Por qué deberías abrazar a tu hijo más a menudo

Los beneficios y la importancia de los abrazos para los niños

'Cada vez que abrazamos a alguien con gusto, ganamos un día de vida' (Paulo Coelho). ¿Sabes por qué los abrazos son tan importantes para tu hijo? Porque los abrazos no entienden de idiomas, de hecho, pertenecen a un mismo idioma universal, así que ofrecen una forma de comunicación no verbal única, que todos pueden entender por igual.

Te explicamos por qué los abrazos son tan importantes para tu hijo y por qué deberías abrazar a tu hijo más a menudo. Descubre aquí la cantidad de beneficios que le aportan. 

Por qué deberías abrazar a tu hijo más a menudo aunque no te lo pida

Por qué debemos abrazar a los nños

Pocas veces nos paramos a pensar en la cantidad de beneficios que tiene un abrazo para los niños. Un abrazo es la forma silenciosa de decir 'te quiero'. Además, los abrazos aportan todas estas ventajas a tu hijo: 

- Los abrazos calman, ayudan, serenan, aportan paz y tranquilidad tanto a los padres como a sus hijos. Los niños necesitan estar en los brazos de sus padres para conocer esa paz y esa tranquilidad. 

- Los abrazos aumentan la autoestima de quien lo recibe. Es como una inyección de energía y de amor. Consiguen que el niño que lo recibe gane en confianza en sí mismo,

- Los abrazos ayudan a fortalecer los vínculos, establecen relaciones poderosas mediante lazos invisibles de confianza y cariño.

- Los abrazos aportan protección, seguridad, a quien lo recibe.

Cómo es el abrazo perfecto para nuestro hijo y otras formas de expresar cariño

Nadie nos enseña a abrazar, pero sabemos hacerlo. Es un gesto instintivo, emocional. Los abrazos deben ser sentidos, sinceros. Además, los expertos señalan que los abrazos deben ser lentos, sentidos, y deben durar entre tres y cuatro segundos, ya que en el abrazo debemos transmitir nuestra emoción y nuestra energía. 

Abrazar es acariciar el alma de la otra persona. Así que si quieres decir a tu hijo 'te quiero' sin palabras, lo puedes hacer mediante un abrazo. 

Los abrazos son necesarios. De hecho, si una persona no recibe abrazos, seguramente los demandará de forma instintiva mediante señales.

Pero el abrazo a menudo se entrega junto a otros gestos de cariño. Junto con los abrazos, puedes utilizar:

- Aplausos. los aplausos implican un reconocimiento que emociona y estimula al que lo recibe.

- Sonrisa. La sonrisa es alegría, felicidad, y una de las herramientas más poderosas para las personas.

- Los besos. El contacto físico por excelencia que denota amor entre las personas.