Precauciones con el consumo de lichi para los niños

Ventajas y desventajas para los niños de comer la fruta de lichi

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

El lichi es una fruta tropical poco conocida y escasamente utilizada en nuestro país. Sin embargo, dado su accesibilidad, es ampliamente consumida en países asiáticos, como China e India, los mayores productores de lichi a nivel mundial.

Entre las bondades del lichi se encuentra su contenido en vitamina C y ácido fólico, además de su concentración de minerales como el hierro, el cobre o manganeso. Además, el lichi se caracteriza por ser una de las frutas con mayor contenido en polifenoles, lo que hace del lichi una fruta de alta densidad nutritiva muy interesante en la infancia. Te contamos cuáles son los beneficios del lichi para toda la familia.

Las grandes ventajas y beneficios del lichi para niños y adultos

Precauciones con el consumo de lichi para los niños

Aportan vitamina C, ácido fólico, minerales, hierro... Por si esto fuera poco, en las semillas del lichi pueden encontrarse pequeños compuestos de gran potencial antivírico, sobre todo frente a virus tremendamente fáciles de contraer entre los más pequeños, como el causante de la enfermedad boca-mano-pie, o el herpes. En la pulpa del lichi, por su parte, hay flavonoides con propiedades antiinflamatorias, de gran interés en la infancia.

En cuanto a su contenido en macronutrientes, el lichi contiene básicamente carbohidratos, y una cantidad prácticamente nula de proteína y grasa, por lo que su contenido calórico es relativamente bajo.

Las precauciones con el consumo de lichi para los niños

Sin embargo, y a pesar del tremendo atractivo que suponen sus beneficios para la salud, sobre todo para el corazón y el sistema circulatorio, y a pesar de su tremendo potencial antioxidante que el lichi presenta, en la actualidad se ha relacionado su consumo con graves problemas de salud en poblaciones desfavorecidas.

- Hipoglucemia: Lo cierto es que las semillas de lichi contienen una sustancia, homóloga de la hipoglicina -un aminoácido extremadamente raro pero químicamente relacionado con la lisina- que es capaz de causar hipoglucemias, es decir, bajadas drásticas e inesperadas de los niveles de azúcar. Teniendo en cuenta esto, el lichi debe consumirse con precaución, sobre todo en el caso de niños diabéticos o en momentos en los que los niveles de azúcar puedan ser bajos o fluctuar, como con el estómago vacío o durante el ejercicio físico.

- Encefalopatía hipoglucémica: Por otra parte, y en relación también con la hipoglucemia, el lichi se ha relacionado, en poblaciones infantiles donde la desnutrición está, desafortunadamente, ampliamente extendida, con la aparición de una encefalopatía conocida como encefalopatía hipoglucémica. Según las investigaciones realizadas, la encefalopatía hipoglucémica podría estar causada por la combinación de la hipoglicina A junto con el homólogo que contiene el lichi (sobre todo en lichis que aún no han madurado) y con una baja cantidad de azúcar en sangre, como suele ocurrir tras periodos de ayuno o, en los casos estudiados, en niños con síntomas de malnutrición. Adicionalmente, la presencia en el lichi de otros aminoácidos poco frecuentes, aparte de la hipoglicina, podría también tener relación con la enfermedad.

Aunque los resultados de los estudios son insuficientes para prohibir su consumo, desde las organizaciones destinadas al control de este tipo de enfermedades se recomienda que los niños no consuman grandes cantidades de esta fruta y lo hagan siempre después de las comidas.