Leche de vaca o leche vegetal para los niños, ¿qué es mejor?

¿Es recomendable dar a los bebés y a los niños leche vegetal?

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

La leche de vaca tiene desde hace algunos años, serios competidores en los preparados lácteos de origen vegetal. Estas leches vegetales, son preparados para beber elaborados a base de ingredientes de origen vegetal (almendras, arroz, avena, soja…), triturados y procesados generalmente en agua, aunque a veces mezclados con aceite, y con diferentes conservantes, edulcorantes y/o aditivos en función del ingrediente de origen.

Si bien estos preparados vegetales pueden tener ciertos beneficios frente a la leche procedente de mamíferos, también pueden tener desventajas, y, como padres, no siempre sabemos cuál escoger. Te contamos cuáles son las ventajas e inconvenientes de la leche de vaca y la leche vegetal para los niños.

Lo bueno y lo malo de la leche vegetal para los niños

Leche de vaca para los niños o leche vegetal, ¿qué hacer?

Tienen bajo contenido de grasas saturadas y colesterol, a excepción de la leche de coco, cuyo contenido en grasa saturada es muy elevado.

Su contenido de carbohidratos o azúcares es elevado. De entre las opciones disponibles, la leche de arroz es la que contiene un mayor contenido de carbohidratos, siendo estos de liberación lenta. Pueden además, contener edulcorantes, algunos de los cuales pueden causar sensibilidades e incluso irritabilidad intestinal. Es conveniente elegir, de entre las opciones disponibles, la que menos azúcares simples contenga, ya que son los menos saludables.

Tienen un escaso contenido de proteínas, además de que estas suelen tener limitados aminoácidos esenciales. En el caso de la leche de soja el contenido proteico es más elevado y de relativamente alto valor biológico.

Contienen muy pocos micronutrientes, como vitaminas y minerales. De hecho, si contienen vitamina D y calcio, estos están añadidos de manera artificial, y no siempre es deseable este enriquecimiento artificial.

Lo bueno y lo malo de la leche de vaca para los niños

- Tiene gran cantidad de proteínascalcio y vitaminas D y B12, muy importantes para el crecimiento, constituyendo un formato bebible y de alta densidad nutritiva, fácil de consumir por los niños.

Contienen grasa saturada y colesterol, poco saludables para el corazón, que se puede minimizar si se consume leche desnatada. Sin embargo, en la leche desnatada también disminuye la vitamina D presente de manera natural.

- Su carbohidrato principal es la lactosa, que, lamentablemente, puede causar problemas digestivos. Existe leche libre de lactosa, en la que esta se divide en glucosa y galactosa, azúcares simples fácilmente digeribles, por lo que puede ser una alternativa en casos de intolerancia. Los productos lácteos fermentados también están exentos de lactosa, por lo que son otra opción en estos casos.

¿Leche de vaca o leche vegetal para los niños?

La leche de soja es la que se consume de manera más extendida y es la gran competidora frente a la leche de vaca, ya que proporciona energía similar a la leche desnatada y cantidades similares de proteína, mientras que no contiene lactosa, evitando la posible intolerancia.

Sin embargo, en contrapunto, no contiene hierro y además la alergia a la soja está bastante extendida, por lo que es conveniente descartarla antes de ofrecer leche de soja como sustituta de la leche de vaca a nuestros pequeños.