Hacer un plan de pantallas para reducir el uso del celular en niños

¿Qué ocurre en el cerebro de los niños cuando abusan en la utilización de la tablet, televisor, PC, móvil...?

Marta Prada
Marta Prada Formadora y Guía Montessori

A la hora de construir una relación saludable entre nuestros hijos y los dispositivos tecnológicos, a los padres nos preocupa mucho reducir su uso del celular, la tablet, el televisor... Sin embargo, se nos olvida que el tiempo no es el único factor que debes tener en cuenta, sino también el tipo de contenidos al que acceden desde el móvil y cómo lo usan. Por ello, te invitamos hacer un plan de pantallas familiar para establecer buenos hábitos tecnológicos en casa.

Cómo reducir el uso del celular por parte de los niños

Importancia de reducir el uso del celular en niños

Según un estudio realizado en más de 3000 hogares por Parents Together: el 48 por ciento de los hijos pasan más de 6 horas diarias frente a las pantallas. La crisis sanitaria por la pandemia por coronavirus aumentó el uso de pantallas en la infancia en más de un 500% en nuestro país.

Algunas de las excusas más utilizadas por los adultos para justificar el uso abusivo de las pantallas en la infancia son: todos los niños y niñas la ven, no pueden vivir al margen de las tecnologías, no les pasa nada por ver la televisión un poco, frente a las pantallas pueden aprender también muchas cosas, ven contenidos educativos, han de prepararse para la era digital...

Lo cierto es que el móvil y el resto de las pantallas parece que facilitan las cosas a unos padres y madres que cada vez se sienten más sobrepasados. Niños peleando, de fondo suena un 'mamiiii' y tienes las pantallas ahí: disponibles para que con solo apretar un botón del celular consigas un poco de silencio y tiempo para: hacer la cena, tender o simplemente sentarte a descansar y ver tu móvil.

Y digo que parece que facilitan las cosas porque lo cierto es que lo que hoy parece un remedio, mañana puede convertirse en un motivo de preocupación y conflicto en la familia. No tardarán en llegar las rabietas, las demandas continuas, los 'yo no como esto si no es con los dibujos', los desafíos y las actitudes apáticas... Y llega un momento en que el día a día en el hogar gira en torno al celular, a la tablet, al televisor...

El abuso de las pantallas por parte de las familias

El móvil y la tablet de los niños

Muchos padres y madres pueden pensar que ellos siempre vieron dibujos y crecieron sin inconvenientes. La realidad es que a día de hoy la exposición de la infancia a las pantallas nada tiene que ver con la de hace treinta o cuarenta años; época en la que no teníamos móviles, ni tabletas, tampoco existían las redes sociales, los horarios en los que había programas interesantes en la televisión para niños y niñas eran muy limitados y en los hogares no solía haber acceso a internet. Por no hablar de que era impensable que en el colegio te expusieran a contenidos digitales como películas o dibujos animados.

A día de hoy, los niños y niñas están expuestos al celular y demás dispositivos en casa, fuera de casa (en restaurantes, salas de espera, transportes...) y por si esto fuera poco, también cada vez más, en el entorno escolar. La infancia es muy corta y cada situación que viven es una oportunidad para aprender y adquirir habilidades. Cada situación que viven frente a una pantalla en una sala de espera, en una reunión, en el coche, en un restaurante, en casa, en el colegio... Supone un coste de oportunidad en su desarrollo.

La infancia se enfrenta, por tanto, a una sobreexposición digital que se ha demostrado que tiene consecuencias en el desarrollo. Un estudio publicado en la revista JAMA PEDIATRICS demostró a través de neuroimagen que los niños y niñas que están más expuestos a las pantallas en su día a día tienen niveles más bajos de mielina.

La mielina es la sustancia que recubre los axones de las neuronas y que se encarga de funciones como la velocidad de procesamiento cerebral y la conectividad neuronal. Esto, traducido en palabras que todos entendamos, implica que pueden producir obstáculos en el desarrollo del lenguaje, la atención, el autocontrol y el sueño.

El cerebro de los niños y el uso de la tablet, móvil, TV...

Limitar el uso de las pantallas de tus hijos

No se trata de aislar a los niños y niñas de la tecnología, sino de que seamos conscientes de que durante los 6 primeros años de vida la corteza cerebral se está desarrollando a un ritmo vertiginoso. El cerebro tiene en esta etapa una plasticidad que no volverá a tener nunca más. Al menos durante esos años sería muy importante que los niños y niñas no estuvieran expuestos de una forma habitual a las pantallas.

A nadie con algo de sentido común se le ocurriría darle una hamburguesa a un niño con 6 meses. Sabemos que no es un alimento apropiado en esa etapa. Puede que más adelante puedan consumir alguna de forma puntual, lo cual no significa que sean beneficiosas ni recomendables. ¿A alguien se le ocurriría dar hamburguesas cada día para comer a sus hijos? Pues bien, las pantallas son las hamburguesas del cerebro. Hay una etapa en la que su desarrollo requiere interacción con otros seres humanos, movimiento y experiencias.

