Menú semanal para niños con intolerancia a la lactosa (fácil de preparar)

Ideas de recetas sencillas y saludables de comidas y cenas para intolerantes a la lactosa

Rosana Rabadán
Rosana Rabadán Dietista - Nutricionista

Para muchas familias, el momento de pensar en las comidas y cenas que se van a preparar durante la semana siguiente es una pesadilla... ¿Otra vez vamos a comer lo mismo? Cuando alguno de los miembros tiene algún problema fisiológico que le impide comer algún tipo de alimento, hacer la lista de la compra es aún más complicado. ¡Te queremos ayudar! A continuación te proponemos un menú semanal completo perfecto para niños con intolerancia a la lactosa.

El siguiente menú para toda la semana (de lunes a domingo), incluye recetas en las que no se utilizan lácteos y otros alimentos que contienen lactosa. Se trata de un menú equilibrado en el que se busca promover los hábitos alimenticios saludables.

Un menú semanal para niños intolerantes a la lactosa

Echa un vistazo al siguiente menú semanal para niños intolerantes a la lactosa. Te invitamos a adaptarlo a las necesidades y gustos de vuestra familia, teniendo la precaución de seguir proporcionando un buen equilibrio alimenticio y nutritivo (y sin introducir alimentos que contengan lactosa).

Tu menú semanal para niños con intolerancia a la lactosa

Una vez que ya nos hemos hecho a la idea de cómo puede ser un buen menú semanal para todos los niños con intolerancia a la lactosa, vamos a conocer más sobre esta problemática.

¿Qué es la lactosa y qué significa ser intolerante?

La lactosa es el azúcar de la leche y solo se encuentra en la leche de los mamíferos y en sus derivados. Es un disacárido, es decir, una molécula formada por dos moléculas de azúcar, en este caso una glucosa y una galactosa.

Para que la lactosa pueda ser absorbida, existe la enzima lactasa que está presente en el intestino y se encarga de separar esas dos moléculas para que se puedan absorber.

Cuando existe un problema fisiológico por un desequilibrio entre la cantidad de lactosa que se ingiere y la incapacidad de lactasa para romper este disacárido, no puede ser absorbida y se produce dolor, distensión abdominal y diarrea, entre otros, después de consumir lactosa. Esto es lo que les ocurre a los adultos y los niños con intolerancia a la lactosa.

Tipos de intolerancia a la lactosa de los niños

Los niños que tienen intolerancia a la lactosa

Si a tu hijo le han diagnosticado que es intolerante a la lactosa, debes saber que existen dos tipos de intolerancias:

- Intolerancia primaria o hereditaria
Es irreversible y se desarrolla generalmente en la infancia.

- Intolerancia secundaria
Puede aparecer a cualquier edad y suele ser transitoria. Sucede como consecuencia de alguna lesión que puede sufrir la mucosa y que provoca deficiencia de lactasa y por lo tanto una malabsorción.

La intolerancia a la lactosa suele ser secundaria a otras situaciones en edad pediátrica como gastroenteritis, enfermedad celiaca, enfermedad de Crohn, SII, SIBO, etc.

- Deficiencia congénita de lactasa debido a una mutación de un gen de la lactasa produciendo niveles muy bajos de la enzima. Suelen ser un trastorno gastrointestinal raro y deberán estar de por vida con dieta sin lactosa.

- Deficiencia de lactasa por falta de desarrollo. Suele darse en niños prematuros de menos de 34 semanas de gestación. La lactasa se desarrolla en las últimas semanas de la gestación, por lo que cuanto más prematuro sea, más riesgo de deficiencia hay. Suele revertirse por maduración antes de los 3 meses de vida.

Cuáles son los síntomas que alertan de intolerancia en niños

Síntomas de intolerancia a la lactosa

Conocer los síntomas que se relacionan con la intolerancia a la lactosa, alertará a los padres. En caso de que tu hijo tenga varios de estos síntomas después de comer alimentos con lactosa, lo recomendable es acudir al médico. Recuerda que el diagnóstico de la intolerancia la lactosa debe ser siempre confirmado por el pediatra.

Estos son los síntomas más comunes que se presentan en los adultos o niños intolerantes a la lactosa.

- Dolor abdominal

- Diarrea acuosa

- Deshidratación

- Pérdida de peso

- Náuseas

- Vértigos

- Meteorismo

- Puede cursar también con estreñimiento

- Pérdida de concentración

- Dolor o rigidez articular

- Úlceras bucales

- Cansancio

Cuál es el tratamiento para niños intolerantes a la lactosa

El único tratamiento, una vez diagnosticada la intolerancia a la lactosa, es el seguimiento de una dieta de reducción o exclusión de lactosa.

