Tareas y actividades para entretener a los niños en vacaciones

Aprender jugando en vacaciones de forma divertida

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Las vacaciones de verano de los niños ya están aquí y con ellas arranca un nuevo problema para los padres: ¿Cómo gestionar el tiempo libre de sus hijos?

El periodo vacacional en este aspecto es complicado. El verano invita a estar relajado, a jugar sin horarios, etc. pero después de cierto tiempo, llega un momento en el que los niños se aburren de jugar, no saben qué hacer y se les hace cuesta arriba pensando en que el verano dura demasiado tiempo.

Para que esto no ocurra merece la pena que los adultos busquen actividades para entretener a los niños en vacaciones que permitan potenciar sus habilidades y sigan aprendiendo.

Ideas para entretener a los niños en vacaciones

Tareas para entretener a los niños en vacaciones

En vacaciones es importante realizar actividades donde los niños puedan seguir desarrollando la memoria, desarrollar el lenguaje oral, desarrollar la memoria, estimular su atención y desarrollar su autonomía.

Es positivo que los niños participen activamente en la planificación de este tipo de actividades, ya que así los pequeños sentirán que pueden implicarse más y que se tienen en cuenta sus necesidades y preferencias.

Existe un amplio “catálogo” de propuestas para actividades de ocio y aprendizaje que se pueden realizar durante el verano con los niños. Las hay complejas, las hay más simples, pero el objetivo esencial será el de tener entretenidos a los pequeños mientras aprenden. Entre ellas podemos encontrar:

  • Que ayuden a las actividades domésticas. En verano, igual que durante el año los adultos debemos sacar tiempo para ocuparnos de las tareas domésticas. Por eso, y aprovechando que los niños están en casa por vacaciones, en vez de recurrir a la TV o la Tablet mientras los adultos hacen los quehaceres de la casa, pueden pedir a los pequeños que les ayuden en las diferentes tareas en función de su edad y habilidades. Esto les mantiene ocupados y les da la sensación de sentirse útiles.
  • Cocinar con ellos. También se puede hacer partícipe a los pequeños preparando recetas para el desayuno, la comida, la merienda o la cena. A través de esta actividad descubren que preparar recetas puede ser divertido y apreciarán más la comida. Esta actividad desarrolla su creatividad.
  • Hacer la lista de la compra. Involucrar al niño haciendo la compara es otra actividad que pueden hacer desde muy pequeños y que es muy completa. Si el niño sabe escribir puede encargarse de elaborar la lista. Si aún no sabe hacerlo, en forma de collage puede elegir e ir recortando de un folleto los productos que le indiques para después ir pegándolo en un folio. Una vez ya en la tienda, el niño puede ir llenado el carro con los productos de la lista. Al llegar a casa puede ayudar al adulto a colocarlo en su sitio.
  • Actividades deportivas. Se puede ir al parque a realizar actividades físicas como correr, dar paseos en bicicleta, usar los patines, el patinete, etc. Lo importante es realizar una actividad que fomente el ejercicio físico y desarrolle habilidades motrices.
  • Actividades culturales. Este tipo de actividades ayudan al desarrollo cognitivo y emocional de los niños a la vez que se divierten visitando exposiciones, museos, o lugares históricos. 
  • Hacer manualidades, pintar y dibujar. Son actividades perfectas para que los niños desarrollen su creatividad donde también practicarán habilidades motrices.
  • Leer o inventar cuentos. Escuchar cuentos es beneficioso para los niños, mejoran su capacidad de escucha, comprensión e imaginación. Una buena forma de estimular la lectura será la de leer textos de su interés, por ello, se puede ir con ellos a una biblioteca y dejar que sean libres a la hora de elegir lo que quieren leer o que le lean. Si prefieren jugar a inventar historias o a cambiar el final del cuento que se ha leído será beneficioso para el desarrollo de su lenguaje oral.
  • Jugar a juegos “ de toda la vida”. Esta actividad es muy simple. Los momentos que se dediquen a estar con los niños se puede jugar a juegos como “el ahorcado”, “palabras encadenadas”, “el veo-veo, “las películas”, etc. Todos juegos en los que se desarrolla el intelecto.