Qué es educar en positivo a los niños

Crianza positiva de los niños

Jimena Ocampo Lozano

Para hablar de educar en positivo a los niños, tenemos que empezar por aclarar lo que no es. Educar en positivo no es evitar la palabra no, no es no poner límites a los niños, no es dejarles hacer lo que quieran.

Educar en positivo es educar a los niños para que aprendan y se desarrollen pero desde la comprensión, el cariño, la confianza... Es hablar bien a nuestros hijos, es aceptar sus capacidades y limitaciones en cada momento, es motivarles, apoyarles, favorecer que crezcan con seguridad en sí mismos y una autoestima fuerte y positiva. Es educar desde el cariño poniendo normas y límites. 

Cómo educar en positivo a los niños

Educación positiva para los niños

1. Algo fundamental para educar a nuestros hijos es la paciencia. Es algo que nos exige nuestra labor de ser padres ¡¡¡¡¡Toneladas de paciencia!!!!! y es algo que no se puede agotar ,por muy cansados que estemos.

Junto con la paciencia, es fundamental comprender y conocer a nuestros hijos según la etapa de desarrollo en la que estén. Muchas veces les pedimos cosas para las que no están preparados o queremos que hagan cosas sin haberles enseñado antes porque "ya son mayorcitos". Y los niños para aprender, necesitan que les enseñemos. No puedo exigir al niño que recoja los juguetes, si antes no le he enseñado cómo hacerlo. Tampoco podemos olvidar que todo aprendizaje lleva su tiempo, así que una vez más, necesitaremos paciencia.

2. Educar en positivo tampoco significa no poner normas y límites o eliminar el no de nuestro discurso. Las normas, límites, responsabilidades, son fundamentales para un desarrollo sano del niño, (les aportan seguridad en su entorno y en sí mismos). Pero no podemos olvidar que las normas para cumplirse, deben conocerse, por lo que debemos enseñárselas a los niños, así como dejarles claro qué ocurre si no las cumplen y recompensar las buenas conductas. Las sanciones que pongamos a los niños, tienen que ser proporcionales a lo que hayan hecho, ser claras y firmes, y no imponerse desde el enfado y la rabia que me produce lo que ha hecho el niño.

3. Otro aspecto importante es el lenguaje que empleamos cuando nos dirigimos a los niños. Evitar gritos o hablar mal a los niños, (vas hecho un guarro, estás insoportable...), emplear un lenguaje adecuado a su edad, tratarles con respeto... es fundamental para educar en positivo. 

4. Es importante también cuidar la comunicación, dejar que se expresen, escucharles, y demostrar que se les escucha y dar importancia a lo que nos dicen nuestros hijos. Entender que las cosas que les preocupan o les intrigan aunque nos puedan parecer asuntos sin importancia, para ellos sí la tienen.  Sentir que les escuchamos es para ellos fundamental, crea un vínculo positivo con los padres, genera seguridad y confianza  en ellos mismos.

5. Expresar en positivo las normas, que no es más que decir lo mismo en un lenguaje diferente. En lugar de "no puedes comer chocolate sin mi permiso", decir, si quieres comer chocolate, pídemelo. 

6. Darles poco a poco la oportunidad de tomar decisiones y poder participar en  el establecimiento de normas, acordes con su edad y desarrollo. No se trata de que puedan decidir sobre si quieren ir al cole o no, pero pueden elegir si prefieren ir a patinaje o a judo de extraescolar. 

7. Por último, es fundamental dar y demostrar afecto. No usar nunca el cariño como un elemento para el chantaje, ( no me gustas cuando lloras, hasta que no dejes de llorar no te voy a hacer caso...).

En resumen, educar en positivo, es educar desde la asertividad, desde la comprensión, desde el conocimiento sobre cómo es el niño en cada etapa del desarrollo, desde el respeto...NO es dejar que los niños hagan lo que quieran, sino asumir un estilo educativo más democrático, reconociendo las capacidades y habilidades de los niños.