La tolerancia individual de lactosa de cada individuo es muy variable por lo que es imposible fijar un mismo límite para todos los intolerantes así que habría adaptar la dieta al nivel de tolerancia de cada individuo con mala digestión de la lactosa.

Más allá de los tratamientos, quiero hablarte de los suplementos de lactasa. Se trata de suplementos alimentarios enzimáticos. La forma de usarse sería tomar una pastilla de lactasa unos 15-30 minutos antes de consumir una comida que contenga lactosa, de esa manera la lactosa se puede absorber sin producir malestar.

Alimentos que niños con intolerancia a la lactosa pueden comer

Los alimentos que los niños con intolerancia pueden comer

A continuación vamos a aprender más sobre aquellos alimentos que los niños con intolerancia a la lactosa pueden tomar y los que no. En este caso, podemos dividir los alimentos en:

- Alimentos prohibidos
- Alimentos que pueden contener lactosa
- Alimentos aptos

1. Alimentos prohibidos para niños intolerantes a la lactosa

Dentro de los alimentos prohibidos para los niños con esta intolerancia, se incluyen todos aquellos que contengan lactosa. Estos pequeños nunca deben comer o beber:

- Leche de vaca

- Leche de búfala

- Leche de cabra

- Leche de oveja

- Leche en polvo

- Leche evaporada

- Leche condensada

- Leche humana: únicamente en intolerancia congénita a la lactosa.

- Batidos de leche

- Kéfir

- Mantequilla

- Nata

- Quesos

- Cuajada

- Postres lácteos

- Helados

- Bechamel

2. Algunos alimentos que SÍ pueden contener lactosa

La lactosa es utilizada por la industria alimentaria para mejorar el sabor, la textura y la vida útil de diferentes productos, así que es importante revisar siempre que entre los ingredientes no se encuentre lactosa (incluso en aquellos alimentos que, de primeras, no nos imaginamos que podrían contener lactosa). Este tipo de productos suelen ser:

- Cremas y sopas

- Platos precocinados

- Panes

- Bollería, galletas, pasteles y tartas

- Fiambres y Embutidos

- Aperitivos y snacks

- Salsas y mayonesas

Y un largo etcétera. Pero tampoco debemos olvidarnos de revisar:

- Medicamentos y complejos vitamínicos por los excipientes que llevan

- Incluso dentífricos

Respuestas de la intolerancia a la lactosa para niños

3. Alimentos aptos para niños con intolerancia a la lactosa

Serán los alimentos frescos y que ni son lácteos ni derivados y que no deberían de llevar lactosa como aditivo como:

- Verduras, hortalizas y frutas 

- Legumbres

- Frutos secos y semillas

- Carnes, pescados y huevos

- Arroz, pasta y otros cereales

- Tubérculos

- Lácteos fermentados y bebidas vegetales

Recordando que la intolerancia a la lactosa es producida por ese azúcar, serían aptos ingredientes de origen lácteo que no son azúcares sino proteínas lácteas: proteína de la leche, caseína y derivados, lactálbumina y Lactoglobulina.

Y por supuesto, también son alimentos aptos todos aquellos productos denominados 'sin lactosa'.

Por qué aunque los lácteos fermentados tengan lactosa pueden consumirse

Bebés y niños con intolerancia a la lactosa

Como has podido comprobar, en la anterior lista de alimentos aptos para niños con intolerancia a la lactosa se encuentran los lácteos fermentados. ¿Cómo es posible? Estas son las razones:

- Porque en el proceso de fermentación se hidroliza la lactosa reduciendo su presencia.

- Además, en el caso del yogur, los fermentos lácticos que contiene, cuando se ingieren continúan consumiendo la lactosa, además de producir lactasa, facilitando así la digestión de esa lactosa.

- La consistencia o viscosidad de este tipo de productos ralentiza su digestión (retrasando el vaciado gástrico y modulando la motilidad intestinal) haciendo que la lactosa se libere más lentamente en el duodeno y haciendo que se mantenga más tiempo en el intestino delgado. Esta ralentización, hará que la lactosa presente esté más tiempo en el intestino en contacto con la lactasa residual, optimizando su acción.

Por otro lado, hay quesos bien tolerados por no contener lactosa o por contener un aporte muy bajo, pero siempre debemos recordar la tolerancia individual. Nos referimos, por ejemplo, a quesos como: gruyére, cheddar, mozzarella, idiazábal, parmigiano-Reggiano, cammembert o queso manchego curado.

¿Hay leches de fórmula sin lactosa para los bebés?

También existen diferentes leches de fórmula para bebés que no contienen lactosa. Son adecuadas para aquellos casos en los que un bebé necesite alimentarse con este tipo de leches; recuerda que han de ser siempre prescritas por el pediatra.