El celular, tablet y demás pantallas les cautivan porque tienen tres elementos claves: luz, sonido y movimiento. Tres elementos que están presentes en cantidades y velocidades que el cerebro del niño no es capaz de ordenar ni clasificar, porque falta algo fundamental: la experiencia. Mucha información deambulando por un cerebro inmaduro que no llega a convertirse en conocimiento, porque el niño no es capaz de procesarla ni clasificarla.

A los 6 años los niños y niñas han creado ya una estructura básica en su cerebro. Podríamos considerar este momento como un buen punto de inicio para empezar a tener contacto con las pantallas.

Por qué hacer un plan de pantallas familiar

Cómo hacer un plan de pantallas del celular de los niños

Muchas familias se preguntan cuáles son los tiempos de exposición al celular óptimos según la edad del niño: hay que decir que no es solo cuestión del tiempo, también es cuestión del momento, del formato, del contenido y del lugar. Y por supuesto que no se trata de convertirnos en enemigos de las pantallas y demonizarlas. Sino de poner en contacto a nuestros hijos en hijas con el mundo digital de una forma progresiva y sana. 

Una familia cuyos adultos tienen unos horarios establecidos de pantallas, cultivan hábitos saludables en familia, tienen un ordenador o computadora de consulta en un lugar común de la casa, acompañan a sus hijos para investigar sobre temas que les interesan, ven películas en familia de vez en cuando, leen cuentos con sus hijos antes de dormir, integran a sus hijos en las tareas del hogar, charlan a diario con los niños y ponen límites desde el respeto... Probablemente sabrá sacar el jugo a todo lo bueno que traen las pantallas y sus hijos aprenderán a dar al móvil y la tableta un lugar sano en su vida.

Ahora bien, si hablamos de que los propios adultos abusan de las pantallas, cada día los niños se aíslan para consumir videojuegos o ver dibujos, la disciplina en el hogar está basada en castigos, amenazas y premios, hay poca comunicación y en el ocio de la familia las pantallas ocupan un lugar predominante a diario... Lo más probable es que las pantallas acaben por apropiarse del tiempo y la atención de sus hijos.

Qué puntos incluir en nuestro plan de pantallas

uso del móvil por tus hijos

Mi recomendación para las familias es que elaboren un plan de pantallas con sus hijos, que lo escriban en un papel y lo coloquen en un lugar bien visible de la casa. Este plan puede contener los siguientes puntos.

1. En qué lugares se van a consumir las pantallas en el hogar
Es recomendable que hagan el uso del celular y demás pantallas en zonas comunes y que los dormitorios infantiles estén libres de dispositivos. 

2. En qué momentos se van a exponer a las pantallas
Es importante reservar momentos de 0 pantallas en las familias a diario, sobre todo durante las comidas y antes de dormir.

3. Que se acuerde qué tipo de usos vamos a dar a las pantallas
Consultar temas de interés, buscar información para hacer planes en familia, ver películas, hacer llamadas a familiares... No o

4. Que se acuerden los contenidos
Es recomendable hacer uso de contenidos previamente descargados y adaptados (cuando se trate de películas), para evitar la exposición a otros impactos que pueden no ser apropiados para su edad.

5. Cómo se van a exponer a las pantallas
Lo más recomendable es que lo hagan acompañados y que acordemos en qué momento y cómo se va a apagar el celular, incluso puede pactarse una señal para hacerlo para evitar discusiones.

Hábitos saludables sobre el uso del celular por parte de los niños

El plan de pantallas para el celular de los niños

Gestionar el uso del celular de forma sana en la infancia no se trata solo de que tu hijo de 6 años esté expuesto media hora cada día. También debemos tener en cuenta a la hora de hacer nuestro plan de pantallas:

- El tipo de contenidos que ve en el móvil y lo que fomentan esos contenidos.

- Observar si puede estar un día sin el celular sin que suponga un problema o si cada vez quiere más y más.

- Si está solo o acompañado.

- Si tiene tiempo o no para jugar y pasar tiempo de calidad en familia. Si la media hora de televisión es la media hora que tiene para charlar con sus padres, sin duda ele televisor le está robando mucho.

Las familias han saber que los contenidos digitales no están diseñados para ser consumidos con prudencia.  Los videojuegos o las redes sociales, que implican la interacción con la pantalla, tienen un componente altamente adictivo. No es que tus hijos no quieran parar, es que no pueden parar.

En la adolescencia, una etapa de mucha inseguridad e inestabilidad, las pantallas se convierten para muchos chicos y chicas en un refugio y una vía de escape. Es muy importante que haya mucha comunicación entre padres e hijos, que les escuchemos y que tengan confianza en nosotros. De esta manera se sentirán más comprendidos y acompañados para gestionar el mundo digital ética y sentido común.

Y como todo en la educación, el comienzo está en nosotros. Veamos cuánto tiempo nos quita el celular cada día, pongámonos límites y empecemos a dar un lugar más sano a las pantallas en nuestra propia vida. Las pantallas tienen muchos beneficios para la sociedad, eso es innegable pero abusar de ellas es darles el privilegio de que nos roben lo más valioso que tenemos: nuestro tiempo y nuestra atención.

Cuentos para niños sobre el uso del celular

Puedes leer más artículos similares a Hacer un plan de pantallas para reducir el uso del celular en niños, en la categoría de Nuevas Tecnologías en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: