Los 15 falsos mitos más extendidos sobre la alimentación infantil 

¿Alimenta igual un zumo de naranja que una naranja entera?

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Ni el consumo de leche empeora el resfriado, ni el zumo de naranja es un sustituto de una pieza de fruta. Estos son solo algunos de los mitos sobre alimentación infantil que circulan por ahí. Hoy venimos dispuestos a poner un poco de luz a estas "afirmaciones" y a confirmarte de una vez por todas qué es verdad y qué es un bulo. 

Desterrando falsos mitos sobre la alimentación infantil

falsos mitos sobre la alimentación infantil

Aunque en general todos tenemos relativamente claro en que consiste una dieta sana y equilibrada y que alimentos debemos ofrecer a nuestros pequeños, debemos prestar atención a ciertas creencias que existen en torno a la alimentación y que carecen de validez o de razonamiento científico que las apoye.

1. Un zumo es una pieza de fruta
No, no lo es. En el zumo, el azúcar de la fruta (fructosa, un azúcar sencillo) se encuentra libre, siendo potencialmente más perjudicial para la dentadura al estar en contacto directo con ella. Además, se han perdido gran parte de las vitaminas (que se oxidan al estar en contacto con el aire), y sobre todo, se ha perdido casi la totalidad de la fibra de la fruta.

2. Las galletas son mejores que la bollería industrial
Las galletas industriales son bollería industrial, a no ser que sean caseras y controles el tipo de grasa y la cantidad de azúcar que añades.

3. La bollería casera es saludable
¡No necesariamente! Algunos bollos o bizcochos caseros tienen tal cantidad de azúcar que distan mucho de ser saludables. Los dulces no deben formar parte del desayuno habitual de los niños y debemos escoger opciones más sanas, como los copos de avena o las tostadas.

4. Los cereales de desayuno son un desayuno saludable 
¡Según cuales! Los cereales enfocados al público infantil tienen una cantidad de azúcar muy elevada, para hacerlos más atractivos. Es mejor escoger aquellos que contienen cereales integrales sin procesar y sin azúcar añadido.

5. Los huevos tienen demasiado colesterol y son poco saludables
Tienen colesterol, sí, sobre todo en la yema, pero a día de hoy se sabe que son otros factores, como el aporte de grasas poco saludables o el sedentarismo, los que contribuyen a la hipercolesterolemia.

6. El pollo debe cocinarse sin piel para evitar la grasa
Cocinar el pollo con su propia piel permite que no pierda sus propios jugos, haciendo la pieza mucho más jugosa. Preocúpate de retirar la piel antes de comerla y así evitaras la grasa.

7. El pan engorda
Toda la comida engorda, ¡faltaba más! El pan contiene básicamente carbohidratos, que aportan alrededor de 4 Kcal por cada gramo, bastante por debajo de lo que aportan las grasas (9 Kcal/g).

8. El pan de molde es igual que el pan de barra
No, no lo es. El pan de molde contiene grasas, azúcares simples y más cantidad de sal de la que contiene el pan normal, haciéndolo mucho más calórico. Si se elabora en casa, es conveniente escoger grasas saludables y minimizar la cantidad para hacerlo más sano.

9. Mejor margarina que mantequilla
No necesariamente. La mantequilla tiene grasas saturadas, ya que proviene de la nata de la leche, pero, en general, es una grasa mínimamente procesada. La margarina, por el contrario, es una grasa altamente manipulada y que puede tener grasas trans que son más perjudiciales aún -dependiendo del caso. Mucho mejor utilizar aceite de oliva que contiene ácidos grasos insaturados y vitaminas liposolubles beneficiosas para la salud.

10. Los frutos secos son excesivamente grasos
Ciertamente, los frutos secos contienen grasa, pero es grasa insaturada muy beneficiosa para el cerebro, y, si la porción se mantiene dentro de los límites recomendados –un puñado generalmente-, constituyen un snack muy beneficioso para la salud infantil.

11. La leche empeora el resfriado
Nada que ver con la realidad, la leche no hace que la mucosidad espese, pero no es apropiado sustituir la ingesta de agua por leche, ya que es el agua el que favorece la eliminación de la mucosidad.

12. La vitamina C protege frente a los resfriados
Solo es una verdad a medias, porque proteger, no protege como tal, pero unos depósitos aceptables de vitamina C en el organismo aseguran el buen funcionamiento de las defensas y, por tanto, pueden aumentar la protección frente a infecciones.

13. Es mejor escoger las versiones bajas en grasas de los alimentos
Ni mucho menos, lo normal es que, cuanto menos procesado sea un alimento, mejor, y las versiones bajas en grasas suelen estar altamente manipulados.

14. Las verduras o pescados congelados carecen de valor nutricional
¡Todo lo contrario! Estos alimentos se congelan recién cogidos, cuando sus propiedades nutricionales son óptimas y así se conservan hasta llegar al plato.

15. Para los niños solo pescadito blanco
El pescado, tanto blanco como azul, es muy beneficioso para la salud de los niños, pero el azul tiene un perfil de ácidos grasos mucho más atractivo que el blanco, por lo que es más beneficioso si cabe.

¿Has tomado buena nota? ¿Tienes alguna duda más? No dudes en dejarnos tus consultas en comentarios.