Ejemplos de leches de fórmula sin lactosa son: fórmula sin lactosa, fórmulas a base de soja, fórmulas a base de arroz, fórmulas semielementales, fórmulas elementales o monoméricas, Fórmulas anticólicos (estas últimas contienen menos cantidad de lactosa, pero no nula por lo que no estaría indicada en según en qué casos).

Recetas sin lactosa para una merienda rica y saludable

Las recetas sin lactosa para los bebés

Y, por último, te dejamos dos recetas muy fáciles de preparar que, además de no contener lactosa, son muy saludables y sabrosas. Puedes cocinarlas junto a los niños

Paso a paso de la receta de batido de fresa con avena

Ingredientes:

- 1 vaso de bebida de avena: Si quieres que el batido quede fresquito y coja más consistencia puedes hacer cubitos de hielo con la bebida vegetal. Refresca y mejora la textura.

- Media manzana Golden o cualquier otra que sea dulce: Añadir frutas con textura, como puede ser la manzana, ayuda a aportar una textura cremosa. Se puede usar melocotón, manzana y plátano que además, los azúcares presentes de forma natural en el plátano endulzarán el batido sin la necesidad de añadir azúcar.

- 4 fresas o frutas ricas en agua. Para complementar a las que aportan una textura cremosa. Se puede añadir melón, sandía, naranja, la papaya o las fresas.

- 3 cucharadas de avena

Elaboración del batido de fresa con avena:
Limpiamos las fresas, pelamos y cortamos la manzana. A continuación, introducimos la fruta, la bebida vegetal y la avena en un vaso de batidora y trituramos hasta que quede una consistencia suave y servimos.

*ATENCIÓN: Lee bien el etiquetado de todos los productos consumidos para asegurarte de que está exento de aquellos ingredientes que generan alergia o intolerancia.

Receta de pudin de chía y mango con plátano

Más recetas sin lactosa para niños

Esta receta es un desayuno muy sencillo que puedes dejarlo preparado en un momento la noche de antes.

Ingredientes:

- Medio mango. Es una fruta muy rica en vitamina C que tiene un papel muy importante en el sistema inmunológico

- Medio plátano

- 150 ml de bebida de avena

- Una pizca de jengibre en polvo que nos aportará un aroma y un sabor especial

- 2 cucharadas de semillas de chía 

Elaboración del pudín de chía y mango con plátano:
Pelamos el mango, los cortamos e introducimos en un vaso de batidora. Trituramos hasta conseguir un puré fino. En un bol, mezclamos la bebida de avena con las semillas de chía y el jengibre. Añadimos el puré de mango y mezclamos hasta que se incorpore completamente.

Para que se hidraten las semillas de chía y la mezcla adquiera consistencia de pudin, dejamos reposar al menos 30 minutos cerrado y en la nevera. También lo podemos dejar reposar toda la noche.

Una vez listo, pelamos y cortamos medio plátano a rodajas. Servimos la mezcla de chía y mango en un vasito y cubrimos con el plátano. Y… ¡ya tendrás listo tu pudín de chía y mango con plátano! ¡Una delicia para adultos y niños!

Menús para niños intolerantes a la lactosa

Menú de primavera para niños con intolerancia a la lactosa Menú de primavera para niños con intolerancia a la lactosa. Los niños con intolerancia a la leche deben tener especial cuidado con lo que comen, especialmente en Primavera. Por eso, los padres deben elaborar un menú acorde a sus necesidades. Te ofrecemos una muestra, un menú semanal que puedes utilizar para ofrecer a tu hijo una dieta equilibrada sin que tenga que tomar ningún alimento con lactosa.

Menú de verano para niños con intolerancia a la lactosa Menú de verano para niños con intolerancia a la lactosa. Los niño con intolerancia a la lactosa deben cuidar su alimentación. Hay muchos alimentos que pueden sustituir a los lácteos. Te proponemos un menú semanal para que aprendas a combinar los alimentos y elabores un completo menú para tu hijo con intolerancia a la lactosa.

Menú de otoño para niños con intolerancia a la lactosa Menú de otoño para niños con intolerancia a la lactosa. Menú de otoño para niños intolerantes a la lactosa. Los niños con alergia a la lactosa deben tener especiales cuidados en su alimentación. Te ofrecemos un menú semanal detallado para que que te sirva de referencia y te de ideas a la hora de elaborar el menú de tu hijo.

Menú de invierno para niños con intolerancia a la lactosa Menú de invierno para niños con intolerancia a la lactosa. Los niños con intolerancia a la lactosa han de cuidar su alimentación. Existen alimentos que pueden sustituir sin problemas a los lácteos y muchos otros que ya se pueden comprar sin lactosa. Te ofrecemos un menú especial para niños intolerantes a la lactosa para la estación de invierno.

Puedes leer más artículos similares a Menú semanal para niños con intolerancia a la lactosa (fácil de preparar), en la categoría de Dietas y menús infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: