Montessori - Cómo fomentar la lectura en niños (y que amen los libros)

Consejos del método Montessori para construir un espacio para que los niños lean más

Marta Prada
Marta Prada Formadora y Guía Montessori

Fomentar la lectura en los niños y niñas va a depender de cómo puedan vivir su relación con los libros y del ejemplo que observen a su alrededor. Dicen que la palabra convence, pero el ejemplo arrastra. El ambiente preparado es un pilar de la pedagogía y método Montessori. Un buen ambiente es clave para que el niño pueda satisfacer sus necesidades y tener un desarrollo pleno. Que un niño pueda cultivar el amor por la lectura estará muy relacionado con el ambiente que le rodea.

Fomentar la lectura en los niños según el método Montessori

Fomentar la lectura en niños y niñas

Veamos algunas premisas básicas según la filosofía Montessori para tener un buen espacio que fomente la lectura. Estas son algunas de las características que nuestro rincón de lectura debe tener.

1. Cuentos y libros a la altura del niño o de la niña
Que los libros estén visibles y accesibles facilitará que el niño puede elegir libremente cuándo leer y qué leer. Para ello podemos colocar unos estantes bajitos. Hay algunas estanterías con baldas muy estrechas (lo justo para meter un libro) que ocupan muy poco espacio y son muy prácticas para cualquier hogar, aunque no haya muchos metros libres.

2. Orden y portadas visibles
Que los cuentos sean fáciles de sacar y de recoger puede marcar la diferencia. Si tenemos los cuentos amontonados puede que pasen meses sin que se acuerden de ver los que están al fondo. Para que los cuentos llamen más la atención de los niños y niñas es positivo exponerlos con sus portadas visibles en lugar de ponerlos de canto, procurando no poner unos encima de otros.

3. Espacio luminoso
Para el método Montessori también es muy interesante que los cuentos estén colocados en una zona en la que entre buena luz natural.

4. Espacio cómodo y tranquilo
Si la zona de lectura está en un lugar de paso con mucho tránsito o en una zona con muchas distracciones será más probable que el niño se despiste y deje a medias su lectura. Es interesante que la zona sea tranquila a nivel visual y que pueda tener espacios en los que sentarse o tumbarse a leer cómodamente: una hamaca, una butaca o una alfombra con unos cojines grandes pueden dar calidez para pasar tiempo leyendo ya sea en el suelo, que les encanta a los niños porque les permite gran libertad de movimiento o sentados.

Cómo cultivar el amor por los libros según Montessori

Que los niños amen los libros

Unas rutinas que incluyan momentos de lectura, tanto para los mayores como para los pequeños, irán dando paso a la creación del hábito lector. Aquí tienes algunas ideas para integrar los libros en la rutina diaria y, de esta forma, fomentar la lectura.

- Un cuento antes de dormir
Un buen momento para otorgar un espacio a la lectura puede ser la noche, justo antes de dormir.  Los momentos previos al sueño han de ser momentos de calma y conexión con las figuras de apego: los masajes, las canciones y, por supuesto, los cuentos son herramientas geniales para guiar a los niños y a las niñas hacia la calma. Cuando crezcan y aprendan a leer podemos comenzar a hacer lecturas compartidas (podemos leer párrafos con ellos de forma intercalada).

- Lectura durante el día
En ocasiones, quedan espacios de tiempo vacíos que se llenan cada vez de una forma más frecuente con pantallas. Sacar un libro o un cuento y compartirlo con ellos puede ser una buena alternativa: si los libros no van acordes a sus intereses rápidamente se aburrirán. Sin embargo, si les observamos y les escuchamos ellos mismos nos irán dando las pistas de los temas que les cautivan: dinosaurios, insectos, flores...

Los niños y las niñas pueden tener a su alcance libros de conocimiento que querrán ojear de forma autónoma para saber más, pero también podremos ir descifrando, cuando empiecen a leer, si les interesan más los libros sobre amistad, aventuras, humor, cómics... A medida que crezcan pueden empezar a leer de una forma más autónoma de forma voluntaria, pero sin duda será importante tener libros a su alcance que les resulten interesantes.

El amor por la lectura de los niños y niñas

- Biblioteca semanal o quincenal
Para que el niño tenga alternativas y vayamos renovando los libros a los que accede es muy interesante crear el hábito de acudir a la biblioteca periódicamente. Pasar un rato allí les impregna de ese espíritu lector, da valor a la lectura y, sobre todo, a los libros. Los niños y niñas pueden tomar prestados algunos libros de su interés. Saber que han de devolverlos les ayudará a desarrollar la responsabilidad, el orden y el sentido de cuidado.

- Visitar librerías en los viajes y excursiones
Es un hábito de lo más sencillo, que les ayuda a crear recuerdos en torno a los libros en esas experiencias que normalmente suelen quedar grabadas en su mente mucho tiempo.

- Intercambiar libros con otros niños
Este es un hábito precioso que fomenta la lectura, pero también la solidaridad, el cuidado y la responsabilidad. Además, compartir libros reaviva la llama del amor por la lectura al ver que también es un interés entre sus iguales.

- Compartir tiempo de lectura en el hogar
A partir de los 6 o 7 años podemos tener algunos momentos en casa para leer. Nosotros, como adultos, podemos leer los libros que nos gusten y ellos leerán, a su vez, sus propios libros. De esta forma, se crea en casa una atmósfera de silencio y calma en la que además de ver nuestro ejemplo tienen el ambiente idóneo para sumergirse en la lectura. Gracias a ello conseguimos fomentar la lectura en la infancia para establecer los hábitos lectores durante la edad adulta.

