Cómo lograr que los niños lean en vacaciones

Consejos para fomentar la lectura infantil en vacaciones

Llega el verano, las vacaciones de los niños, y con ellas mucho tiempo libre. Muchos padres quieren que durante las vacaciones los niños hagan algo, aunque sea leer, pero no a todos los niños les atrae la lectura como a nosotros nos gustaría. 

La lectura en verano es importante, mejora sus destrezas lectoras, afianza habilidades adquiridas durante el curso académico, además de todos los beneficios que de por sí, conlleva la lectura, el más importante...¡leyendo se aprende y además es divertido! ¿Cómo podemos pues lograr que los niños lean en vacaciones?

Claves para lograr que los niños lean en vacaciones

Lograr que los niños lean en vacaciones

La lectura fomenta la creatividad de nuestros hijos, su imaginación, les acerca a mundos y realidades que de otra manera no podrían conocer, y además les entretiene y les relaja. Por lo tanto, es importante que los niños lean, y en verano cuando hay más tiempo libre es una época fantásticas para ello, pero cómo lograr que los niños lean en vacaciones:

- Es importante no hacer de la lectura algo obligatorio sino algo divertido y placentero, algo que les relaje y les guste. Si les obligamos a leer probablemente no lo harán o lo harán a desgana. Durante el curso escolar se les obliga a leer, (15 minutos de lectura diaria como deberes), y en verano debemos procurar que no sea por obligación sino por gusto. No debemos  dejarles sin jugar o sin tele si no leen, pero sí  podemos premiarles si lo hacen. No tienen que ser premios materiales, pero podemos dejarles más ratito para bañarse, o para jugar en el parque o para ver una serie que les guste.

- También tenemos que tener en cuenta que los niños leen si ven a los padres leer. Por lo tanto los padres tenemos que dar ejemplo, y ser los primeros en meter en la maleta libros y aprovechar las vacaciones para leer un ratito y que de paso los peques nos vean. 

- Hacer a los niños partícipes de lo que vamos a llevar en la maleta, es buen momento para elegir los libros que quieren llevar en vacaciones, y que sean ellos quienes los elijan y guarden en sus maletas, de esta manera no será tanto una imposición sino una elección que ellos hagan. Que los niños elijan qué quieren leer. Ir con ellos a elegir los libros para el verano, dedicar tiempo a elegir a lectura veraniega, que vean los libros, que los abran, y que elijan el que más les llame la atención, ( aunque sea el libro de los 300 mejores chistes para niños). La lectura no tiene que ser educativa, sino divertida. Si los elegimos nosotros procurar que tengan relación con sus intereses y lo que a ellos les gusta, no lo que me gustaría a mí que leyeran.

- En verano los niños tienen mucho tiempo libre y no siempre están ocupados, y en ocasiones se aburren. En ese momento que no saben qué hacer y nos preguntan...¿qué hago? ¡Me aburro! podemos sugerirles que pueden coger un libro y leer.

- Leer con ellos cuando son más pequeños es una buena opción. Buscar huecos y ratitos en los que podamos leer juntos y compartir con ellos su lectura. Preguntarles por lo que han leído, por lo que más les gusta del libro, su personaje favorito... 

- Llevar los libros a todas partes. Meter en la mochila sus juegos o juguetes y un libro, que puedan recurrir a él si lo ven.

- Podemos aprovechar actividades en la que los libros sean los protagonistas o estén relacionadas con los libros. Llevarlos a una obra de teatro o película, basadas en un libro, y si les gusta, ofrecerles el libro para que lean, porque si la película les ha gustado, el libro lo hará aún más.

- ¿Y si a mi hijo solo le gusta ver la televisión o jugar con la tablet? En este caso podemos ofrecer como recompensa por leer cada día, tiempo extra para jugar a la tablet o ver la televisión, o poner como condición para ver la tele haber leído previamente aunque sea 10 minutos. 

Pero sobre todo y ante todo, como decíamos al comienzo, dar ejemplo y no hacer de la lectura una obligación sino algo divertido y placentero.