Sencillas y ricas recetas de papillas y purés de verduras para tu bebé

Cómo hacer recetas fáciles de papillas y purés de verduras y hortalizas para el bebé

Núria Capdevila García
Núria Capdevila García Redactora y maestra de inglés

Con estas sencillas y ricas recetas de papillas y purés de verduras para tu bebé, la dieta de tu hijo será lo más equilibrada y variada posible. Para lograr una buena alimentación es necesario empezar a introducir las verduras y las hortalizas a edades muy tempranas, de modo que se vayan acostumbrando a los diferentes sabores y texturas. De hecho, estos alimentos pueden darse a partir de los seis meses, aunque debe hacerse despacio y siempre siguiendo las indicaciones del pediatra.

Tres recetas de papillas y purés de verduras muy fáciles y deliciosas para niños

Sencillas y ricas recetas de papillas y purés para bebé

Existen muchísimas recetas con las que preparar estos alimentos, aunque no todas ellas presentan el mismo grado de dificultad. Para que vosotros sí lo tengáis fácil, os vamos a mostrar tres recetas de papillas y purés de verduras que podréis preparar en muy poco tiempo:

1. Puré de boniato o batata dulce

El boniato o la batata dulce suele ser un alimento que gusta mucho a los pequeños, pues su dulzor es parecido al de la leche materna. Para preparar el puré de boniato o batata dulce, lo primero que vamos a hacer es lavar el boniato, pelarlo y cortarlo en trozos muy pequeños. Lo mismo si usamos la batata.

Seguidamente, lo meteremos en un cazo y lo cubriremos con agua. También podemos añadir una pastilla de caldo de verdura para que el puré quede más sabroso. Después, vamos a dejarlo cocer a fuego lento durante unos 15 minutos y, pasado este tiempo, lo vamos a triturar con la batidora.

Por último, pasaremos la mezcla por el colador para eliminar cualquier grumo que haya podido quedar en el puré. Y ya solo nos queda esperar a que se enfríe para servírselo al bebé. Seguro que le va a encantar.

2. Puré o crema de calabaza, zanahoria y patata

Este puré es más completo, ya que vamos a utilizar tres ingredientes diferentes. Sin embargo, esto no quiere decir que sea más complicado. Para prepararlo, solo vamos a necesitar una calabaza, una zanahoria y una patata mediana.

Cuando tengamos todas las verduras a punto, vamos a lavarlas, pelarlas y cortarlas en trozos muy pequeños. Luego, las vamos a introducir en un cazo con agua y las dejaremos cocer durante 15 minutos a fuego lento.

Cuando las verduras ya estén listas, vamos a pasarlas por la batidora y luego por el colador. Por último, ya solo resta que la crema se enfríe un poco. También podemos meterla en la nevera durante unas horas si queremos servirla más tarde.

3. Puré de calabacín, zanahoria y patata

Para preparar este puré de calabaza, zanahoria y patata, vamos a empezar por pelar, lavar y trocear todas las verduras. Luego, las meteremos en un cazo y les añadiremos agua hasta cubrirlas. En este momento, si queremos, podemos añadir una pastilla de caldo de verduras para que el puré sea más gustoso y lo vamos a dejar cocer todo durante 15 minutos a fuego lento.

Cuando vemos que las verduras están en su punto, vamos a pasarlas por la batidora y luego por el colador. Por último, dejamos que el puré se enfríe y ya lo tenemos listo para dárselo al bebé.

¿Cómo se deben conservar los purés y papillas de verduras para bebé?

Cómo conservar las papillas y purés del bebé

Los purés y las papillas de verduras, cuando están preparados con alimentos frescos, deben conservarse siempre en la nevera y no por mucho tiempo: no deberían pasar más de un par de horas entre su preparación y la ingesta.

Así mismo, debemos conservarlas en recipientes de cristal y no de plástico, ya que, en este último caso, su sabor podría verse alterado. Lo ideal es tener los recipientes especiales para la comida del bebé, no utilizar los comunes de la dieta familiar, ya que, si sueles acostumbrar el picante, este podría impregnarse en la papilla o puré.

Te sugerimos usar todo especialmente para tu hijo y lavarlo lo antes posible, también poner atención a estas otras recomendaciones:

  • Evita congelar los purés si aún están calientes, espera hasta que se enfríe.
  • Posteriormente descongela su comida en la nevera y no en el microondas. En el caso de los purés y papillas de los bebés se recomienda calentarlos a baño María.
  • Si preparas mucha papilla, congélala en porciones individuales y coloca la fecha en que la preparaste.
  • Es importante mencionar que solo es preferible congelar los purés de verduras y hortalizas, no así las papillas de fruta, porque sus nutrientes no se conservan igual.
  • Prefiere siempre guardar la comida del bebé en tarros de cristal, ya que este material no conserva olores ni sabores de comidas anteriores.
  • Jamás vuelvas a congelar un puré o papilla que ya hayas descongelado. Si tu bebé no se lo termina, deberás desecharlo, de ahí nuestra recomendación de congelar todo en porciones que sabes que va a ingerir.

Los grandes beneficios de incluir verduras en la dieta de los bebés

Beneficios de las verduras en la dieta del bebé

Por excelencia, las verduras son los alimentos más saludables para los niños debido a su bajo contenido calórico es tan bajo por lo que pueden consumir grandes cantidades que los harán sentirse satisfechos, pero sin riesgo de obesidad. Las verduras ayudan a prevenir muchísimas enfermedades infantiles relacionadas con la diabetes, el colesterol o los trastornos digestivos, además de auxiliar en el estreñimiento.

Los pediatras recomiendan comer 3 raciones de fruta y 2 de verduras, de las cuales una preferiblemente debe ser cruda. Los niños que comienzan con la alimentación complementaria pueden comer desde el desayuno hasta la cena su porción de verdura o fruta, y tal como lo hemos mencionado siempre el ejemplo de los padres es la mejor manera para que los niños coman verduras.

Deja que tus hijos jueguen con la textura del puré y la papilla, puedes servir un poco por un lado de su plato mientras tú lo alimentas. Lo ideal es que de una misma verdura coma por 3 días y después introducir una nueva, para posteriormente combinarlas entre sí. De esta manera sabrás exactamente cuál hortaliza es la que más le apetece.

Como veis, las recetas que os traemos son de lo más simples de preparar, además de ser una gran fuente de vitaminas y minerales para vuestros pequeños. Podéis añadirles otros ingredientes y modificarlas de acuerdo con los gustos y preferencias del bebé, aunque deben ser tan variadas como sea posible. En el caso de que un ingrediente no sea de su agrado, no debemos eliminarlo, sino que deberemos sustituirlo por otro con propiedades similares.

Puedes leer más artículos similares a Sencillas y ricas recetas de papillas y purés de verduras para tu bebé, en la categoría de Bebés en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: