Cabañas de los árboles. Unas vacaciones diferentes con los niños

Una propuesta en familia muy divertida

Guiainfantil.com

Una nueva tendencia en alojamientos insólitos recorre Europa: la combinación de alojamientos insólitos y multiaventura autoguiada. Cabañas en los árboles unidas por puentes tibetanos, cabañas flotantes a los que se llega en barca, yurtas mongolas a las que se accede a caballo o en burro.

Alojarse en una habitación tradicional ya no tiene tanto interés para los niños después de que uno se ha alojado en estas divertidas cabañas de madera ubicadas en lo alto de los árboles.

Te contamos cómo es la experiencia de alojarse en una cabaña en los árboles.

¿Cómo es alojarse en una cabaña en los árboles?

Cabañas de los árboles. Unas vacaciones diferentes con los niños

Al estilo Tarzán de los monos. No todos los días uno se levanta por la mañana y se encuentra respirando aire limpio al lado de un pájaro. Sientes cómo la cabaña se balancea levemente bajo tus pies cuando sopla el viento, y el silencio te rodea por todas partes. La sensación es preciosa, pero si eso encima está combinado con un puente tibetano, a 4 metros de altura, que te conecta con la cabaña de al lado ¡la diversión está asegurada para los niños!

La inspiración de estas cabañas procede del estremecimiento que produce dormir en el interior de un Parque Nacional de África, entre leones y elefantes de Kenia o Tanzania, donde abundan estas cabañas como forma de alojamiento entre los turistas.

La idea es conectar profundamente con la naturaleza, sentirnos parte de ella, pero con las vistas de un bosque mediterráneo, nevado, y con la tranquilidad de que no te encontrarás un cocodrilo bajo los pies de la cama.

La mayoría de las cabañas están preparadas para familias, y tienen un wc, con lo que no tenemos que descender de la cabaña en mitad de la noche si nos entran ganas de ir al baño. Ofrecen grandes comodidades y resultan toda una experiencia y aventura para los niños, que tienen la oportunidad, no solo de dormir en su interior sino o cenar un poco más cerca de las estrellas y en compañía de un búho o una ardilla.

Si te apetece vivir esta experiencia no te será difícil encontrar cabañas de todo tipo, especialmente en Europa, con estilos variados y adaptadas para todos los climas, incluso los más invernales.

¿No te apetece unas vacaciones diferentes?

Autor: Antonio Gonzalo. Director del Camping Monte Holiday

www.monteholiday.com