tiroidea y el desarrollo y funcionamiento de diversos órganos, entre ellos, el cerebro. Su déficit puede ocasionar bocio, retraso mental o cretinismo.

¿De dónde obtener estas vitaminas y minerales? De una dieta balanceada que incluya el consumo de carnes, frutas y verduras, vegetales verdes y tres o cuatro raciones diarias de lácteos, por lo que es importante seguir los controles prenatales y los consejos de tu médico en cuanto a suplementación de vitaminas en esta etapa.

Alimentación del bebé desde que nace hasta los 2 años de edad

alimentación desde recién nacido hasta los dos años

Cuando el bebé sale de tu pancita, siguen siendo importantes tus esfuerzos para fortalecer su sistema inmunológico. Hasta los seis meses, la reina del proceso es la lactancia materna. A través de ella, tu bebé recibirá la carga de nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse de manera óptima, además de que la leche materna contribuye a fortalecer su tracto respiratorio superior y su sistema gastrointestinal, previniendo infecciones invasivas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y reconocidos organismos como la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses. Después de este tiempo se aconseja seguir dando pechito a tu bebé hasta los 2 años, junto con la alimentación complementaria que iniciará a los seis meses.

El periodo de alimentación complementaria, además, es una gran oportunidad para seguir creando un organismo fuerte e ir formando buenos hábitos alimenticios que marcarán la diferencia cuando sea un adulto, por lo que se les debe suministrar una dieta balanceada que evite deficiencias nutricionales, siendo relevantes los aportes en hierro, calcio, zinc, vitaminas A y D.

[Leer más: Tabla con los alimentos más azucarados del mercado]

¿Qué alimentos ofrecer en los primeros 1000 días del bebé?

1000 días de vida del bebé

Además de su lechita materna es importante que el bebé reciba un balance en su alimentación, realizando por lo menos cinco comidas al día: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena. En todas ellas debe recibir carbohidratos, proteínas de origen animal y vegetal, grasas saludables. Todos ellos en diferentes texturas, olores y sabores, que contribuyan al desarrollo de sus sentidos.

De allí la importancia de guiarte con un pediatra que promueva la lactancia materna y te asesore en buenas prácticas de alimentación, llevando un seguimiento frecuente del desarrollo de tu bebé. Estos primeros 1000 días no tienen vuelta atrás, por lo que es importante que el trío mamá – obstetra – pediatra centren la atención en fortalecer las bases para la buena salud del bebé.

Puedes leer más artículos similares a Guía de alimentación en los primeros 1000 días de vida de tu bebé, en la categoría de Bebés en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: