Qué es el reloj de vida de los niños

La cronobiología, el estudio del cuerpo humano según la hora del día

Iván Carabaño Aguado

No, no pienses que en este artículo te vamos a indicar a qué edad debes regalarle a tu hijo un reloj, no si son más ventajosos los relojes digitales, de agujas o con dispositivos cuentapasos. Nada de eso. Vamos a hablar de una cosa más importante, la cronobiología, o “reloj de vida” de los niños. En España contamos con una investigadora de enorme prestigio internacional, dentro del campo de la cronobiología: Marta Garaulet, catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia. 

El reloj de los niños, ¿qué es?

 Reloj de vida de los niños

A lo mejor te preguntas qué es esto de la cronobiología. Muy sencillo: es la disciplina encargada de estudiar cómo funciona el cuerpo humano según la hora del día en la que estemos. Hay variaciones interindividuales muy claras. Por ejemplo, hay gente que disfruta madrugando, que muy de mañana está preparada para hacer múltiples actividades... Y hay otras personas a las que les ocurre todo lo contrario: se activan por la tarde-noche, se acuestan tarde, se ponen de mal humor si madrugan, etc. A pesar de estas variaciones, hay también matices universales en este mundo que te estamos presentando. Esto es, hay rasgos comunes cuyo conocimiento va a facilitar que no le llevemos la contraria a nuestra fisiología. 

A continuación, te aportamos a continuación una serie consejos para aprovechar los aspectos comunes del reloj vital que todos tenemos, incluidos tus hijos. También tú, como padre/madre, te puedes beneficiar: 

1. Por la mañana, temprano (más o menos a las 8:00-8:30), el peristaltismo intestinal es más rápido. ¿Este hecho que implica? Que por la mañana, evacuar es más fácil. Consejo: dile a tus hijos que se sienten la taza del váter durante 5 minutos después de desayunar.   

2. Hacia las 9:30-10:00, nuestro grado de atención (“estado de alerta”) es óptimo. Si tu hijo tiene un examen a esa hora, va a sacar el máximo rendimiento a lo que estudió el día anterior. Y si no tiene examen, va a interiorizar las lecciones que le estén explicando de la mejor manera posible.

3. Hacia las 15:00, la atención disminuye. A esta hora, y eso en España lo sabemos de maravilla, lo mejor que podemos hacer es descansar un rato y echarnos la siesta.

4. Seguro que te has preguntado el motivo por el cual, casi instintivamente, las actividades extraescolares deportivas de nuestros hijos son por la tarde. El motivo es que hacia las 17:00, aumenta la afluencia de sangre hacia los músculos, y es el momento del día en el que estamos más capacitados para hacer deporte.

5. A partir de las 21:00 comienza la secreción de melatonina, coincidiendo con la menor exposición lumínica. Este hecho facilita el sueño. Por eso es tan importante que, a partir de esa hora, no luchemos contra nuestra tendencia natural. Esto es: evita que tus hijos se expongan a tabletas, móviles y demás dispositivos lumínicos.  

Recuerda que tú también tienes este reloj, y que los consejos que te hemos aportado, los puedes aplicar para ti: visita el baño por la mañana, programa tus reuniones importantes en la primera franja de la mañana, descansa un rato después de comer (si puedes), haz deporte a media tarde y mira poco tu teléfono a eso de las 21:00. Tu cuerpo te lo agradecerá.