¿Cómo elegir los libros adecuados para nuestros hijos?

Elegir libros para los niños según su edad

Durante los primeros 6 años, desde la filosofía Montessori, se recomienda que los libros sean lo más realistas posibles. En este sentido, a continuación te hablamos sobre algunos consejos que puedes tener en cuenta para escoger los libros que más les gustan a los niños y las niñas.

¿Qué libros gustan más a los bebés?

Para bebés, una buena opción son los 'No words books'. Se trata de libros de imágenes. Son imágenes reales ordenadas por temas; animales, montañas, objetos cotidianos... Habitualmente suelen fabricarse en cartoné para que sean más manipulables.

Los primeros cuentos cortos para los niños

Recomiendo cuentos adaptados en extensión y contenido a la edad del niño. Las historias cotidianas son ideales para acompañarles en sus hitos y procesos durante la infancia. Hasta los 6 años los niños y niñas están formando la estructura básica de su cerebro, el orden es muy importante en esta etapa. Una forma de ayudarles con ese orden interno es contestar a sus preguntas con respuestas sinceras, reales y sencillas (adaptadas a su nivel de consciencia y comprensión), de la misma manera, las experiencias, la conversación y las historias cotidianas realistas les ayudarán a entender y ordenar la realidad que viven.

Por eso, desde la filosofía Montessori no se fomenta la fantasía o los mundos imaginarios en esta etapa. Las ilustraciones, el ritmo de la historia, las llamadas de atención, los toques de humor, la entonación de la lectura, el lenguaje no verbal... Son elementos clave para captar su interés y fomentar la lectura.

Recomendaciones para los primeros lectores

A medida que los niños y las niñas van creciendo es importante observar sus intereses, los temas de los que nos hablan, lo que tienen en común las actividades que eligen... Este te ayudará a fomentar la lectura al elegir libros y cuentos adaptados a su momento de desarrollo y a sus intereses. Por muy bueno que sea un libro, si no está adaptado a los gustos del lector, no le cautivará.

Los libros de conocimiento pueden convertirse en grandes aliados para esos momentos vacíos en los que quizá no se ponen a leer sin parar, pero sí se acercan a la estantería, ojean el libro, se detienen en algunas hojas, leen algún párrafo... Además, es importante elegir libros adaptados a su edad, con una extensión apropiada que sean capaces de asumir: el género literario también influirá en el éxito o fracaso del libro. Lo ideal es que, en cuanto tengan la capacidad suficiente, bajo nuestra supervisión, ellos mismos puedan elegir sus libros.

Errores al fomentar el amor por la lectura entre los niños

Lectura de los niños según Montessori

Y, antes de terminar, me gustaría comentarte algunas de las pautas que debes evitar si lo que buscas es fomentar la lectura entre los niños.

- Imponer la lectura como una obligación
A veces en casa no hay un buen ambiente, no se cultiva una relación con la lectura y no hay ejemplo, entonces, cuando los adultos ven que el niño no lee de forma espontánea o que no lee el tiempo que ellos consideran que debería leer, se empiezan a preocupar y a frustrar (muchas veces debido a la comparación con otros niños) y se cae en la imposición. Obligar a un niño a leer es la mejor forma de que no le interese la lectura durante el resto de su vida. Es importante que lea con 7 años, pero será un regalo que lo siga haciendo con 40.

- Marcarle los libros que tiene que leer y el plazo en el que los tiene que terminar
Cuando empiezan primaria muchos colegios ponen como tareas obligatorias para casa leer determinados títulos para una fecha. Leer algo que no te gusta y tener que leerlo en un plazo corto es la mejor forma de desarrollar el rechazo a la lectura. Los niños y niñas han de vivir la lectura como una experiencia agradable que disfrutan, no como una obligación con plazo de entrega.

- Castigarle, amenazarle o reñirle por no leer
Este tipo de herramientas (castigos, gritos, amenazas...) basadas en el miedo suelen producir un efecto rebote de rebelión. Entrar en luchas de poder para que un niño lea solo conduce al malestar en el hogar.  Que un niño asocie la lectura a experiencias negativas es la mejor forma de que no elija nunca más leer de forma voluntaria y espontánea.

- Hacer competiciones en torno a la lectura
Eso de hacer un ranking para ver quién lee más libros puede volverse en contra muy fácilmente. Si el niño ha leído muchos libros y a pesar de todo no ha quedado en el lugar que esperaba en el ranking puede sentir frustración y sentirse insuficiente. Un sentimiento que nada tiene que ver con lo que produce la lectura espontánea que se hace por el mero placer de leer. La lectura perderá su propósito y dejará de disfrutarse.

Dicen que un libro es la mejor manera de viajar sin moverse de lugar. La lectura expande la mente y el corazón. Cultivar el amor por la lectura en nuestros hijos es un regalo de valor incalculable para su vida. ¿Y vosotros? ¿Cómo fomentáis en vuestro hogar el amor por la lectura?

Cuentos cortos para leer con los niños

Puedes leer más artículos similares a Montessori - Cómo fomentar la lectura en niños (y que amen los libros), en la categoría de Lectura en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: